Corporación china compra una tradicional empresa ganadera australiana

Corporación china compra una tradicional empresa ganadera australiana que ocupa un área equivalente a la de San Luis.

Por
Colonización moderna.

Colonización moderna.

21deAbrilde2016a las08:44

Hace tiempo que la clase dirigente china –tanto política como corporativa– decidió que la nación asiática, lejos de ser solamente una importadora de proteínas animales, controlará buena parte de la cadena de valor.

Un consorcio liderado por una filial de la compañía china Shanghai Pengxin Group anunció que adquirió el 80% de la empresa ganadera australiana S.Kidman & Co por un valor equivalente a 288 millones de dólares estadounidense.

Para los australianos la noticia es un golpe al orgullo nacional: S.Kidman & Co es una empresa tradicional, fundada en 1899, que cuenta con decenas de miles de cabezas de hacienda bovina en diferentes estancias que, en conjunto, suman un área total de 77.000 metros cuadrados (¡una superficie equivalente a la de la provincia argentina de San Luis!). La operación, para poder efectivizarse, deberá ser aprobada por una agencia australiana (Foreign Investment Review Board).

En noviembre del año pasado el gobierno australiano había logrado bloquear un intento de compra de S.Kidman & Co por parte del grupo Shanghai Pengxin al indicar que una de las estancias más grandes –Anna Creek con 23.677 kilómetros cuadrados– se encontraba cerca de un campo de pruebas militares y que, por lo tanto, estaba comprometida la seguridad nacional.

Entonces la estancia Anna Creek fue separada del paquete de venta para ser vendida de manera individual al grupo agropecuario australiano Williams Cattle Company. Y los representantes de Shanghai Pengxin crearon un consorcio en el cual integraron con un 20% a una empresa local (Australian Rural Capital Ltd) para que la operación de venta sea más digerible para los canguros.

El año pasado las autoridades del gobierno central australiano lanzaron un plan para promover inversiones en las regiones agropecuarias del norte del país provenientes de EE.UU., Brasil y la Argentina. El objetivo de esa movida es restringir el proceso de colonización territorial instrumentado por corporaciones chinas (muchas de las cuales son parte de conglomerados estatales).

A comienzos del presente mes de abril la firma Black Bamboo Enterprises SA, filial argentina del grupo chino Heilongjiang Foresun Agriculture Group, compró a la brasileña Marfrig por 75 millones de dólares los frigoríficos argentinos de Hughes (Santa Fe), Vivoratá, (Buenos Aires) y Estancias del Sur (Córdoba), además de un feedlot localizado en Monte Ralo (la única fábrica que actualmente está activa es la de Hughes).

Temas en esta nota

Seguí leyendo