El proteccionismo de Estados Unidos se siente en el mercado de granos

Las posibles represalias por parte de México y China impactarían en el mercado granario mundial.

Por |
Panorama incierto. Chicago está expectante del giro que podría tomar la economía de Estados Unidos en la gestión de Trump.

Panorama incierto. Chicago está expectante del giro que podría tomar la economía de Estados Unidos en la gestión de Trump.

07deFebrerode2017a las07:17

Nuevamente los precios tomaron rumbo negativo en la última semana en el mercado externo. La perspectiva de que las exportaciones norteamericanas sufran por el conflicto comercial en ciernes con México y China, y las perspectivas de la llegada de una gran cosecha sudamericana pudieron más que las buenas exportaciones de maíz en EE.UU de esta semana.

Recordemos que el mercado tuvo una rápida suba en la primera parte de enero cuando el exceso de lluvias sobre el centro de nuestro país y la seca en el sur hicieron pensar a algunos analistas que la cosecha de soja podría bajar a unas 50 millones de toneladas y que también se afectara la de maíz. Sin embargo, con mejora climática y una buena recuperación de cultivos, hoy hablamos de unas 53 millones.

Además Brasil viene muy bien con sus cultivos. Analistas privados incluso piensan que la cosecha podría superar los 106 millones de toneladas.

También en Paraguay y Uruguay las perspectivas de producción son buenas.

Como si esto fuera poco en el arranque de la semana pasada también se introdujo en los precios la perspectiva de que con las políticas proteccionistas de EE.UU. apuntadas a México y China, estos países podrían tomar represalias comerciales con Norteamérica, y las exportaciones de grano norteamericano se resientan.

Renglón aparte merece la cuestión de que con estos precios relativos de maíz y soja, EE.UU. podría bajar área de maíz e incrementar la de soja. Esto sería alcista para el cereal y negativo para la soja.

En el mercado de trigo se produce una situación particular. En el mundo hay mucho trigo y los stocks hasta aquí no paraban de crecer. Los fondos especulativos viendo esto, se pusieron del lado vendedor. Pero hay algo que está cambiando. EE.UU. sembraría este año la superficie más baja desde 1914, y otros países estarían yendo por el mismo camino. Si bien las grandes existencias demorarán en ajustar a la baja, lo cierto es que esto justifica un cambio de tesitura de los especuladores. 

En el plano local el trigo está subiendo antes de lo esperado por el buen ritmo de ventas al exterior y la reticencia del productor a vender en plena cosecha. Los valores se acercaron a los 180 u$s/t o 2.800 pesos resultantes al tipo de cambio.

Por el lado del maíz, el empalme de campañas está cerca. Sólo restan 146.000 toneladas de maíz por cagar con este producto. En tanto los consumos siguen comprando firmes, pero ya se espera que en poco tiempo más entren los primeros lotes de maíz temprano desde Entre Ríos y que esto calme el mercado. No habría que demorar ventas aquí. Los precios de campaña nueva en tanto lograron mantenerse en los 150 u$s/t aún con Chicago aflojando. Esta es una muy buena oportunidad de venta.

En lo que hace a soja el disponible tiene poca oferta de productores, y con un margen de molienda algo mejor, las industrias sostienen la demanda. Para la posición de cosecha nueva, los valores se desinflaron nuevamente a la zona de los 260 u$s/tt. Los mismos son un buen valor en el marco de una cosecha Sudamericana abundante, y una perspectiva de incremento de área para el año próximo en EE.UU. 

(*) Del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Temas en esta nota

Seguí leyendo