Inmensas dificultades en los caminos: ¿se podrá cosechar?

¿Se podrá cosechar? La pregunta pesa, porque todo se retrasó demasiado y no hay mucho tiempo más para las sojas de primera.

Por
La próxima tanda de cosecha debe avanzar sobre cuadros alejados de rutas y caminos que se internan en pantanales; sin dudas, una gran limitante.

La próxima tanda de cosecha debe avanzar sobre cuadros alejados de rutas y caminos que se internan en pantanales; sin dudas, una gran limitante.

06deMayode2016a las12:43

En la zona núcleo, la cosecha de soja de primera le hizo frente a las inmensas dificultades de caminos y pisos. Los temores de una nueva lluvia obligan a entrar a los lotes pese a todo y la humedad del grano está lejos de lo óptimo. De hecho, se está cosechando con humedades de grano que van del 15 al 17%.

Se retomaron las labores en los cuadros altos, los cercanos a la ruta, y se consiguió avanzar hasta el 60% del área de soja de primera en la zona núcleo. A nivel nacional, de acuerdo a los datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cosecha de soja habría logrado cubrir un , 41,5%.

En el informe semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario señalaron que sólo tomando los cuadros afectados por el temporal y cosechados hasta el momento (esto deja fuera los lotes que se habían cosechado antes del temporal), el rinde promedio arroja 34,5 qq/ha en la región núcleo, es decir casi 5 qq/ha menos a lo obtenido antes del temporal.

 

La zona más golpeada por el evento, el centro sur de Santa Fe, arrojó rindes de 33 qq/ha. Allí, la caída es de hasta 10 qq/ha respecto de lo cosechado antes de abril.

¿Qué pasa con la soja de segunda?

Por otro lado, comenzó la cosecha de las sojas más tardías y el panorama no es tan grave como en los cuadros tempranos. La caída en el rinde es de un quintal (29 qq/ha) y es de mejor calidad. Se consiguió avanzar en el 25% del área sembrada.

Variabilidad de calidad en soja es amplísima

No sólo hay gran variabilidad en la calidad de la región, sino también en lotes contiguos. Algunas muestras asustan a simple vista por eso productores y agrónomos las está haciendo analizar. Informan que, sin embargo, los resultados no son tan graves como parecen en la primera impresión. Los rangos de daños en el norte de la provincia bonaerense promedian el 5%, pero en Santa Fe llegan hasta un 80%.

Estos valores ponen en dudas si vale la pena su cosecha. El promedio del daño se mantiene en el 25% para el conjunto de la región núcleo. Con semejante nivel, el descuento tendrá un impacto fuertísimo sobre el ingreso del productor.

Se deteriora la calidad del maíz

Aunque venía soportando bien las inclemencias de la alta humedad de abril, la calidad del grano está mostrando el deterioro. Si bien la variación en las expectativas del rinde no son significativas (están en alrededor de 2 qq/ha), aparecen granos brotados en la punta de la espiga y la debilidad en las cañas amenaza con el vuelco. La cosecha de maíz temprano quedó varada en el 64%, presentando un avance dispar de cosecha.

Hay un fuerte retraso en el norte bonaerense respecto al resto de la región - en centro sur santafesino y sudeste de Córdoba estaba casi cerrada la recolección-. El rinde promedio sigue estimándose para toda la región en 93 qq/ha, con pocos daños en la calidad, por ahora.

Temas en esta nota

Seguí leyendo