Un frente de tormenta que puede ser clave para el trigo

Los 21 millones de toneladas que se proyectaban para la campaña de trigo se tambalean ante la falta de lluvias. El oeste del país es la zona más afectada.

Por
Las enfermedades han aparecido pero se mantienen en bajos niveles y no son una preocupación en este momento.

Las enfermedades han aparecido pero se mantienen en bajos niveles y no son una preocupación en este momento.

13deSeptiembrede2018a las09:25

De acuerdo a la estimación mensual de la Bolsa de Comercio de Rosario, la falta de agua condiciona la sobrevivencia de los macollos, y menos macollos por planta es directamente menos rindes por menor cantidad de espigas por metro cuadrado. Por ello, si estas lluvias fallan esta semana, las pérdidas de macollos le pondrán un techo al rinde.

En Córdoba, si bien se esperaban de 8 a 15 mm, el cultivo necesita al menos 40 mm. De todas formas la llegada del agua a la región centro, y en especial a Córdoba, será muy importante.

Ver también: Vuelven las tormentas fuertes a la región centro

Los últimos dos eventos de lluvias arrojaron registros muy inferiores respecto a lo que marcaban los pronósticos. Sí estas lluvias se manifiestan, puede ser un signo de cambio en la dinámica atmosférica que empiece a favorecer las zonas más necesitadas de la región pampeana.

Según informaron, la siembra triguera en la República Argentina queda totalizada con 6,32 millones de hectáreas, o sea un 16% más que en el ciclo anterior.

"Los guarismos de superficie del trigo 2017/2018 seguirán revisándose mensualmente, hasta llegar a la configuración final", señalaron desde la entidad rosarina.

El norte del país, también necesitado de lluvias, cuenta con pronósticos más firmes. Chaco, Santiago del Estero y el norte de Santa Fe tienen muy buenas chances de recibir mayores lluvias, en torno a los 40 mm. Entre Ríos y Buenos Aires, y sobre todo el sur bonaerense, con una mejor oferta de agua, se perfilan con mejores posibilidades de rindes para este año.

Buenos Aires, Entre Ríos, el centro norte de Santa Fe y parte de La Pampa se perfilan con un potencial muy bueno en términos de rinde. En el resto, el comportamiento de las lluvias en los próximos quince días será determinante para evitar que las pérdidas se incrementen, sobre todo en la provincia de Córdoba.

Temas en esta nota

Seguí leyendo