Salta: Fuerte suba de la presión fiscal al ingreso de carnes

La Provincia de Salta recaudará anualmente $20 millones con la ley de ganadería. Aseguran que el dinero se utiliza para el control sanitario.

Por
03deEnerode2017a las15:39

Con la sanción de la Ley de Ganadería, la tasa de visado por los productos cárnicos bovinos que ingresan a la provincia aumentó un 2.600%. Los introductores de carne pasaron de pagar 3 a 83 centavos por cada kilo que traen al mercado local y la recaudación por ese gravamen ascendió a más de $20 millones al año.

Son alrededor de 20 los empresarios que traen carne a Salta desde otras jurisdicciones. De acuerdo a datos brindados por la Secretaría de Asuntos Agrarios, por mes ingresan entre 2.000.000 y 2.300.000 kilos de media reses para distribuir en carnicerías.

Desde la Asociación de Introductores de Carne manejan otra cifra. Según dijo a este medio Mariano Sánchez, integrante de esa entidad, se introducen en la provincia 1.000.000 de kilos por semana.

Por cada camión frigorífico, que transporta unos 25.000 kilos, los empresarios pagaban hasta el 15 de diciembre pasado $750 para el visado del Documento de Tránsito Animal (DTA). Con la actualización de la tasa, ese monto llega ahora a los $20.750.

Más de diez años

El cargo por el DTA fue dispuesto con una ley sancionada en 2005, que fijaba el valor del impuesto en base a la unidad tributaria de Rentas de la Provincia, que desde 1992 se mantiene al precio de 25 centavos.

La reciente ley ganadera, promulgada el 28 de octubre pasado, establece un mecanismo diferente de cálculo de la tasa. Se rige por el precio del índice de novillos del Mercado de Liniers (Capital Federal). El valor de referencia se toma dos veces al año: los 15 de junio y diciembre.

El control provincial sobre el ingreso de la carne duplica a las diligencias y tributos que deben realizar y pagar los empresarios ante el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) para trasladar sus productos por el país. Esa doble carga fiscal es uno de los principales reclamos de los introductores.

Consultado al respecto, el secretario de Agricultura de la Provincia, Flavio Aguilera, dijo que no existen incompatibilidades porque la Provincia no está adherida a la ley federal de carnes, que unifica el control de tránsito animal en el Senasa. "Tenemos una ley propia, que es sobre la cual hacemos nuestros controles", acotó el funcionario.

Traspaso al consumidor

En los primeros días de noviembre, los introductores ya advertían que podría haber incrementos de los precios en las carnicerías a causa de la modificación del visado del DTA. El sector empresarial trasladó los costos del trámite provincial a sus clientes, de acuerdo a lo explicado por Sánchez.

Los aumentos, de hecho, se registraron en diversos cortes de carne, aunque la suba se explicaría mejor por las remarcaciones que acostumbra realizar el sector comercial para las fiestas de fin de año. La carga de la tasa por cada media res, que ronda entre los 100 y 130 kilos, es de alrededor de $100. Si se transfiere ese importe a los cortes de carne, el incremento por kilo no debería superar $1, aunque a los aumentos los carniceros suelen aplicarlos en los cortes de mayor demanda.

El integrante de la Asociación de Introductores de Carne, Mariano Sánchez, dijo a este diario que a mediados de diciembre se habría presentado un amparo en contra de la ley ganadera. Sin embargo, desde la Secretaría de Agricultura aseguraron no haber recibido ninguna notificación.

El planteo judicial, de existir, sería en contra del exponencial incremento del gravamen por el visado del DTA y por el cobro de un gravamen igual al que dispone el Senasa.

Todo lo recaudado bajo el nuevo régimen de tasas establecido en la ley ganadera se destina a la financiación de los controles sanitarios que lleva adelante la Secretaría de Asuntos Agrarios en cámaras frigoríficas, mataderos y carnicerías de la provincia. Así lo aseguró a El Tribuno el titular de esa área, Flavio Aguilera.

El funcionario justificó el incremento del precio de los gravámenes (en el caso de la introducción de carne bovina desde otras jurisdicciones es del 2.600%) por los costos que se deben afrontar en el control de la industria cárnica local.

"Se aumentaron los sueldos de los veterinarios, los costos de la movilidad e implementos para el control y la tasa no se actualizaba desde el 2005, cuando el kilo de carne salía 3 pesos en las carnicerías", dijo Aguilera, y aclaró que en el organismo trabajan unos 30 agentes.

Sostuvo que el impacto del impuesto sobre los precios en las carnicerías tendría que ser mínimo, al contrario de lo que afirman los empresarios que introducen carne a Salta. "Creo que han querido justificar de alguna forma un aumento en el precio de la carne con una tasa que no es tal", consideró el secretario de Agricultura.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo