¿Cómo nutrir el trigo?

Los números son favorables para invertir en tecnología y aumentar la dosis de fertilizantes.

Por |
Bassi, Cameron, Gonzalez Sanjuan y Soto

Bassi, Cameron, Gonzalez Sanjuan y Soto

26deAbrilde2018a las10:34

Dejando de lado la terrible sequía que golpeó al sector, de cara a la campaña fina y con grandes expectativas sobre el trigo, la Asociación Civil Fertilizar organizó un nuevo encuentro con periodistas, bajo el nombre "Podemos ser mejores productores de trigo si mejoramos el manejo".

En esta oportunidad, la jornada contó con los aportes de especialistas, el testimonio de un productor de Lobería y la mirada de la Subsecretaría de Agricultura bonaerense.

En la apertura del encuentro, María Fernanda González Sanjuan, gerente ejecutiva de Fertilizar, anticipó algunos números: "Hay una importante expectativa con el trigo, que podría ganar 4 % de superficie, y también con la dosis por hectárea utilizada que podría ser 5 % mayor a la campaña anterior”.

Relaciones alentadoras

Estamos mejor que el año pasado, la relación insumo/producto favorece la fertilización”, aseguró el vicepresidente de Fertilizar, Jorge Bassi, al inicio de su exposición.

Al respecto, ejemplificó: “Para comprar y aplicar un kilo de urea (nitrógeno) se necesitan 2,18 kilos de trigo que es una relación mejor que la de 2017. En el caso de MAP (fosfato), la relación es 2,95 kilos de trigo por cada kilo de este tipo de fertilizante. Es muy favorable".

Dosis con historia

Bassi, hizo un repaso sobre las dosis aplicadas en trigo los últimos siete años. En este sentido, llamó la atención y señaló: “Las estadísticas de Fertilizar muestran que estamos retornando a los niveles de aplicaciones de 200 kilos de fertilizante por hectárea. Estas dosis son insuficientes y no rinden como antes porque necesitamos otra genética que nos pide más”.

En este sentido, explicó que entre 2011 y 2017, período en el cual las dosis de fertilizantes fueron menores a 200 kilos, y en algunos casos como el año 2014 y 2015 menores a 150, los suelos se deterioraron debido a la caía de la materia orgánica por la falta de rotación y de nutrientes por la subfertilización.

Los tips

Al ser consultado por Agrofy News, Bassi compartió algunas recomendaciones para la campaña de trigo: Hay que partir de un análisis de suelo con un objetivo de rendimiento y de calidad en proteína y gluten.

En este sentido, también se refirió a cómo realizar análisis de suelo hasta 60 centímetros midiendo nitratos, fósforo, materia orgánica y zinc, sugirió hacer fertilización balanceada (N -nitrógeno, P –fósforo-, S –azufre- y Zn –zinc-), y ajustar las dosis con modelos de simulación o de umbral que permiten tener una base sólida de decisión.

Bassi insistió en que es importante desdoblar las dosis de nitrógeno para cuidar el ambiente y el bolsillo, de esta forma se pueden elevar las dosis y apuntar tanto al rendimiento como a la calidad.

Por último, advirtió: “Las perspectivas para el trigo son muy buenas, pero tenemos que recalibrar la forma de fertilizarlo para lograr el éxito”.

Mirada a largo plazo

Sean Cameron es productor de Lobería, y en el marco del encuentro compartió su experiencia sobre la nutrición del suelo: “Mantenemos el 60% del campo con gramíneas, 30% de invierno y 30% de maíz que nos aporta en la rotación, un balance positivo de carbono”. Pero, eso solo no alcanza para mantener la materia orgánica, dado que también se necesita nitrógeno.

En este sentido, la relación tradicional del campo de Cameron es deficitaria en nitrógeno. Según comentó, fertilizan todo hasta que es económicamente viable y de ahí en más, el resto lo aporta el suelo.

En diálogo con Agrofy News, el productor de Lobería, resaltó: “Mi desafío consiste en como aportar un poco más de nitrógeno al sistema y una de las acciones que hago, es incorporar leguminosas, por ejemplo trébol blanco, no solo como cultivo de cosecha sino también de servicio que fija el nitrógeno para la rotación entera”.

A modo de reflexión y con tono de consejo, Cameron, expresó: “No solo hay que mirar la rentabilidad del año, sino también incorporar cosas que adicionen rentabilidad a largo plazo”. 

Cuidado del suelo

Hacia el final del encuentro, Eduardo Soto,director de Agricultura de la provincia de Buenos Aires, reconoció que “por diversas circunstancias fuimos a una tendencia  del monocultivo”, y aclaró: “La soja no tiene nada de malo, pero tampoco es bueno que sea la única protagonista”.

En este sentido, informó que desde el gobierno bonaerense les interesa intensificar la rotación, se refirió a la importancia del concepto: agricultura por ambiente y a considerar la fertilización como sistema.  

De cara a la campaña fina, Soto, resaltó que promueven la siembra de trigo y cebada porque la provincia es un gran protagonista en estos cultivos. Por último, aseguró: “El gobierno provincial tiene el ojo puesto en el suelo, es nuestro deber y también tenemos que hacer emerger en el resto de la sociedad ese cuidado, ya que tienen poco conocimiento”.

Bunge y el trigo

Agrofy News aprovechó el encuentro y también conversó con Bassi sobre las expectativas de Bunge de cara a la campaña fina. En este sentido, cabe resaltar que Bunge es el principal molinero de trigo en Brasil. Según anticipó Bassi, van a realizar una serie de reuniones con el fin de explicar cómo lograr trigo de rendimiento y calidad. “El molinero de Brasil está esperando un trigo con 10,5% de proteína y con 28/30%  de gluten. Hay que analizar como eso puede ser un buen negocio para todos y lo tenemos que defender”, precisó.

Para Bassi, Bunge va a ser uno de los líderes en la exportación y argumentó: “Al tener molinos en otro lado, es nuestra función en Argentina lograr hacer este puente”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo