20 años de ensayos demostraron que se puede seguir incrementando el rinde de la soja

La Red de evaluación de rendimientos de soja del INTA Oliveros (RED) lleva más de 20 años evaluando rendimientos de la oleaginosa.

Por
Red de evaluación: herramienta clave para evaluar comportamiento de los híbridos según el lugar o lote donde se siembre.

Red de evaluación: herramienta clave para evaluar comportamiento de los híbridos según el lugar o lote donde se siembre.

19deNoviembrede2018a las09:19

La Red de evaluación se inició en tiempos cuando la soja resistente a glifosato (RR/RG) era incorporada al sistema productivo y la siembra directa comenzaba a difundirse masivamente en Argentina.

Hoy día la Red, con más de veinte años de presencia ininterrumpida, ha transitado los cambios de un sistema productivo en permanente evolución, con la incorporación de nuevos eventos biotecnológicos como las Sojas Tolerantes a Sulfonilureas (sojas STS) y la incorporación de resistencia a insectos lepidópteros (sojas IPRO), eventos que han sido incorporados en distinta medida en la permanente renovación de las variedades comerciales por los semilleros nacionales e internacionales.

Ver también: La soja rindió examen

Cambios tecnológicos

"En estos veinte años se han producido cambios tecnológicos muy importantes en la región sojera núcleo y, en particular, en el sur de Santa Fe. El recambio de variedades semitardías (Grupos de madurez V, VI y VII) por semiprecoces (III y IV) se produjo en muy poco tiempo, en una amplia superficie del área indicada", comentaron desde la EEA INTA Oliveros.

Hubo una suma de factores para que esto suceda, entre ellos desde la Red mencionan:

  • Una distribución de lluvias que ha favorecido a las variedades más precoces
  • La siembra directa que permitió una mejor captación y acumulación del agua de lluvia durante el barbecho para su posterior aprovechamiento por el cultivo
  • La aparición de las sojas resistentes a herbicidas que facilitaron, en un inicio, el control de malezas; la suplementación con nutrientes en forma directa o residual

En todos los años de la Red de INTA Oliveros, se implantaron en siembra de primera época, 230 sitios experimentales (ambientes), distribuidos en distintas localidades de todo el sur de Santa Fe, en campo de productores, sembrados en macro parcelas y utilizando su maquinaria.

En promedio en toda la historia de la Red se evaluó por campaña agrícola, un conjunto de 24 variedades comerciales de soja en 12 ambientes diferentes, variando entre 15 a 30 variedades y desde 8 hasta 16 ambientes según los años

Localidades donde se implantaron los 230 sitios experimentales en 20 años de la Red de evaluación de rendimiento de variedades de soja de la EEA INTA Oliveros.

Rindes evaluados

El rendimiento final del cultivo es el producto de la variedad sembrada, el ambiente donde se la implanta y la interacción entre ambos. El ambiente está definido por un conjunto de variables de suelo, clima y manejo que, al combinarse, brindan situaciones de ambientes distintos aunque se trate de lotes cercanos.

A lo largo de todos los años, los rendimientos obtenidos en la Red, oscilaron entre un mínimo de 2332 kg/ha y un máximo de 5141 kg/ha para las variedades, mientras que la variación de rendimiento entre el mínimo y máximo ambiente fue ampliamente superior, desde 1602 a 6186 kg/ha.

El rendimiento promedio de la Red, calculado para cada campaña agrícola como el rinde obtenido por todas las variedades de soja evaluadas en todos los ambientes, osciló entre 2600 a 4800 kg/ha, mostrando una tendencia creciente en el tiempo.

En el sigueinte gráfico se observa que, a lo largo de todos los años de la Red, las variedades de soja evaluadas en los ambientes allí explorados, mostraron un aumento de rendimiento promedio anual de 47 kg/ha. 

Evolución del rendimiento promedio del cultivo de soja evaluado en la RED EEA Oliveros, desde la campaña 1999/2000 a 2017/2018.

Conclusiones

La historia de veinte años de esta Red con las variedades de soja y en los ambientes aquí evaluados, nos estaría indicando que si bien es un desafío, es posible continuar con el aumento de la producción de este cultivo mediante la obtención de mayor rinde por unidad de superficie y no a expensas de mayor cantidad de hectáreas a sembrar.

Tanto el mejoramiento de las variedades comerciales como un “buen manejo del ambiente” siguen respondiendo en forma positiva, expresando el aumento buscado en el rendimiento final del cultivo.

Acceda al informe completo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo