Baja en el precio del girasol: "No se debe a un capricho de la industria"

Al momento de la siembra el valor de la oleaginosa se encontraba en torno a los US$ 280, contra los US$ 220 que cotiza actualmente.

Por
Tres razones explican la baja en el precio.

Tres razones explican la baja en el precio.

01deMarzode2019a las16:20

En el marco del remate del primer lote de girasol que tuvo lugar en la Bolsa de Comercio de Rosario, uno de los temas centrales fue la fuerte caída que sufrió el precio para los productores en la actual campaña.

Al momento de la siembra el valor de la oleaginosa se encontraba en torno a los US$ 280, contra los US$ 220 que cotiza actualmente. Esta situación, en combinación con las inundaciones que afectaron a regiones productoras del norte, generó un fuerte malestar de los productores.

El Lic Jorge Ingaramo de Asagir destacó: "No se debe a un capricho de la industria". 

"Muchos productores dicen que hay cartelización de la demanda, y la realidad es que no puede haber más compradores. Hay una capacidad de molienda para 5,1 millones de toneladas, cuando se producen 3,5 millones de toneladas", agregó.

"La demostración de que sobran las plantas es que dos fuertes compradores de girasol ya no están en el mercado, como Molinos Rio de la Plata y Cargill, que no encontró escala en el negocio".

Ingaramo explicó que la caída en el precio que reciben los productores tuvo tres razones centrales:

  • La reducción de reintegros a la exportación
  • El regreso de las retenciones en septiembre
  • Una gran cosecha en Ucrania y Rusia

"Cuando se sembró no estábamos al tanto de la gran cosecha de Ucrania y Rusia, ya que todavía no se había sembrado allí", explicó.

En tanto, también señaló: "El precio del girasol es el precio del aceite, siendo el mayor competidor Ucrania". Dicho país tiene el 57% del mercado de aceite, mientras que Argentina representa el 8%.

"Debemos recuperar una posición que fuimos perdiendo en los mercados. Hace 20 años Ucrania no existía y nosotros eramos lideres", destacó Ingaramo.

"Tuvimos 8 años de retenciones y se cayó mucho la cultura girasolera", comentó el especialista de Asagir y agregó: "Los productores más jóvenes son sojeros y maiceros". Además, se sumó la soja RR y el maíz VT y eso en el girasol no pasó: "Necesitamos competir en el portafolio del productor. En los años secos el girasol se la banca mucho más que otros cultivos".

En la zona núcleo el girasol ya no está presente: "Debemos volver a tenerlo en zonas con riesgo de déficit hídrico. Es un cultivo que tiene menor riesgo agroeconómico. Con una inversión mucho menor que la del maíz, pero algo superior a la soja".

Ver también: Se pagó $13.000 en el remate de girasol

¿Cómo se forma el precio del girasol?

Ingaramo explicó que el girasol no tiene un mercado de referencia como Chicago. En este sentido, los precios de la oleaginosa se guian por los precios de Rotterdam, que es un mercado de importación de aceite de girasol.

 

En el caso argentino nuestra exportación compite con la Ucraniana, se guía por el precio del mar del norte. A eso debemos descontarle el diferencial de fletes, dado que Ucrania esta mucho más cerca de los mercados que nosotros. Además hay que agregarle todos los costos que tiene la Argentina.

Mercado del norte y del sur

El girasol que se cosecha en Chaco y en Santa Fe va a parar al mercado interno. Se cosecha en diciembre y se muele antes del 15 de marzo. Luego es el turno del sur, mayormente dedicado a la exportación, que son graneles que no se ebotellan y va directamente a las bodegas del barco.

"Son dos mercados diferentes, con dos tiempos diferentes y distinta estructura de costos. Por ello es muy difícil explicar un mercado con condicionantes completamente distintas".

"El mercado es bastante más transparente de lo que la gente dice", agregó Ingaramo.

La mayor cosecha de la última década

Desde Agroindustria destacaron el crecimiento de la cosecha en el remate del primer lote de girasol. Además prevén que la India comprará este año un mayor volumen de aceite de girasol.

El subsecretario de Mercados Agropecuarios de la Nación, Jesús Silveyra, se refirió a "los esfuerzos de la producción, el comercio y la industria en un año en que pese a la baja de los precios internacionales del aceite de girasol, se obtendrá la mayor producción de la última década, con una estimación por parte de la cartera agroindustrial nacional de 4 millones de toneladas, aunque aún falta mucho por cosechar".

"Venimos dando pequeños pasos en busca de mayor transparencia y competitividad, tanto en el mercado interno como internacional. La prohibición del plaguicida Diclorvos, por parte de Senasa, redujo la posibilidad de detectar residuos del mismo, tanto en la semilla como en el aceite, lo que funcionaba como una barrera para los mercados europeos", indicó Silveyra.

Y señaló: "Hoy ya se llevan declaradas para exportación casi 90 mil toneladas de semilla, generando competencia adicional, y los exportadores están trabajando la posibilidad de volver a vender a México".

Asimismo recordó que "la industria, desde el mes diciembre, reestableció su oferta compradora en el Mercado a Término, para posiciones sobre Rosario, que ayer cerraron en 235 dólares por tonelada. Por otra parte, en diálogo permanente con ASAGIR se reformuló el cálculo del FAS teórico publicado por la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, aclarando las confusiones respecto a la capacidad de pago del sector industrial. Por último el SIO Granos registra un volumen de operaciones declaradas mucho mayor al de la campaña anterior y en su Monitor se reflejan precios tanto para la zona de Rosario como de Bahía Blanca".

Temas en esta nota