Molino Cañuelas cerró la compra del negocio harinero de Cargill

Molino Cañuelas anunció la compra de los activos de la división de harina de trigo de la multinacional Cargill en la Argentina.

Por
La compañía cree que puede crecer agregándole valor a los granos a través de alimentos, cuyo precio de exportación es más elevado.

La compañía cree que puede crecer agregándole valor a los granos a través de alimentos, cuyo precio de exportación es más elevado.

24deJuniode2016a las12:07

Molino Cañuelas anunció la compra de los activos de la división de harina de trigo de la multinacional Cargill en la Argentina. La transacción, anticipada por Clarín, comprende la totalidad de la operación, desde la originación de trigo, al procesamiento y la distribución, informaron. También se transferirá todo el personal afectado a esa unidad de negocio.

“Esta adquisición nos permite continuar con la misión estratégica de crecimiento y expansión para abrirnos a nuevos mercados regionales”, declaró Aldo Navilli, presidente de Molino Cañuelas.

Con la compra, Molino Cañuelas -dueña de la marca de bizcochos 9 de oro- pasa a controlar un 24% del mercado, es decir una de cada cuatro bolsas de harina que circula en el país.

Acerca de Cargill y Molino Cañuelas

Cargill, que se metió en el negocio de la harina en 1995, decidió salir luego de haber estado en la cúspide del sector. Molinos Cañuelas, en cambio, viene de obtener un crédito del Banco Mundial por US$ 80 millones. Con dinero en mano, se lanzó a la expansión en un mercado en el que se muelen cerca de 6 millones de toneladas de trigo por año.

Molino Cañuelas es propiedad de la familia Navilli. Posee una planta de producción ubicada en la localidad de Cañuelas y su centro distribución de Spegazzini, en el partido de Ezeiza. Allí también inauguró una línea para congelados. En total, la empresa tiene siete plantas, incluida una en Montevideo. En el crédito que recibió hace poco más de un mes participaron la CFI, el brazo para empresas del Banco Mundial, y el Rabobank, que recolectó US$ 50 millones entre inversores extranjeros.

Con la compra, Molino Cañuelas queda bien posicionada de cara a las exportaciones, que recuperaron su atractivo tras la quita de las retenciones. De todas formas, la mitad de la harina que manejará Molino Cañuelas más Cargill se utilizará para consumo interno, en la elaboración de galletitas y bizcochos más fideos a fasón.

La compañía cree que puede crecer agregándole valor a los granos a través de alimentos, cuyo precio de exportación es más elevado. Cargill supo ser el número uno de la molienda de trigo hasta la crisis del campo de 2008. En ese momento, tenía 17% del mercado. El gigante estadounidense sigue abandonando su posición en la industria de alimentos para concentrarse en materias primas. Dominará con el 24%.

Temas en esta nota

Seguí leyendo