Contratos ganaderos: buscar socios cuando sobran ganas pero falta efectivo

La ganadería vuelve a ser un negocio con potencial. Pero, si bien sobran las ganas, en muchos casos falta el capital necesario.

Por
Una alternativa creciente en la actual coyuntura.

Una alternativa creciente en la actual coyuntura.

09deJuniode2016a las09:00

La ganadería vuelve a ser un negocio con potencial. Pero, si bien sobran las ganas, en muchos casos falta el capital necesario para desarrollar un emprendimiento pecuario. La solución: buscar socios, construir confianza y generar negocios en el marco de acuerdos de capitalización o pastoreo adaptados a las circunstancias presentes en cada zona productiva.

Anselmo Fioroni es abogado y empresario agropecuario. En 2009 este miembro del grupo CREA Nuestra Señora de las Pampas (Sudoeste) con un campo en la zona de Laprida debió liquidar buena parte de su hacienda para hacer frente la crisis ganadera que se registraba por entonces. Comenzó a sobrarle campo. Y poco a poco se fue transformando en un proveedor de pasto –de tiempo completo– que se dedica a brindar servicios ganaderos. “Desde que dejé de hacer agricultura, vivo mucho más tranquilo y menos endeudado”, asegura.

En su establecimiento realiza tanto negocios de capitalización de cría –con repartición de terneros en un 50-50%– como de pastoreo con valores de 6 kilos/cabeza/mes para terneros de destete hasta un máximo de 9 kilos/cabeza/mes para vacas de cría (en ambos casos considerando el valor de referencia del Índice Novillo Mercado de Liniers o por sus siglas INML). Los pagos se realizan por mes o por trimestre.

“Con los negocios de pastoreo tengo flujos regulares de dinero, mientras que con las capitalizaciones de vacas una vez por año genero un capital en terneros, a los cuales puedo vender o recriar por mi cuenta”, explica Fioroni. “Los clientes es necesario elegirlos bien, porque las tropas deben ser uniformes, además de contar con buena genética”, añade en un artículo publicado por la Revista CREA.

Cada negocio tiene características particulares. Pero en todos los casos la clave es producir pasto de manera eficiente a bajo costo (para lo cual cuenta con el asesoramiento de un profesional en el tema). Y dispone de reservas de grano para situaciones de eventuales restricciones de oferta de pasto por problemas climáticos. “El objetivo siempre es que los clientes se vayan conformes; esto es como un restaurante, en el cual los animales deben comer bien”, señala el empresarios CREA.

La transparencia es otro aspecto esencial del negocio. Para eso se mantienen a los animales de los diferentes propietarios en lotes diferenciados, de manera tal que, al visitar el campo, puedan reconocerlos inmediatamente.

En los contratos de capitalización de cría se considera una mortandad de vacas normal del 4%; superada esa cifra debe reponer una ternera por cada vaca faltante antes de la partición de lo producido. Además, se considera una preñez mínima del 85% y, por cada vaca que salga vacía por debajo de ese índice, se compromete a entregarla gorda.

En cuanto a la capitalización de la recría, en los contratos se establece que el dueño de la hacienda entrega, a modo de adelanto, 20 terneros. “Es como pagar un anticipo para reservar un hotel: además de cubrir gastos, asegura la concreción del negocio”, explica Fioroni. La mortandad máxima contemplada en el contrato se establece en un 3%; por encima de esa cifra los pérdidas se reparten en partes iguales. Ante una mortandad, se da aviso de manera inmediata al propietario, quien debe enviar un veterinario para constatar la causa del deceso. “Es clave la transparencia del proceso”, indica. Avisa con anticipación cuando van a vacunar. En cada pesada, se informan los resultados al propietario vía correo o mensajería.

En caso de que un cliente sea traído por otro cliente, el que lo presentó, además de recibir una comisión, se lo designa como árbitro ante cualquier eventualidad al tratarse de una persona de confianza de ambas partes.

El artículo completo puede leerse en la edición del mes de junio de la Revista CREA.

Temas en esta nota

Seguí leyendo