Medidas de Trump mantienen a todos en alerta

Las posibles medidas proteccionistas de Estados Unidos mantienen a todos en alerta. Ya no hay tanto foco en las inundaciones argentinas.

Por |
Los formadores de precio no ven un cambio de escenario tan fuerte en la Argentina y esto hace ceder las cotizaciones.

Los formadores de precio no ven un cambio de escenario tan fuerte en la Argentina y esto hace ceder las cotizaciones.

31deEnerode2017a las08:14

La semana pasada cerró con signo negativo para los granos. Sin embargo, como venimos de alzas previas importantes, los niveles de precio siguen siendo interesantes. Ya no hay tanto foco en las inundaciones argentinas, que parecen no ser tan graves como se temía, mientras que el riesgo de que EE.UU. tenga problemas para colocar granos ante la nueva política exterior de la administración Trump despierta temores que se traducen en bajas para Chicago.

En lo que hace al clima en Argentina tuvimos una segunda semana mayormente seca en las zonas anegadas. Los campos han drenado muy bien, y el impacto en la producción ya se está logrando medir con mayor precisión. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó 53,5 millones de toneladas. Recordemos que la de Rosario estimó 52,5 millones. Ambos guarismos están por debajo del informe USDA WASDE que muestra 57 millones, pero el agregado del USDA en Argentina ya venía trabajando en 55 milones. En conclusión los formadores de precio no ven un cambio de escenario tan fuerte como lo estimado previamente.

En tanto en Brasil la campaña viene muy bien. En el norte se está trillando activamente. Pero en el sur las lluvias y el clima fresco de la primavera atrasaron un poco las labores. En el Estado de Paraná estiman un avance de cosecha de 1% contra 9% del año pasado, pero las perspectivas de producción son buenas. De hecho vienen subiendo marginalmente las proyecciones de cosecha (18,33 vs. 18,28 millones de toneladas previas).

Una duda que se despertó la semana pasada fue si la llegada de esa producción al puerto podría verse comprometida por un paro de transportistas. Sin embargo, la situación se superó sin problemas.

El otro tema a considerar es el ruido político por la nueva administración Trump. La suspensión del tratado transpacífico y la pretensión de construir el famoso muro entre EE.UU. y México, financiado con un arancel a las importaciones mexicanas, está generando mucha zozobra. México es un importante comprador de carne, maíz y distintos forrajes de EE.UU. Si estos países entran en un conflicto comercial, la demanda externa de EE.UU. podría bajar, especialmente para el maíz.

El otro frente que recibió noticias fue el de biocombustibles. Trump puso en revisión la política que favorecía la exportación de biodiesel argentino a EE.UU., que no sólo creció fuertemente en las últimas campañas, sino que además permite trasladar la famosa prima EPA para los campos que puedan demostrar que ya eran agrícolas en 2007.

Mientras todo esto ocurre en el mercado local el precio de la soja cede algo de terreno, pero todavía muestra valores más que interesantes.

En el caso del trigo por otro lado se empezó a notar mucho interés de algunos compradores. La posición julio de hecho superó los picos previos de precio, y con u$s177 se acerca a los valores de umbral que se esperaban para vender.

También el girasol persiste en niveles de u$s300. Este cultivo reparte su producción en un tercio para el norte, donde se está trillando, y el resto para el sur, donde se cosecha en marzo, los cultivos van madurando. El girasol del norte venía muy bien, pero las lluvias sobre el final del ciclo demoraron por un lado la trilla, pero por el otro afectaron los rindes. Los compradores que esperaban encontrarse con mucha oferta, chocan con productores temerosos de no poder cumplir los negocios previos. En tanto en el sur el problema es la seca. El panorama no está muy claro todavía y esto también calienta el mercado.

* Del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Temas en esta nota

Seguí leyendo