Todo lo que tenés que saber sobre la remuneración en el Régimen Agrario

La Dra. Marina Simondegui, asesora legal de Arizmendi, detalla en este informe todo lo que tenés que saber sobre la remuneración en el Régimen Agrario. Si sos empleado o empleador, no dejes de leerlo.

Por
La remuneración del trabajador agrario ha sido objeto de importantes cambios.

La remuneración del trabajador agrario ha sido objeto de importantes cambios.

18deAgostode2016a las10:12

La remuneración del trabajador agrario ha sido objeto de importantes cambios respecto de la ley 22248. En efecto, la Ley 26727 regula este elemento del contrato de trabajo, dentro del Título V, en dos Capítulos:

  • “De la remuneración y su pago” (artículos 32 al 38)
  • “Prohibición de retenciones por mercaderías” (artículo 39)

“De la remuneración y su pago”

Artículo 32

Nos informa la Dra. Marina Simondegui asesora legal de Arizmendi que el artículo 32 dispone que la fijación de las remuneraciones mínimas se encuentra a cargo de la CNTA y que las mismas no pueden ser inferiores al salario mínimo vital y móvil vigente. Cabe aclarar que el salario mínimo al que refiere la norma es el regulado en los artículos 115 a 119 de la ley 24013, de aplicación al trabajo agrario, según el artículo 105 de la Ley 26727.

Sobre este aspecto, la nueva ley agrega un plus porque antes la referencia normativa no remitía al salario mínimo vital y móvil propiamente dicho.

Otra novedad que surge del nuevo régimen es la determinación del salario por hora, respondiendo así a una forma de contratación frecuente en el ámbito agrario y en concordancia con lo establecido en el artículo 118 de la LCT, que contempla que dicho salario se expresará, entre otros, en horas. Igual forma de determinación se utilizará para la bonificación por capacitación contemplada en el artículo 38 de la ley y en el 12 del decreto reglamentario 301/2013.

Artículo 33

Por su lado, el artículo 33 establece las formas de cálculo del salario: por tiempo o por rendimiento de trabajo individual o de un grupo de trabajadores.

Con respecto a la determinación del salario por rendimiento, cabe destacar que si bien puede estimular el trabajo de los trabajadores a los fines de obtener una mayor ganancia, tiene como contrapartida el riesgo de que algunos trabajadores, en el afán de obtener mejores ingresos, se esfuercen de manera tal que pongan en peligro su salud psicofísica, afectándose incluso los lazos de solidaridad y compañerismo, así como la calidad del producto o de la tarea en sí misma. Asimismo, la fijación del salario por rendimiento de trabajo puede dar lugar a conductas del empleador que afecten el mismo salario del trabajador, como sería el caso donde el empleador le diera al trabajador herramientas que por su calidad no permitan un resultado que se traduzca en un mejor salario, atento a que no se toma en cuenta el tiempo trabajado sino el resultado conseguido.

A fin de evitar estas posibles consecuencias, el artículo 33 in fine obliga al empleador a garantizar la dación de tareas en cantidad adecuada que permita al trabajador la percepción de salario, respetado el mínimo, y haciéndolo responsable por la supresión o reducción injustificada de aquellas.

Artículo 34

Asimismo, el artículo 34 establece que ese salario nunca podrá ser inferior al monto que por la actividad y tiempo trabajado haya fijado la CNTA –según artículo 11 del Decreto reglamentario 301/2013-, reforzando el principio de ajenidad del trabajador respecto de los riesgos propios de la actividad agraria, donde los fenómenos de la naturaleza forman parte de las contingencias previsibles.

Artículo 35

El período de pago, regulado en el artículo 35 de la ley, similar al artículo 126 de la LCT, establece que al trabajador mensualizado tiene derecho a percibir la remuneración al vencimiento de cada mes calendario; mientras que al trabajador remunerado, por jornal o por hora, en forma quincenal y al que se le abona por rendimiento de trabajo, también cada semana o quincena. Sin perjuicio de ello, a falta de previsión expresa, rige lo dispuesto en los artículos 128 y 137 de la LCT, que fijan los plazos para el pago de las remuneraciones y la mora del empleador, respectivamente.

