Importación de vinos: “No se trata de perjudicar al productor sino de abastecer al mercado interno”

Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, sostiene que hay una preocupación excesiva por parte del gobierno a un ingreso incontrolado de vino de Chile, en perjuicio de productores locales, que no coincide con la realidad.

Por |
Actualmente se está importando 6 millones de litros de vino genérico de Chile.

Actualmente se está importando 6 millones de litros de vino genérico de Chile.

06deEnerode2017a las16:32

Hace unos días, el Gobierno de Mendoza aplicó un aumento de la alícuota de Ingresos Brutos de 4% a 6% al vino importado que ingrese a la provincia. Esta medida se dispuso con la intención de proteger a los productores locales, ante lo que el Ejecutivo mendocino considera como “una maniobra desleal y especulativa de bodegueros que, al traer vino a granel de Chile, empujan a la baja el precio local”.

“Esta medida tiene como objetivo principal evitar maniobras especulativas por parte de los fraccionadores de vino localizados en la provincia, ya que se considera (según los informes publicados recientemente por el INV) que los stocks de vino de color son los suficientes para enfrentar la demanda hasta la próxima liberación de los vinos cosecha 2017", indicaron desde el Gobierno.

Sin embargo, Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, sostiene que la realidad es que este año Mendoza tuvo un 40 % menos de uva, siendo la cosecha más baja en 60 años, y la producción no alcanza para abastecer al mercado interno. “Hay dos razones para estar en contra de esta medida. En primer lugar, se está trayendo vino porque en el mercado interno no hay, no alcanza y eso es una realidad: o importás vino de Chile que es el lugar más cercano, o cerrás plantas de fraccionamiento.  En segundo lugar,  estamos pidiendo a la OMC que nos saque aranceles de importación con países que nos fijan esos impuestos y por otro lado le estamos poniendo nosotros mismos un impuesto a productos que importamos de países que no nos aplican esos aranceles porque tenemos un acuerdo, como Chile. Es una paradoja e incongruencia”. Y agrega: “Estamos encareciendo nuestro producto porque ese impuesto luego se va a traducir en un aumento de precios, que no es bueno para el consumidor”.

Con respecto a cuál es el porcentaje real de lo que se está importando desde Chile, Bressia dice que no es significativo: “Las bodegas están despechando a mercado interno 100 millones de litros de vino genérico mensuales, y lo que se está importando son 6 millones de litros”.  Y argumenta: “Se ha generado una situación de poner a unos contra otros. No es que las bodegas salieron a buscar vinos para perjudicar a productores chicos porque el precio del vino se encareció. Acá lo que se trata es de abastecer un mercado interno que no tiene vinos. Ni siquiera pagando sobre precios se consigue vino. No es que se quiere perjudicar o favorecer a nadie”.

El presidente de Bodegas de Argentina señala que hubo otros casos en que se eligió importar por cuestiones comerciales, pero esta vez se optó por necesidad ya que nunca se dio una situación similar. “Hubo una preocupación excesiva por parte de los gobiernos de San Juan y de Mendoza por temer un ingreso incontrolado de vino desde afuera, que para nada coincide la realidad. Es muy costoso traer vino de otros países, al precio del producto se le suma la logística y todas las complicaciones que tienen las fronteras. Lo que se trata es de mantener el mercado interno de vinos que todos los días cae un poco más, cada vez se consume menos”.

 

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo