Los supermercados tienen cada vez menos participación en la venta de lácteos

La participación de las cadenas de supermercados en la venta de productos lácteos viene cayendo de manera progresiva.

Por
No pueden competir con comercios barriales.

No pueden competir con comercios barriales.

21deSeptiembrede2017a las08:56

La participación de las cadenas de supermercados en la venta de productos lácteos viene cayendo de manera progresiva a medida que buena parte de los consumidores buscan marcas alternativas en autoservicios y almacenes para intentar defenderse de la inflación.

La inflación láctea medida por el Indec en la ciudad de Buenos Aires (CABA + 24 partidos del Conurbano) registró un aumento interanual de 31.6%, 29.5% y 37.8% en los meses de julio, junio y mayo de este año respectivamente (en los tres casos se trata de cifras muy superiores al promedio de alimentos y bebidas no alcohólicas).

Eso implica, al contrastar la inflación láctea versus la evolución de la facturación de lácteos en supermercados, que en ese canal comercial la caída real de ventas en el Conurbano bonaerense fue de 10.3%, 7.5% y 19,5% en julio, junio y mayo pasado, mientras que en la ciudad de Buenos Aires la baja fue de 7.0%, 2.8% y 12.0% respectivamente.

Si bien la cadenas vienen realizando ofertas agresivas para intentar sostener la venta de lácteos, en muchas zona de la ciudad de Buenos Aires –especialmente los de menor poder adquisitivo– se desarrolla una “guerra de guerrillas” comercial en la cual los grandes supermercados no pueden competir (a pesar de los esfuerzos de algunas cadenas por posicionar mini-mercados para no perder parte de esa cuota de mercado).

Una señal de ese proceso puede advertirse en el último informe mensual de coyuntura del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), el cual indica que en el primer semestre de este año cayó la venta (medida en volumen) de leches refrigeradas, leches saborizadas, yogures, postres, flanes, dulce de leche y queso rallado (productos de alto margen de remarcación para supermercados), mientras que creció de manera significativa la comercialización de leches no refrigeradas, leche en polvo y quesos de pasta muy blanda.

El segmento de productos que registran un incremento de las ventas se estaría explicando a partir de un mayor consumo de la base de la pirámide social realizado en comercios barriales.

Temas en esta nota

Seguí leyendo