Artículo 36 y 37

En cuanto al lugar de pago, el artículo 36 de la Ley 26727 dispone que el empleador debe abonar las remuneraciones mediante depósitos en cuentas abiertas a nombre de cada trabajador (sin distinción del tipo del trabajador) en entidades bancarias habilitadas por el Banco Central de la República Argentina, debiendo asegurar el beneficio de la gratuidad del servicio para el trabajador y la no imposición de límites en los montos de las extracciones y otorgándole la facultad al trabajador de exigir que su remuneración le sea abonada en dinero en efectivo, la que no podrá ser en bonos, vales, fichas o cualquier otro tipo de moneda distinta a la de curso legal y corriente en el país (artículo 37), ello en cumplimiento del artículo 3 del convenio (OIT) 95 y en armonía con el artículo 124 de la LCT.

Por su parte, teniendo en cuenta el lugar de cumplimiento de la actividad agraria, las entidades bancarias deben estar ubicadas a una distancia de 2 a 10 kilómetros, y si bien la ley no aclara si esa distancia es en relación con el domicilio del trabajador o del lugar de trabajo, se debe estar a los antecedentes normativos previsto en las Resoluciones (MTEFRH) 360/2001 y (CNTA) 10/2001.

No obstante, el mismo artículo 36, en su último párrafo, faculta a la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA), a establecer excepciones al sistema de pago bancario cuando, por las características del lugar de trabajo y las condiciones particulares de contratación, el mismo resulte gravoso para el trabajador o de imposible cumplimiento para el empleador. Ello debido no solo a las particularidades del trabajo agrario y del medio en el que este se desarrolla, sino también a las características del propio trabajador por su grado de formación con que muchos de ellos cuentan.

Prohibición de retenciones en remuneración

El artículo 39 de la Ley 26727 prohíbe que el empleador retenga parte de la remuneración en concepto de mercaderías que haya proporcionado al trabajador. Dicha disposición tiene como fundamento la intangibilidad del salario, garantizando su integralidad ante la posibilidad de que el trabajador vea condicionada su libertad de elegir sus consumos y comprometido el ritmo de su economía.

A diferencia de lo previsto en la LCT (inciso h del artículo 132), el régimen de trabajo agrario es tajante en su prohibición cuando expresamente dispone que “en ningún supuesto” el empleador podrá realizar dicha retención.

Aparte de la prohibición de efectuar retenciones al salario por mercaderías, y si bien el pago en especie no está previsto en el régimen agrario, el mismo podría ser admitido con las limitaciones y exigencias contenidas en el artículo 107 y concordantes de la LCT, en cuanto dispone que el empleador no podrá imputar pagos en especie a más del 20% del total de la remuneración, así como también lo previsto en los artículos 132 y 1333 de la LCT.

Y hay más…

Para concluir nos explica la asesora legal de Arizmendi que sin perjuicio de lo expuesto, la venta de mercaderías por parte del empleador al trabajador debe reunir determinados requisitos para que se considere que ha mediado autorización de este último y no sea encuadrada en la prohibición prevista en el citado artículo 39.

Dichos recaudos tienden a proteger la remuneración, evitando el abuso del empleador en aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad del trabajador de campo y de la realidad geográfica donde se realiza la actividad, que en la gran mayoría imposibilita el ejercicio de una libre elección de los productos a adquirir y los precios a abonar.

Por tal motivo, el artículo 39 exige que la adquisición de mercadería debe ser solicitada voluntariamente por el trabajador, que su precio debe ser igual o inferior al corriente en la zona, debiendo sobre el mismo realizar una bonificación (si es producido en el establecimiento), y que el precio debe guardar una razonable relación con los del mercado de la localidad más próxima.

No dejes de visitar la sección exclusiva de Arizmendi para saber más sobre estos temas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo