Según un investigador, en 50 años va a desaparecer la laguna Setúbal

Un exhaustivo estudio logró determinar que el delta avanza sobre la laguna hasta 500 metros por año. Desde 1983 creció unos 14 kilómetros hacia el sur.

Por |
09deAbrilde2018a las13:03

En uno de los laboratorios de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (Fich) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), un equipo de investigadores viene estudiando el comportamiento de los ríos de la zona desde hace décadas, y logró determinar que la laguna Setúbal, tal como se la conoce en la actualidad, desaparecerá durante el transcurso de los próximos 50 años.

El tiempo que demandará el proceso natural de modificación del paisaje es relativamente corto, si se tiene en cuenta que el río Paraná sufrió constantes cambios durante su historia. Por este motivo, muchos santafesinos podrían ser testigos del nuevo paisaje durante la próxima mitad de siglo.

¿Cómo se modificará el paisaje? Desde hace años, el delta del Leyes —donde nace la laguna, al norte— viene creciendo hacia la laguna Setúbal. Los principales testigos de este avance son hoy los vecinos de la zona de Paraje Chaco Chico, desde donde se evidencia el cambio. “Antes la laguna llegaba hasta más al norte”, cuentan los lugareños que residen sobre la costa. Y ese mismo fenómeno comenzará a visualizarse desde la Costanera santafesina en un par de décadas.

Evidencia científica

Una de las investigaciones de la Fich-UNL y el Conicet Santa Fe, dirigida desde el Laboratorio de Sedimentología por el geólogo Carlos Ramonell, evaluó los procesos hidrogeomorfológicos del río Paraná en la zona y logró determinar —entre otras conclusiones— que “en las próximas décadas comenzarían a visibilizarse desde la parte norte de la ciudad las manifestaciones morfológicas del avance del delta del arroyo Leyes, con la aparición de áreas insulares bajas, dispersas, similares a las del frente del lóbulo deltaico del arroyo Zanja Brava en la actualidad, que sostienen vegetación a lo largo de todo el año”.

En otras palabras, la Setúbal se transformará en un río, ¿el río Leyes?, y el paisaje una vez modificado cobrará una fisonomía similar a la que se puede observar hoy en el Coronda desde la costa de Sauce Viejo: un río principal sobre la costa Oeste y un sistema de arroyos, bañados y lagunas sobre la margen Este.

Desde 1983

El investigador ejemplificó luego esos cambios con los ocurridos sobre el arroyo Leyes tras la crecida de 1983, como la apertura natural del Zanja Brava. “Esa crecida inició un proceso de rejuvenecimiento del arroyo, que se manifiesta fundamentalmente a través de la exhondación del lecho evacuando arenas que terminan depositadas en el norte de la Setúbal”.

“El Zanja Brava incrementó su anchura igualando a la del Leyes, y se profundizó. Así, empezó a crear un lóbulo deltaico que viene avanzando hacia la laguna en forma acelerada”, advirtió Ramonell, y dijo luego que tiene “ritmos de avance del delta con pérdida lagunar del orden de los 300 hasta 500 metros por año”. 

De esta forma, desde 1983 el delta creció de 13 a 14 kilómetros hacia el sur. Actualmente se encuentra unos 4 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe “si tomamos como referencia, por ejemplo, el camping de Luz y Fuerza”, dijo el investigador. Y anticipó luego que de acuerdo al ritmo de crecidas, “en unos 15 años ya se podrán observar las manifestaciones del delta a esa altura”.

Ramonell reforzó su afirmación diciendo luego: “Va a haber una transformación ambiental mediante la cual desaparecerá como cuerpo lagunal y será reemplazada por un río”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo