Chubut presentó el vino más austral del mundo

Es una zona que viene creciendo en los últimos años. Las condiciones de suelo y ambiente dan uvas tintas y blancas de calidad. Además, el enoturismo es otra arista para la actividad.

Por
La producción vinícola está en manos de pequeñas chacras de productores, que trabajan muy artesanalmente.

La producción vinícola está en manos de pequeñas chacras de productores, que trabajan muy artesanalmente.

05deDiciembrede2017a las10:39

Recientemente, la Argentina celebró el “Día Nacional del Vino”. Como parte de esta celebración se destacaba que era un producción regional, quizás la única, que abarcaba del norte a sur del país.

Ese fue el preámbulo justo para que Chubut presentara los “viñedos más austales del mundo”.

“En la actualidad hay más de cien hectáreas con viñedos y aproximadamente 34 productores vitivinícolas”, cuenta Rosendo Lagos, subsecretario de Agricultura del Ministerio de Producción de esa provincia.

El funcionario está muy entusiasmado con este lanzamiento. Es fruto de un trabajo intenso a nivel ministerial en los últimos dos años. Sin embargo, los productores de vid vienen trabajando hace mucho más tiempo en el desarrollo vinícola.

 

La producción vinícola está en manos de pequeñas chacras de productores, que trabajan muy artesanalmente.

Ver también, “Los argentinos consumen 24 litros de vino por año”

“El impulso que tuvo la vitivinicultura en la provincia se lo debemos al fallecido gobernador Mario Das Neves, quien se propuso impulsar esta producción como una alternativa concreta porque ya teníamos comentarios sobre la buena calidad de los vinos de nuestra región”, recuerda Lagos. Esto significa que la tiene la calidad de sus suelos, el clima, la latitud para producir cepas tintas como blancas.

Ese empuje para la actividad es muy importante ya que es una actividad que en Chubut se practica a de pequeña escala. A la actividad productiva propiamente, se agrega el enoturismo como alternativa de negocio, considerando los paisajes naturales con los vitivinícolas.

“En general al ser producciones chicas, los productores manejan toda la cadena productiva, desde la siembra hasta la cosecha, y luego la comercialización. Solo hay pocas bodegas con buen nivel tecnológico, sobre todo, las concentradas hacia la Cordillera”, dice el subsecretario, teniendo en cuenta que hay vides desde oeste a este de la provincia.

Por otra parte, también es muy dispar la adopción tecnológica en esta nueva zona vitivinícola, pero la calidad es “destacada”, dice Lagos. Allí, la implantación de una hectárea de vid es de alto costo con la máxima tecnología, aproximadamente unos 500.000 pesos, si se desarrolla con riego por goteo más de aspersión para el control de heladas.

Las cepas, entre las que se destacan el Merlot, Pinot Noir, Cabernet Frac, entre las tintas, o Sauvignon, Sauvingnon Blanc o Chardonnay, entre las blancas, tienen un gran potencial.

“Obviamente que se tienen que validar esas calidades de nuestros vinos. En el INTA Chubut están trabajando en esto. Apuntamos a mantener la calidad del vino, sea del varietal que sea. Partimos con la identidad de ser los más australes, lo cual nos aventaja en materia sanitaria, pero también hay que cuidarlos. Podemos aprovechar esta ventaja para posicionar nuestro producto”, concluye Lagos.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo