¿Más trigo a pesar de las pérdidas en Buenos Aires?

A pesar de la caída de siembra de Buenos Aires, se afirman los planes trigueros. Desde la Bolsa de Comercio realizaron un incremento del 2,4% en la estimación de siembra.

Por
Las reservas del suelo según las necesidades de una pradera permanente para julio del 2016. Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario.

Las reservas del suelo según las necesidades de una pradera permanente para julio del 2016. Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario.

11deAgostode2016a las10:58

A pesar de la caída de siembra de Buenos Aires, se afirman los planes trigueros.  Desde la Bolsa de Comercio de Rosario realizaron un ajuste a la suba en la cifra de la superficie destinada al cereal 2016/2017, contra la anterior estimación, quedando el área total en 4,61 millones de hectáreas.

De las dos millones de hectáreas que se esperaban cubrir en Buenos Aires, se descuentan 240 mil ha por problemas hídricos. Es en las zonas de mayor potencial. El sudeste bonaerense no logra encaminarse y quedaría con un nivel de siembra similar al año pasado. Al sudoeste tampoco le va mucho mejor este año. Pero compensan las caídas las siembras de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y el norte argentino, con ajustes al alza. Con la cifra de 4,61 M ha, el área triguera nacional mostraría un crecimiento interanual de 18,2% en este año.

 

La persistencia de clima más seco hace prever el cumplimiento de los planes de siembra. Por otra parte, resulta difícil pensar en adicionar mayor área. Altas napas, excesos hídricos, el barro, dificultad para acceder a los cuadros y falta de piso para realizar las labores, junto a la dificultad de hacerse con ciclos cortos restringen el potencial de suba en Buenos Aires.

Patrón húmedo en la campaña actual

La campaña actual muestra un patrón húmedo que se ha desplegado con fuerza en el sur y el oeste de la región pampeana, como se nota en la imagen de agua en el suelo para pradera permanente en la galeria. Los acumulados totales en lo que va del año, cómo se observan en las siguientes imágenes, siguen manteniendo la problemática de napas altas y excesos en la región:

Sobre la franja mediterránea, los aportes inesperados de junio, que volvieron a cargar con fuerza en Córdoba, mantienen a los cultivos lejos de la falta de agua. Un Julio más domesticado, se ajustó al patrón de lluvias recostadas sobre el este, pero dejo fuertes acumulados que siguen complicando a la provincia de Buenos Aires

Acceda al informe completo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo