El contenido de proteína en soja es el más bajo de los últimos 21 años

Según un informe del INTA Marcos Juarez, el contenido de proteína con un valor de 34,6% fue el más bajo en 21 años, siendo el promedio en este período de 38,2%.

Por
Desde hace 21 años el Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas de INTA Marcos Juárez realiza un muestreo.

Desde hace 21 años el Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas de INTA Marcos Juárez realiza un muestreo.

31deMayode2018a las13:01

De acuerdo a un informe preliminar de calidad de la soja en la zona núcleo elaborado por el INTA Marcos Juarez, con un promedio de proteína de 34,0% sobre base seca, el valor en soja de primera fue el más bajo en 21 años de muestreo en acopios y cooperativas de la región central del país.

En soja de 2ª la proteína fue de 35,4%, también baja aunque superando en 1,4% a la soja de 1ª como era de esperar, con máximos de 38,0%. En muestras con distintos porcentajes de granos dañados, sobre todo aquellas con alto porcentaje de daño, el contenido de proteínas fue más alto que en un grano normal.

Se muestrearon 989.000 toneladas entre soja de 1ª y 2ª siembra, siendo difícil diferenciar la soja de 2ª por el atraso en la cosecha de la soja de 1ª debido a la heterogeneidad en la maduración de los distintos lotes, con lotes de primera atrasados cosechándose en el mismo momento que lotes de soja de segunda siembra.

Del informe se desprende que la problemática de la calidad industrial de la presente campaña sojera radica en las dificultades que puede tener la industria para el procesamiento de granos con distinto grado de daño dependiendo de las zonas de origen, de la fecha de siembra y de la variedad.

En las partidas de soja cosechadas después del temporal con mucho daño, será difícil su procesado industrial, ya que agravaría el problema de clorofila en los aceites: "Se sugiere a los acopios no mezclar soja antes y después del temporal porque estarían desmejorando mucho la calidad, con incrementos en los castigos por granos dañados, granos verdes, etc", es la recomendación.

La Bolsa de Comercio de Rosario advirtió que el nivel de crushing durante abril fue el más bajo desde la campaña 2008/2009 (año donde también una fuerte sequía diezmó la producción local). Además, tal como puede verse en el gráfico a continuación, el volumen procesado se encuentra un 13% por debajo del promedio de los últimos 5 años para este mes.

Tanto proteína como aceite se relacionan con el rendimiento, bajando la proteína cuando se incrementa el rinde y subiendo el aceite con el mayor rendimiento de grano. En esta campaña se esperaba por las menores productividades en grano, una suba en el nivel proteico en relación a las últimas campañas sojeras, cosa que no ocurrió por efecto del estrés hídrico y calórico que influyó en un llenado deficiente y que afectó a la baja a ambos parámetros: rendimiento y proteína.

El contenido de aceite en soja de 1ª fue de 24,1% y se mantuvo semejante a la cosecha anterior 2016/17 que fue de 23,7%. En soja de 2ª el promedio fue de 22,4%. El contenido de aceite también se incrementó en las muestras dañadas después del temporal en relación a la soja normal de antes del temporal.

El aumento de aceite fue acompañado por un aumento significativo de la acidez debido al desarrollo de hongos que afectaron la acidez normal de los aceites que se debe ubicar en torno del 1%, encontrándose en las muestras muy dañadas cercana al 4-5%.

En tanto, la baja humedad de los granos a cosecha fue otro aspecto desfavorable para el productor y la industria con un promedio de 10,1% en relación a 13,0% de la campaña 16/17. Esto dificulta el descascarado a nivel industrial y al productor lo perjudica en menos kilos al vender, ya que más agua en el grano representa mayor tonelaje para el mismo grano, siempre dentro de la tolerancia de recibo del 13,5%.

"Esto contribuyo a incrementar la dureza de los granos que dificulta el descascarado, incidiendo directamente en el nivel proteico de las harinas proteicas High-Pro, principal producto de nuestras exportaciones sojeras al exterior. Además exigirá un manejo diferencial y costos extras de producción", explicaron desde el INTA Marcos Juarez.

El porcentaje de granos dañados después del temporal, fue superior a la campaña 15/16 que fue de 11,1% con máximos de 83%: "Si se almacenan estos granos, debido a la alta humedad serán susceptibles del ataque de hongos, bacterias y levaduras, con efectos nocivos de la actividad fúngica, entre los que se menciona el desarrollo de micotoxinas de gran importancia en la salud animal y humana", señalaron al respecto.

Ver también: El ABC de los granos dañados: cómo se analiza una muestra

Temas en esta nota

Seguí leyendo