Buenas Prácticas Agrícolas: la clave de la productividad

En todo momento de la cadena productiva debemos asegurarnos de actuar responsablemente para obtener mejores resultados que nos favorezcan a todas las personas que vivimos en este planeta.

Por
La manera de producir a grandes escalas y preservar nuestros recursos es mediante las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

La manera de producir a grandes escalas y preservar nuestros recursos es mediante las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

18deAbrilde2017a las08:20

La producción agrícola es una de las principales actividades de Argentina y enfrenta un desafío muy grande: alimentar al mundo y cuidar el ambiente. Estos dos factores no son contrapuestos ni se excluyen mutuamente. La manera de producir a grandes escalas y preservar nuestros recursos es mediante las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

Pero, ¿qué son estas Buenas Prácticas Agrícolas? Con este concepto, nos referimos a conjunto de principios, normas y recomendaciones técnicas aplicables a la producción, procesamiento y transporte de alimentos, orientadas a asegurar la protección de la higiene, la salud humana y el ambiente, mediante métodos ecológicamente seguros, higiénicamente aceptables y económicamente factibles. Hablamos de prácticas que son transversales a toda la actividad. En todo momento de la cadena productiva debemos asegurarnos de actuar responsablemente para obtener mejores resultados que nos favorezcan a todas las personas que vivimos en este planeta.

¿Por qué son importantes las Buenas Prácticas Agrícolas? Simplemente porque son la puerta hacia una agricultura sustentable. Nuestro objetivo debe ser tender hacia un tipo de actividad agropecuaria que se apoye en un sistema de producción sostenible a largo plazo. La agricultura sustentable promueve un equilibrio entre productividad, para poder abastecer de alimentos a precios razonables a la sociedad, rentabilidad para el reconocimiento económico del  productor agropecuario y el cuidado del ambiente.

Si bien aún no existe una ley que regule las BPA, desde 2016 contamos con la norma IRAM Nº 14.130 titulada “Buenas prácticas para labores agrícolas”, que establece una serie de requisitos generales que posibilitan al propietario de maquinaria, implementar y aplicar las Buenas Prácticas Agrícolas y volver más eficiente su actividad. A su vez, le aportan al productor herramientas de gestión para trabajar con proveedores calificados y confiables en materia de aplicaciones terrestres y aéreas, siembra y cosecha, observando en todos los casos el cuidado del ambiente y brindando confianza a la sociedad.

La norma es de adhesión voluntaria y su elaboración fue el resultado del trabajo conjunto entre tres instituciones del sector agropecuario: IRAM, AAPRESID y CASAFE. Está dividida en cinco partes donde se tratan temas como siembra, cosecha, aplicaciones terrestres, entre otros. 

Existen documentos y otros tipos de información disponibles para las personas que se dedican a la actividad agropecuaria con el fin de concientizar y capacitar en lo que son las Buenas Prácticas Agrícolas. Estas herramientas son las que nos permiten pensar en un futuro donde podamos aprovechar los recursos que con los que contamos, generar alimentos que lleguen a las casas de toda la Argentina y de otros países también, al mismo tiempo en que se preserva el ambiente y el hogar en el que vivimos. 

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo