Siembra y cosecha, otra vez víctimas de las lluvias

A principios de la semana, lluvias y lloviznas de variada intensidad han impactado negativamente sobre los núcleos productivos del país interrumpiendo las labores de siembra y cosecha. ¿Las cotizaciones? Encuentran sostén bajo este escenario.

Por
08deJuliode2016a las09:00

Durante los últimos días, se registraron lluvias que interrumpieron nuevamente el progreso de siembra y cosecha en diferentes regiones del área agrícola del país.

El avance de implantación de trigo se concentró sobre el centro y sur del área agrícola nacional, donde las precipitaciones acumuladas durante las últimas dos semanas permitieron aportar la humedad necesaria, pero continúan demorando el avance de las sembradoras por falta de piso aún presente en gran parte de los núcleos trigueros.

En cuanto a la cosecha, la recolección de soja solo avanzó 0,7% por condiciones climáticas adversas.

Bajo este escenario, las cotizaciones encuentran motivo de sostén.

Pronósticos a corto plazo

Sin embargo, desde el miércoles, buenas condiciones del tiempo predominan en gran parte del país. A mediados de semana se observó un cambio de masa de aire que enfrió en parte el ambiente.

Según los pronósticos, las perspectivas de buen tiempo están aseguradas para gran parte del país durante los próximos días.

Aparece como más inestable el este de la Mesopotamia y quizá el noreste de Buenos Aires durante la jornada del sábado. El aumento de las coberturas que se espera para entonces tiene bajas chances de generar precipitaciones, pero no se descarta que aparezcan algunas lloviznas en el área mencionada.

El patrón dominante para el comienzo de la semana próxima parece imponer la continuidad del buen tiempo, posiblemente con mayor tránsito de nubosidad sobre la franja este, pero en general con baja probabilidad de que se concreten precipitaciones.

En Estados Unidos, cotizaciones presionadas

La mejora en las perspectivas climáticas pesan sobre el mercado de Chicago. Para el maíz el mes clave está trascurriendo sin ningún sobresalto y con la llegada de agua necesaria para mantener las condiciones de los cultivos.

En la soja lo que pesa es la expectativa de que la llegada de La niña sea tardía, puesto que se retrasaría hasta septiembre y por lo tanto la oleaginosa transcurriría su momento de desarrollo crítico sin problemas. Esto genera una gran presión en los precios y se suma a los pronósticos de buen tiempo a corto plazo en el país del norte, presionando aún más las cotizaciones.

¿Cómo sigue el clima?

La perspectiva comenzará con precipitaciones de diversa intensidad que cubrirán la mayor parte del área agrícola con valores abundantes sobre el norte de su extensión, mientras que la mayor parte del centro y el sur recibirán aportes moderados, con algunos focos de registros mayores.

Después de las lluvias, arribarán los vientos del norte, provocando un marcado descenso térmico.

Temas en esta nota

Seguí leyendo