Mercados: cómo controlar el impacto de la volatilidad

Si bien la mayoría de los productores prefiere estar en el campo aplicando tecnología, es importante que también recurra a las herramientas financieras.

Por |
A veces juega a favor y otras en contra: la volatilidad.

A veces juega a favor y otras en contra: la volatilidad.

24deFebrerode2017a las08:57

Una de las grandes diferencias de la producción de granos con otras actividades es que somos tomadores de precio. Mientras que un comercio o una industria puede trabajar para diferenciar sus productos de la competencia, adaptarlos a lo que el consumidor busca, o encarar campañas de marketing a fin de influir en los precios o las cantidades vendidas, para el productor de granos el precio surge de un proceso mundial de oferta y demanda, y frente al mismo puede vender o esperar, pero no hay forma de influenciar los mismos

Algunas de las ventajas para el productor de granos residen en la posibilidad de vender cantidades enormes sin saturar la demanda, que los circuitos de venta son claros, y la cobranza está asegurada. Y aquí viene una dimensión adicional, que a veces juega a favor y otras en contra: la volatilidad

Los precios de los granos son muy cambiantes. Como la oferta está muy ligada al clima, ocurren movimientos como los vistos este año en el mercado de soja. Al momento de la siembra, en octubre/noviembre, el contenido de humedad de los suelos era muy bueno. Pero luego las lluvias mermaron y los productores comenzaron a preocuparse por el nacimiento de los cultivos. Fines de diciembre empezó a llover, y todos respiramos más tranquilos. Pero la lluvia siguió y se convirtió en inundación. El nerviosismo creció, las proyecciones de producción bajaron a 50 mill.tt., y los precios que rondaban los U$S/tt 260 se dispararon en pocos días a los U$S/tt 285. Pero, posteriormente, los suelos drenaron muy bien y hoy esperamos una producción de soja de unas 54 a 55 mill.tt., por lo que los precios están aflojando

En medio de todo esto, el otro actor relevante del mercado que es Brasil nunca tuvo riesgos serios y ya está en el proceso de recolección de una campaña de 105 a 107 mill.tt. de soja, lo cual sería récord

Estas variaciones de precio tienen un impacto enorme en la rentabilidad del productor, y cuando la decisión es vender o esperar, el riesgo que se asume es muy fuerte. 

Pero hay herramientas para controlar el impacto de la volatilidad: los contratos de opciones, que operan como seguros de precio. Si bien no vamos a entrar en tecnicismos, en esta última semana empezaron a cotizar opciones con vencimiento para el mes de noviembre, que permiten asegurar un precio mínimo de U$S/tt 260, con un máximo en U$S/tt 300 prácticamente sin costo. 

Este nivel de precios pone pisos en un nivel que ha sido tocado en repetidas oportunidades por el mercado, con un techo muy por encima de los máximos recientes, y en niveles que de alcanzarse producirían una gran ventaja. 

Sin embargo, el uso de estas herramientas no está tan extendido entre los productores. Un poco porque se requiere aprender a utilizar las mismas, otro poco porque hay que procurarse los canales para operar, y en gran medida porque al productor promedio le resulta más atractivo estar en el campo, aplicando tecnología de punta a la producción y mejorando rendimientos, que estar sentado en su escritorio, teléfono en mano, frente a la computadora, operando en los mercados. 

De todas formas, cada vez son más los que se animan a la tarea comercial, atraídos por el enorme potencial de la herramienta, y la tranquilidad que brinda al poder quitar del medio el riesgo de la volatilidad de precios.

 * Dante Romano, Paula Piccolo y Paula Broglia.

Temas en esta nota

Seguí leyendo