CLIMA
Rosario
sábado 20
Estado clima
12° | 19°

Chaparrones

domingo 21
Estado clima
14° | 17°

Mejorando

lunes 22
Estado clima
| 12°

Nubosidad variable

Interes general

9 pasos para construir una huerta en tu casa

Un manual sencillo para aprender a cultivar tus alimentos en el balcón, terraza o jardín

Por Lorena Arroyo | Agrofy News

  • 9 pasos construir huerta tu casa

Un pequeño patio o terraza o balcón son espacios suficientes para crear una huerta propia y poder abastecer de frutas, verduras y hortalizas frescas? ¿El rinde vale la pena el esfuerzo?  Según Daniela Barck, ingeniera agrónoma y especialista en huertas en espacios reducidos, sí lo vale y en diálogo con Agrofy, nos brinda los siguiente tips para quienes deseen empezar desde cero en la creación de una huerta en casa, en solo nueve pasos.

1- Elección del lugar: ubicación y orientación

“Si la huerta está bien diseñada, te ahorrás importante tiempo en su posterior mantenimiento” , afirma Bark, por lo que recomienda buscar un lugar soleado, ya que la mayoría de las especies necesitan como mínimo seis horas diarias de sol directo, y orientado en dirección noreste, porque es la que más radiación solar recibe”.

Otro tip: “Los cultivos altos deben plantarse hacia el sur u oeste de los cultivos más bajos, para evitar que la sombra afecte a otras plantas”.

2-  Macetas y recipientes, ¿cuáles sirven y cuáles no?  

“Debemos elegir la maceta según el volúmen mínimo recomendado para cada cultivo: las plantas con raíces más superficiales como el perejil o las verduras de hoja no se extienden más allá de los diez centímetros, mientras que los tomates y repollos tienen raíces más profundas, por lo cual  como máximo se debe pensar en un tamaño de 30 × 30 cm, o , 40 × 40 cm”, explica Daniela.

Las macetas o recipientes a usar (pueden ser botellas plásticas, cajones, canteros de maderas, bateas, mesas de cultivo, etc) deben tener un buen drenaje (agujeritos en la base para que escurra el agua excedente).

Huertas verticales

“Cuando la dimensión horizontal es un obstáculo, puedes ubicar tu huerta sobre una pared soleada”, agrega la especialista,  quien recomienda en este caso sembrar verduras de hoja como lechuga, escarola, perejil, achicoria y acelga, y aromáticas herbáceas como tomillo, menta, orégano, salvia y melisa.

Importante: asegurarse que la pared pueda sostener las macetas para lo cual elegir sustratos livianos y con buen drenaje.

3- Tierra

La tierra de cultivo debe ser fértil, suelta, esponjosa, bien aireada y poseer buena capacidad de retención de agua y nutrientes.

“Si ya tenés tierra en las macetas, podés emplearla eliminando los restos de plantas y raíces, y mezclándola con sustrato compuesto o humus y un poco de arena”, afirma la especialista en huertas urbanas.

4 – ¿Qué plantar en espacios pequeños?

“En huertas pequeñas es recomendable plantar hortalizas de rendimiento alto, como por ejemplo, el haba verde enana, vegetales de hoja, tomate, morrón, calabacines, entre otras. Es importante respetar las épocas de siembra de cada especie,  para saber en qué momento es más conveniente cultivar.”, explica la agrónoma.

5-  La hora de la siembra

“Dos tipos de siembras son posibles: la indirecta o en almácigo, y la directa”, explica la especialista. Respecto a la primera, implica la germinación en un entorno protegido de condiciones adversas, como heladas, vientos y lluvias, como pueden ser mini macetas, semilleros, vasitos de yogurt, etc, y el posterior trasplante de las plántulas al lugar definitivo de cultivo. Esta opción es recomendable para semillas pequeñas como la de brócoli, repollo, coliflor, pimientos, tomate, berenjena.

“¿Cuándo trasplantar? Cuando la plantita tiene el doble del tamaño del recipiente donde está”, detalla Daniela.

En cuanto a la siembra directa, se colocan las semillas en su lugar definitivo de cultivo, maceta o jardín. Se recomienda este método para semillas grandes y fáciles de manipular como arveja, maíz, poroto zapallo, zapallitos, melón o especies que no se adaptan al trasplante como la zanahoria, perejil, espinaca, etc.

Atención: la semilla debe estar colocada a una profundidad no más del doble del tamaño de la misma.

6 –  Es preciso combinar

De acuerdo con Barck, “es muy útil combinar bien los cultivos, ya que así se desarrollan mejor, se protegen entre sí de malezas, insectos y enfermedades, y se aprovecha más el espacio, el tiempo, la luz, el abonado y el agua”. La agrónoma recomienda, por ejemplo, combinar teniendo en cuenta variedades que requieren nutrientes y riego parecidos, o asociar hortalizas con plantas aromáticas, “ya que así se aprovechan mejor los nutrientes del suelo y permite mejor control de  las plagas”.

7 . Y también rotar

“La rotación consiste en alternar plantas de diferentes familias botánicas y con distintas necesidades nutritivas en un mismo lugar del terreno durante distintos períodos, para mantener el suelo fértil y libre de enfermedades y plagas”, explica Barck, quien agrega que sirve por ejemplo plantar las hortalizas que maduran más tarde (habas, ajo, papa, cebolla, remolacha, zanahoria, repollo, brócoli, coliflor y maíz) en el mismo lugar donde hubieron otras de rápido crecimiento (lechuga, espinaca, rábanos, cebolla de verdeo y arvejas).  

ATENCIÓN: Dejar pasar al menos tres años antes de volver a cultivar la misma hortaliza u hortalizas de la misma familia, en el mismo lugar.

8-  Riego

“La mejor hora para regar es la mañana, ya que se minimiza la evaporación”, destaca la ingeniera, quien avisa que “en primavera y verano se requiere mayor cantidad de riego porque  los cultivos están en su tamaño máximo y en plena producción.

Cuidado: la acumulación de agua produce la asfixia de las raíces de las plantas.

9- Cosecha

Es conveniente realizar cosechas regulares cada veinte o treinta días, y si es en verano es preferible que sea a la mañana temprano o tardecita. En cuanto a las verduras de hojas, tomar siempre las hojas más externas.

IMPORTANTE: cosechar todo fruto maduro ya que si los dejas puede morir la planta.

Para iniciarse: las aromáticas

Según la especialista, “es recomendable empezar a probar con plantas aromáticas (aquellas que utilizamos para condimentar nuestras comidas y para preparar infusiones)”. ¿Por qué? “Requieren poco cuidado, se defienden solas  de insectos con sus aromas y colores, y se pueden cosechar en cualquier momento del año”, culmina la experta.

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro