Nuevos interrogantes para el mercado de granos

Luego de conocerse el informe del USDA, el desenvolvimiento del clima local y el de Estados Unidos son variables a tener en cuenta en los próximos días.

Por |
Mercado de granos, con nuevos interrogantes

Mercado de granos, con nuevos interrogantes

04deJuliode2016a las08:08

El mercado estuvo esta semana a la expectativa del dato sobre área sembrada en EE.UU., y finalmente se quitó de encima el miedo de recibir un dato bajista para la soja. Esto posibilitó un rebote. Sin embargo, la sorpresa fue un dato negativo para el maíz.

El área sembrada de soja fue reportada por el USDA en 33,87 millones de hectáreas, sólo 60.000 hectáreas menos que lo esperado por los analistas, pero 600.000 hectáreas por encima de lo reportado en el informe de intención de siembra del mes de marzo. Esta superficie implica ahora un aumento de 420.000 hectáreas sobre el año pasado.

Si bien el dato era más bien neutro, cuando se conoció el mercado subió fuertemente

La única explicación a ello es que en la mente de los operadores estaba el recuerdo de 2014, donde entre ambos informes aparecieron 1,2 millón de hectáreas de soja, y los precios cayeron. Como esto no ocurrió y la variación de área fue menor, se retomaron otros fundamentos alcistas: Argentina y Brasil están fuera del mercado de exportación de soja, con China muy activa comprando, y sólo EE.UU. dispone de soja para atender la demanda

De hecho la CONAB maneja un número de producción de soja de Brasil de 1,5 millón de toneladas inferior al del USDA. Más allá de la producción de EE.UU., que sería superior a lo esperado por la mayor área, el dato para Sudamérica en la próxima campaña parece demasiado alto. Brasil con 103 millones de toneladas cuando en las últimas campañas no logra superar los 100 millones de toneladas y la Argentina con 57 millones de toneladas cuando vemos chances de una contracción significativa de área, y rindes que con clima La Niña de por medio al menos deberían bajar a niveles promedio histórico.

Por otro lado, también se publicó el dato de stocks al 1 de junio y para la soja la cifra fue 1 millón de toneladas superior a lo esperado. Ello implica que el consumo en EE.UU. resultó en el último trimestre más bajo de lo que los analistas pensaban, siendo ciertamente un dato negativo.

En lo que hace a maíz, los reportes del USDA fueron un baldazo de agua fría, mientras que los operadores esperaban una caída de área de 200.000 hectáreas, el USDA incrementó ésta en algo más de 200.000 hectáreas, llevándola a 38,1 millones de toneladas; esto es 2,5 millones de toneladas más que el año pasado.

En tanto el clima hasta aquí viene favoreciendo a los cultivos, se espera una semana con lluvias por delante, y el pronóstico de 6 a 10 días es también de más lluvias. Todo esto hace pensar en una gran producción norteamericana. En maíz se superaría con esto más de la mitad de la floración con buenas condiciones, con lo cual todo estaría prácticamente dicho. A la soja le resta mercado climático por transcurrir.

Al trasladar esto a los precios locales nos encontramos con severas dificultades logísticas, fruto de la vuelta de las lluvias a nuestro país. Esto afecta fundamentalmente al maíz, cuya trilla estaba ganando ritmo, y se detendrá nuevamente. En virtud de esto el valor del disponible volvió a recalentarse y a llegar a niveles muy elevados.

En tanto los precios para la campaña nueva siguen más lo que ocurre con los valores externos. Por eso los negocios de maíz a fijar por soja están resultando muy convenientes, y podrían seguir en ese camino.

Por el lado del trigo, el mercado disponible está muy vacío, con molinos en búsqueda de mercadería de calidad. La posición de cosecha nueva en tanto está golpeada por las bajas externas. No tuvimos noticias relevantes para justificar las nuevas bajas, pero al perder sustento el maíz, arrastró al trigo.

(*) Del centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Temas en esta nota

Seguí leyendo