El campo se sube al colectivo para promover las Buenas Prácticas Agrícolas

El Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Santa Fe impulsa la creación de una red de trabajo privada - estatal, para garantizar la sustentabilidad en la cadena de producción agropecuaria.

Por |
13deDiciembrede2018a las08:08

“Hacer las cosas bien… y poder demostrarlo” es la bandera que el Colegio de Ingenieros Agrónomos Santa Fe  porta en su compromiso de garantizar como profesionales agrarios las Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs), tal como lo manifestaron en el marco de la Campaña “El colectivo de las BPAS: camino hacia un futuro más sustentable”, que congregó a  90 personas el pasado viernes 7 de diciembre en el Acuario del Río Paraná en Rosario, con el fin de profesionalizar la actividad agropecuaria, poner en orden los sistemas y equilibrar los modelos productivos sustentables.

La ingeniera agrónoma Marcela Sibuet, coordinadora de la Comisión BPA, contó a Agrofy News: “Hace un año que decidimos llevar adelante esta campaña motivados por la falta de profesionalización que veíamos en la actividad productiva. El ingeniero no es reconocido en su labor de llevar al campo su conocimiento para hacer las cosas bien. Además, se sumó la demanda de ponerle salud a los alimentos. Y el tercer pilar es el mal uso de los recursos naturales, fundamentalmente el suelo. Ya no hablamos más de conservar, tenemos la Ley 10552 de Conservación, Uso y Manejo del Suelo, tenemos que hablar de procesos de recuperación”.  

La Campaña para la Sensibilización y Concientización para el conocimiento de las BPAs pretende generar conciencia en los actores directos de la actividad agropecuaria sobre la importancia de la implementación de las BPA, proveyendo información actualizada acerca de proyectos de ley, ejemplos de avances de implementación e iniciativas en marcha. Para ello se propone impulsar la creación de una red institucional de trabajo con todo tipo de organizaciones vinculadas a la actividad agropecuaria, privada y estatal, en la provincia de Santa Fe y elaborar diagnósticos locales preliminares acerca de la situación de la observancia de las BPAs en las diferentes cadenas productivas, e intentar detectar prioridades en el abordaje local de la problemática.

La vocera del Colegio de Ingenieros argumentó: “Es una campaña de sensibilización y concientización de qué son y para qué sirven las buenas prácticas agropecuarias, con el propósito de contarle a la sociedad que se pueden hacer las cosas bien. Comenzamos el 23 de marzo en Reconquista, una de las cuatro sedes que el Colegio tiene junto con Venado Tuerto, Santa Fe y Rosario. La segunda parada fue en Esperanza, cerca de la sede de la primera circunscripción, con presencia clave del Ministerio de la Producción de Santa Fe, cuya ministra Alicia Cicliani, exclamó asertivamente: ´Pusimos el tren sobre las vías´. También participó la Municipalidad, la Facultad de Agronomía y el INTA contándonos la sustentabilidad en la producción de leche”.

Las Buenas Prácticas Agropecuarias ( BPAs) se definen como “una manera adecuada de producir y procesar productos agropecuarios de modo que sus procesos cumplan con los requerimientos necesarios para una producción sana, segura y amigable con el ambiente. Así, las Buenas Prácticas Agropecuarias promueven que los productos agropecuarios no hagan daño a la salud humana y animal ni al ambiente; protegen la salud y la seguridad de los trabajadores; tienen en cuenta el buen uso y manejo de los insumos agropecuarios y el bienestar animal”, informó el Colegio.

Respecto a la polémica que se genera con la aplicación de fertilizantes y agroquímicos, el Colegio toma una postura neutral “representamos a los matriculados en todas las actividades que desarrollan, no vamos ni a favor ni en contra de un producto. No tenemos la mirada puesta en este hace las cosas bien o mal. Queremos revalorizar la figura del profesional de ingeniero agrónomo con una postura que defienda el suelo como herramienta de trabajo, y otra herramienta es la Ley de Aplicación de Fitosanitarios que queremos que se cumpla”, fundamentó la referente del Colegio.

En tanto, prosiguió explicando que los ingenieros agrónomos están nombrados en esa ley :“Somos los que damos las recetas y las indicaciones pero no somos responsables de las malas aplicaciones, tampoco de las malas prácticas de aplicación. La base de las Buenas Prácticas es cumplir la Ley 11273 para que la gente esté segura, se usen los productos que corresponden, en la medida que corresponden, con las herramientas habilitadas, con la capacitación de los operarios como corresponde.”

Asimismo, enfatizó la importancia de la Ley de Manejo del Suelo: “Si no tenemos suelos, los ingenieros no tenemos trabajo, entonces tenemos que entrar en el proceso de recuperarlo”, afirmó.

Cabe destacar que hay muy pocos casos donde aparece la figura del ingeniero agrónomo. Desde el punto de vista de Marcela: “El productor recurre al ingeniero agrónomo cuando por ejemplo tiene que hacer una receta, como si fuese un médico. Aunque esa receta es obligatoria por ley, o sea que en primera instancia no se está cumpliendo la ley. El ingeniero tiene que estar presente porque está citado en la ley y con su conocimiento es la persona que va a acompañar al productor y va a llevar adelante el proceso de implementación de buenas prácticas”.

Ingenieros protagonistas de las Buenas Prácticas

La coordinadora de la Comisión BPA indicó: “En gran porcentaje de los suelos de nuestra querida Pampa están invadidos por procesos de erosión de leves a resultados agravados. Hace una semana se lanzó el Observatorio Santafesino de Suelos donde se pone la problemática en conocimiento para que haya un ingeniero agrónomo como responsable de todas las actividades que se hacen con el suelo. A futuro se prevé que cada establecimiento tenga que llevar adelante un plan de manejo especializado por un ingeniero agrónomo en cuanto a todas las prácticas que se realizan para prevenir que los suelos se sigan erosionando o degradando”.  

Esta medida es un decreto de modificación para la ley donde se incluirán todas las prácticas que van a surgir del Observatorio de Suelos donde están implicados la Secretaría de Desarrollo Territorial, el INTA y las facultades UNR y UNL.

En lo concerniente al Colegio de Ingenieros Agrónomos, la entrevistada comentó “un proyecto que tenemos es implementar las buenas prácticas en todo el proceso de implementación de la cadena de producción de alimentos. Uno de los eslabones es la producción primaria, donde está el productor  el que le compra los insumos y el que vende lo producido”.

En esta última jornada se sumó el Ministerio de Salud, “quiere decir que las Buenas Prácticas han trascendido la esfera agronómica. Los tres pilares de la sustentabilidad: la productividad, la salud y la economía que marcan una línea transversal a las instituciones públicas y privadas. La presencia de la ministra Andrea Uboldi ha sido un acompañamiento y reafirmación de como tener los alimentos en cantidad y calidad, como protagonistas del proceso”, detalló.

En cuanto a la presencia femenina en el ámbito laboral, la ingeniera remarcó que visibilizando el trabajo no se discrimina entre un hombre y una mujer “por primera vez en 25 años que tiene el Colegio, en la segunda circunscripción hay una mujer presidenta. Hoy somos muy pares en cuanto a llevar la profesión adelante”.

Finalmente, concluyó “Esto es una primera etapa, y vamos por una segunda etapa de enseñanza y aprendizaje. Queremos incluir a los productores porque son ellos los que tienen que implementar las Buenas Prácticas. Queremos que en 2019 todos los actores de la cadena de producción podamos formar parte de un nodo de Buenas Prácticas en la provincia de Santa Fe”, auguró.

Temas en esta nota

Seguí leyendo