El trigo va por la revancha con una siembra récord

De igual manera, desde la Bolsa de Comercio de Rosario señalaron que el comportamiento de las lluvias en lo que resta de aquí en más puede ser un desencadenante negativo para la campaña triguera.

Por |
La intención de siembra triguera sería de 600 mil hectáreas más que el año pasado.

La intención de siembra triguera sería de 600 mil hectáreas más que el año pasado.

08deJuniode2018a las08:37

Se estima un 11% de suba para la nueva siembra triguera respecto de su ciclo anterior. Así, se cultivaría un total de 6,03 millones de hectáreas versus las 5,43 millones del año pasado. De todas maneras es importante destacar que podría haber cambios en los próximos meses que afecten el nivel de siembra. El comportamiento de las lluvias en lo que resta de aquí en más puede ser un desencadenante negativo para la campaña triguera. 

Se destaca que recién a partir de la última semana de mayo comenzó a instalarse una masa de aire frío y seco. Esto está permitiendo reacomodar los lotes de la franja este de la región pampeana tras los problemas de excesos hídricos que dejaron la seguidilla de lluvias que se iniciaron en la segunda quincena de abril.

De esta manera se está reactivando la transitabilidad de las maquinarias. Esto es importante para sostener la posibilidad de sembrar la cobertura de intención de siembra proyectada en 6,0 M de ha.

A diferencia de los dos años anteriores, la falta de agua tras cinco meses de seca, se presentaba como un escollo insalvable para la campaña. Tras las lluvias de abril y mayo las condiciones hídricas han cambiado el escenario por completo. Hay excesos en el este, en los que vuelven a repetirse los problemas de lotes embarrados y napas que han vuelto a posicionarse y podrían problematizar la siembra.

Por esta razón es importante que las lluvias no vuelvan a irrumpir en las zonas del este de Buenos Aires, sur de Santa y en Entre Ríos. Por el contrario, las zonas que lideran las bajas intenciones de siembra son las que no han recuperado el estado hídrico de sus suelos. Esto sucede en La Pampa, el oeste y sur bonaerense y la franja oeste de Córdoba.

El factor económico vuelve a ponerse en línea con los interese agronómicos y la necesidad financiera que tiene el sector. El trigo se destaca con sus márgenes  y puede ser la gran revancha de los productores que han quedado mal parados por los malos resultados de la campaña de verano.

Ver también

Enfermedades en trigo: qué se espera para esta campaña

En las zonas de mayores problemas productivos, los márgenes negativos y la necesidad de financiamiento y liquidez empujan a sumar más hectáreas de trigo. Es necesario revertir el bache que ha dejado la soja y el maíz en este ciclo que se termina. La posibilidad de repetir el éxito que se obtuvo con el trigo del año pasado alienta a aprovechar cada milímetro que dejaron las lluvias desde que retornaron a la región pampeana.

Aunque es cierto que ésta va ser una siembra complicada, los signos más importantes van a favor del trigo. Por lo tanto, el trigo 2017/18 se proyecta con un 11% de aumento sobre la cobertura del anterior ciclo agrícola y se encamina a ser la campaña más ambiciosa de los últimos 15 años de Argentina.

Temas en esta nota

Seguí leyendo