Situación actual del trigo: ¿cuándo será el destape del cereal?

No hay ninguna duda de que la economía triguera cambió sustancialmente tras la devaluación. A esto se le suma que nuestro país cuenta con un gran potencial productivo.

Por |
La cosecha podría ser de alrededor de 12-12,5 millones de toneladas pero, seguramente, de mucho mejor calidad que la actual.

La cosecha podría ser de alrededor de 12-12,5 millones de toneladas pero, seguramente, de mucho mejor calidad que la actual.

26deFebrerode2016a las10:58

No hay ninguna duda de que la economía triguera cambió sustancialmente tras la devaluación que llevó al dólar a alrededor de $ 15, sumado al recorte a 0% de las retenciones, lo que determinó un salto positivo sustancial en la renta del cultivo.

Tanto es así que de resultados negativos en casi todos los casos y zonas, las ecuaciones que se muestran ahora, con los precios a marzo del cereal, son mayoritariamente positivas, pasando los márgenes brutos promedio de u$s 50 negativos por hectárea hasta el año pasado, a alrededor de u$s 100 ahora, según consignan los datos de Márgenes Agropecuarios. Esto, naturalmente, hace que los rindes de indiferencia (la cantidad de granos que hace falta por hectárea para cubrir los costos del cultivo) hayan disminuido desde unas 3 toneladas, que sólo se logran en las mejores zonas para el cereal y con buen clima, a alrededor de 2 toneladas (20 quintales).

El deterioro acaecido en el cultivo fue prácticamente continuo en los últimos años, a pesar de los números oficiales, poco creíbles, que no mostraron totalmente la realidad. Sin embargo, los daños más graves no están en las estadísticas, aunque éstas fueran fiables.

Tanto la falta de rotaciones como el abandono de una serie de prácticas de cultivo, y la aplicación de insumos que cayó sustancialmente, en relación directa con la renta, provocaron pérdidas de calidad y cantidad que también deberán computarse a la hora de los resultados.

De hecho, en el último ciclo, además de las dudas que generan los datos oficiales de alrededor de 11 millones de toneladas, especialistas en el cereal descuentan que no hay más de 7-8 millones de toneladas de calidad suficiente para ser "panaderil", o panificable.

"Cosecha con más pena que gloria"

Como sostiene el analista Alfredo Biondi, "la que pasó es una cosecha con más pena que gloria", que se agrava por la falta de conocimiento de los productores sobre la calidad que produjeron. "Hoy, entre un trigo ´condiciones cámara´, y uno de 30 puntos de gluten, que es el que usa la molinería, hay más de $ 1.200/1.300 de diferencia por tonelada", asegura Biondi.

De ahí que sea muy probable que en el ciclo 16/17, que comenzará en un par de meses, ya con mercados locales algo más transparentes, liberados de restricciones y trabas, y un precio más parecido al pleno, los productores se lancen a mejorar las condiciones de cultivo, de forma de garantizar buenos resultados y/o menores castigos.

Hasta ahora, además, parece que el clima va a acompañar. Al menos las condiciones de humedad con las que puede arrancar la campaña serían adecuadas.

Y en este sentido, es cierto que la Argentina tiene un gran potencial productivo, tal vez, hasta 25 millones de toneladas o más. De hecho, ya se superaban los 16 millones hacia fines de los 90, volumen que volvió a repetirse en el ciclo 06/07. Sobre esta base, el nuevo embajador argentino en Brasil, Carlos Magariños, reconoció que en el país vecino (que hoy se debe abastecer de Canadá o de Rusia), hay una gran expectativa de que la Argentina pueda volver a ser su proveedor, condición que perdió hace ya varios años, cuando la prioridad era defender "la mesa de los argentinos", lo que obviamente, no ocurrió, al punto que en 2013, si bien la seca había hecho estragos, la bajísima producción llevó a un déficit en agosto-septiembre, que determinó que los precios locales del trigo fueran superiores, incluso, a los de la soja.

En ese momento, además, los funcionarios de entonces cayeron en la cuenta de que, no sólo era "impolítico" que la Argentina importara el cereal, sino que además, quedaban muy pocos proveedores, estaban lejos, y que los recursos para importar eran escasos.

La situación ahora, al menos para este producto, es bien distinta, pero "las condiciones y las expectativas están. Ahora solo hay que tener una buena relación con el Banco Nación o el Provincia para tener financiación", señaló recientemente, Sergio Melgarejo, titular de la Rural de San Cayetano, típica zona triguera. "Recién vamos a ver los cambios a partir de la siembra", reconoce Melgarejo.

Se va a producir más, ¿pero cuánto?

Y ahí está el eje de la cuestión: se va a producir más, ¿pero cuánto?

La limitación, sin duda, pasa por la disponibilidad financiera de los productores que, seguramente, van a priorizar hacer un "mejor" trigo, antes que aumentar el área.

Si esto es así, y considerando que el doble cultivo, trigo-soja, adquirirá entonces una renovada importancia, se podría pensar en un área del cereal de invierno de 4-4,3 millones de hectáreas reales de siembra, con una cosecha de alrededor de 12-12,5 millones de toneladas pero, seguramente, de mucho mejor calidad que la actual.

Y, un crecimiento del 15%, o un poco más, no es nada despreciable en las actuales condiciones.

-----------------------------------------------------------------------------------
Mantenete actualizado las 24 hs con toda nuestra información en:

Facebook: fyo.online
Twitter: 
@fyo_online
Youtube:
 Videos fyo
Instagram: 
fyo.online
Google plus: 
+fyo_online
Sitio web: 
www.fyo.com

Temas en esta nota

Seguí leyendo