CLIMA
Rosario
lunes 9
Estado clima
17° | 36°

Nublado parcial

martes 10
Estado clima
20° | 38°

Nublado parcial

miércoles 11
Estado clima
21° | 38°

Chaparrones

Interes general

INFORME SEMANAL ARIZMENDI

Arrendamiento rural: responsabilidad solidaria por incumplimientos laborales

Se trata de un tema que tiene importantes implicancias prácticas. Una breve referencia a la regulación legal sobre el tema y la conclusión de Arizmendi.

Por Dr. Julio M. Mirasson | Arizmendi

  • arrendamiento rural responsabilidad solidaria incumplimientos laborales
    Desde Arizmendi explican que el arrendamiento rural tiene por finalidad, en todos los casos, la cesión de un establecimiento destinado a la explotación agropecuaria.

La cuestión

Esta nota intenta precisar aquellos casos en que, existiendo arrendamiento rural, el titular del predio es responsablemente solidariamente con el arrendatario por los incumplimientos laborales en que éste incurra con su personal y con los organismos de la Seguridad Social

El tema tiene importantes implicancias prácticas, ya que en los casos en que es aplicable esa responsabilidad, el trabajador puede dirigir su reclamo directamente al titular del establecimiento sin necesidad de intimar previamente ni accionar contra el arrendatario

Para ello es necesario hacer una breve referencia a la regulación legal sobre el tema en comentario, exponiendo luego las conclusiones de Arizmendi.

Arrendamiento rural

El Art. 2º de la ley 13.246 de Arrendamientos rurales y aparcerías dispone que “Habrá arrendamiento rural cuando una de las partes se obligue a conceder el uso y goce de un predio, ubicado fuera de la planta urbana de ciudades o pueblos, con destino a la explotación agropecuaria en cualquiera de sus especializaciones y la otra, a pagar por ese uso y goce un precio en dinero”.

Normas sobre responsabilidad laboral en materia laboral

En lo pertinente al tema tratado, el Art. 12 de la Ley 26.727 (Régimen de Trabajo Agrario), en el primer párrafo alude a la persona –física o jurídica- que ceda, total o parcialmente, a terceros (en el caso, arrendatario) el establecimiento o explotación que se encontrare a su nombre, para la realización de trabajos o servicios propios de actividades agrarias que hagan a su actividad principal o accesoria, deberán exigir de aquéllos el adecuado cumplimiento de las normas relativas al trabajo y de las obligaciones derivadas de los sistemas de la seguridad social, siendo solidariamente responsable de las obligaciones emergentes de la relación laboral y de su extinción, cualquiera sea el acto o estipulación que al efecto hayan concertado.

El último párrafo de este artículo exceptúa de esa responsabilidad al titular del establecimiento, si da en arrendamiento tierras que no constituyan establecimientos o explotaciones productivas destinadas a la actividad agraria

Interpretación de Arizmendi

Desde Arizmendi explican que el arrendamiento rural tiene por finalidad, en todos los casos, la cesión de un establecimiento destinado a la explotación agropecuaria

Pero ese contrato agrario –no laboral- , podrá dar o no origen a la responsabilidad solidaria de su titular por los eventuales incumplimientos laborales o de la Seguridad Social en que incurra el arrendatario. 

Esa responsabilidad se configurará cuando además de la cesión del predio se arriende una explotación agropecuaria ya existente o en funcionamiento ya que en ese caso, el arrendatario será un mero intermediario (que fácilmente podría ser un “prestanombre” insolvente), entre el titular del establecimiento dedicado a una actividad agraria y los trabajadores que el primero incorpora a sus órdenes.

En este caso, la empresa agropecuaria –por lo general- es organizada por el titular del establecimiento quien se beneficia con la prestación de servicios de trabajadores que pueden o no estar registrados por el arrendatario. Es razonable, entonces, que para preservar sus créditos laborales la ley 26.727 imponga su responsabilidad solidaria.

Muy distinta es la situación que prevé el último párrafo del Art. 12 de esa ley. 

En efecto, si el titular del predio se limita a arrendarlo sin que exista ni esté en funcionamiento una explotación agraria (es decir si se trata de una persona que se limita a percibir la renta), también en la generalidad de los casos, quien organizará la explotación agraria será el arrendatario, que en este caso será quien se beneficie con la organización no solo del trabajo de su personal sino de los demás medios que hacen factible aquella –maquinarias, galpones, silos, medios materiales en generales-, siendo el real titular de la empresa agropecuaria. 

En este caso, tiene sentido, como lo hace la norma en comentario, eximir al titular del predio arrendado de toda responsabilidad laboral por los eventuales incumplimientos en que pudiera incurrir el arrendatario.

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro
ro_dolfo

"nadie es un prestanombres hasta que se demuestre lo contrario" (Vudú, dueño de Chicone)