Ley de conservación de suelos: una realidad desfinanciada

En una Jornada en el Congreso de la Nación, el gobierno anunció un Plan Nacional de Suelos, mientras que las provincias,incluida Santa Fe, propusieron financiar la norma vigente.

Por
La Ley de conservación de suelos (Ley Nro. 22.428) data de 1981 y sólo estuvo financiada cinco años.

La Ley de conservación de suelos (Ley Nro. 22.428) data de 1981 y sólo estuvo financiada cinco años.

07deAgostode2017a las09:00

Bajo el lema “Articular entre lo técnico y lo político para la conservación del suelo”, y en el día nacional de la Conservación de Suelos, en memoria a Dr. Hugh H. Bennet, representantes del Ministerio de Agroindustria, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, de la Asociación Argentina de la Ciencia del Suelo (AACS), legisladores, funcionarios provinciales y productores coincidieron que la pérdida de nutrientes de la tierra es preocupante y requiere de leyes y políticas públicas. 

Desde el Ministerio de Agroindustria anunciaron un Plan Nacional de Conservación de Suelos que incluye un Observatorio para remediar la erosión hídrica y eólica, la pérdida de materia orgánica, salinización y alcanización, desbalance de nutrientes, pérdida de la biodiversidad, problemas en la estructura del suelo, anegamientos e inundaciones.

Mientras que, desde el INTA, precisaron que el aumento exponencial de la agricultura en los últimos 25 años, la duplicación del área sembrada, el avance de la frontera agropecuaria, la desaparición de los bosques y el reemplazo de los pastizales generaron un cambio de uso y de cobertura de la tierra. “Las 10 millones de hectáreas de Argentina están afectadas por algún tipo de erosión”, advirtieron. Para terminar enfatizaron en la revisión de la Ley de suelos vigente –desfinanciada- y que cualquier ley exitosa debe surgir del consenso con las provincias. “Leyes no nos faltan, nos faltan equipos de suelos en las Provincias”.

Desde la Asociación Argentina de la Ciencia del Suelo señalaron que hay un millón ochocientas mil hectáreas degradadas y reclamaron por una Ley de conservación de suelos donde exista “articulación política”.

Los representantes de las provincias presentaron las normativas de cada región y la experiencia local. Desde Santa Fe, Gabriela Aranda informó que el gobierno provincial adhirió a la Ley de suelos en 1991, con una experiencia similar a la de Entre Ríos, que incluye la presentación de un plan de conservación de suelos y sanciones por incumplimiento. La funcionaria se mostró satisfecha con la aplicación de la Ley a nivel provincial, pero agregó al debate, la necesidad de una ley de contrato agrario, que contemple practicas conservacionistas.

A continuación, el panel de legisladores contó con la presencia de Federico Pinedo (PRO-CABA); Margarita Stolbizer (GEN-Buenos Aires) y Gilberto Alegre (UNA-Buenos Aires). Pero Stolbizer fue la voz autorizada para hablar del tema, ya que se trata de la única diputada que cuenta con un proyecto de ley de Conservación de Suelos vigente –Expte Nº 4575-D-2016-. La bonaerense explicó que su iniciativa incorpora un incentivo fiscal a las Buenas prácticas, ya que “los incentivos ayudan a contrarrestar  la influencia de los mercados”. Para terminar, señaló que “la ley es un aporte para la discusión necesaria y posible”.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de Guillermo Bernaudo, jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, quien destacó la importancia del suelo y del agua y reconoció: “El suelo argentino tiene una enorme diversidad. La Nación debe ser consciente de ello y dar los marcos para el cuidado”.

Los presentes coincidieron en la meta: una ley de incentivos para uso y conservación del suelo como marco regulatorio, que contemple una ley de aguas, de arrendamientos y de ordenamiento territorial, donde el desarrollo sustentable y la concertación público-privada y de Nación y Provincias es condición sine qua non para cualquier política pública. Aunque, a fin de cuentas, el financiamiento termina siendo el primer eslabón de la cadena.

Vale recordar que la Ley de conservación de suelos (Ley Nro. 22.428) data de 1981 y sólo estuvo financiada cinco años. De 1986 a la actualidad, hubo varias propuestas de ley, pero ninguna llegó a destino. Es decir, transcurrieron más de 30 años sin contemplar una partida presupuestaria para cuidar nuestros suelos.

 

Temas en esta nota