CLIMA
Rosario
viernes 24
Estado clima
| 18°

Soleado

sábado 25
Estado clima
| 18°

Nublado parcial

domingo 26
Estado clima
10° | 19°

Nubosidad variable

Interes general

La sericultura: la actividad donde las mujeres hacen historia

Proyecto Seda es una alternativa laboral para las familias de bajos recursos que permite producir capullos de seda a muy bajo costo, con una cadena corta de comercialización.

Por Carina Labruna | Agrofy News

  • sericultura actividad donde mujeres hacen historia
    Hace 200 años que se crían gusanos de seda en Argentina.

Si bien la sericultura no es la actividad con la que más en contacto estamos los que frecuentamos el campo, en la Argentina hay alrededor de 400 productores de seda. Está orientada a la agricultura familiar, llevada a cabo principalmente por mujeres.

Hay emprendimientos de sericultura en las zonas de la Mesopotamia, La Pampa y Buenos Aires y noroeste. A nivel mundial, el líder en producción de seda es China, seguido por La República de la India, también principal consumidor de seda.

La demanda de seda y sus derivados supera ampliamente la oferta, por lo que los emprendimientos orientados a la sericultura surgen como una salida económica atractiva y rentable que no implica grandes inversiones y, además, no es contaminante con el medioambiente.

De esta manera surgió Proyecto Seda, un programa impulsado por el INTI, que busca contribuir a la reducción de la pobreza en varios países de Latinoamérica y el Caribe mediante el desarrollo de la sericultura sustentable.

En representación del programa dialogamos con Francisco Pescio, asistente regional AMBA del Programa Prohuerta (INTA/MSyDSN), que fue seleccionado para participar de capacitación en sericultura e industria de la seda, dictado por el Instituto Central de Investigación y Capacitación en Sericultura en India.

El ingeniero Pescio relató que el programa surgió en 2016 cuando la propuesta de trabajo fue seleccionada para recibir financiamento de la comunidad económica europea. También participa la FAUBA, el INTA, universidades de Ecuador, Brasil, Colombia, Mexico, Cuba e Italia. “Venimos trabajando hace 20 años con instituciones en el fortalecimiento de la actividad con dos diferentes enfoques, en extensión destinado a los productores y en investigación más aplicada”, expresó Pescio.

En referencia a ello, brindó un ejemplo: “En INTA estamos trabajando en caracterización de cultivares de morera, es lo que comen los gusanos de seda, y estamos empezando a producir estaca para que en agosto o septiembre se pueda distribuir a los productores; estamos produciendo mejoras en uvas para ampliar su capacidad para producir huevos de gusanos de seda. Desde el programa apoyamos a los productores brindándoles instancias de formación”

Proyecto Seda se propone trabajar con familias rurales o zonas periurbanas, trabajando la morera, que generalmente la llevan a cabo mujeres de bajo recursos, porque permite generar un ingreso considerable en poco tiempo, por lo cual se capacita a los productores en cuestiones técnicas para mejorar ese ingreso.

Pescio informó que la forma de trabajar en la Argentina es similar a lo propuesto en la India en materia de desarrollo de trabajo en pequeña escala y de agregado de valor. “En Latinoamérica le hemos dado mucho más valor a las producciones a gran escala pero esto es una producción artesanal y muy regional. No nos interesa hacer una industria porque los capullos producidos son rápidamente absorbidos por el nicho de mercado interno".

"Eventualmente tenemos algunos artesanos que exportan pero no nos interesa aportar a mercados de exportación de la seda cruda, como commoditie, ya que ese mercado lo maneja China pagando precios bajos y con altos estándares de calidad, una batalla que ni vale la pena anotarse”, ratificó.

Producción de seda en Argentina

Hace 200 años que se crían gusanos de seda en Argentina, con momentos históricos de mayor o menor auge.

La sericultura consiste en el cultivo de la morera, la cría del gusano de seda y la elaboración de productos con esa fibra. El gusano de seda es un lepidóptero, de la familia de las mariposas, que se destaca por su rápido crecimiento y su alimentación basada exclusivamente en hojas frescas de mora. En 45 días, aumenta 8.000 veces su tamaño y, al finalizar su ciclo como gusano, construye un capullo que está hecho de seda.

En muchos lugares, la seda se utiliza como un ingreso monetario rápido, se sacan capullos y se venden. En las zonas rurales, la sericulltura es distintiva ya que es difícil encontrar actividades que cumplan esos requisitos, el ciclo de los gusanos es muy corto y como no es alimentario es más fácil.  

Para producir seda, el técnico detalló que se necesita un lugar cerrado y algunas pequeñas instalaciones que pueden construirse con materiales reciclables como madera. Con un clima cálido y favorable, la cría de gusanos de seda constituye una ocupación permanente durante gran parte del año que, en general, se extiende desde el comienzo de la primavera en septiembre-octubre hasta inicios del otoño en abril.  

La participación es abierta y gratuita, no requiere de conocimientos previos y toda la información está actualizada en el facebook de Proyecto Seda

La sericultura con manos femeninas

Asimismo, Pescio describió que es una actividad doméstica, que se realiza cerca de donde se vive. A nivel mundial el 80 por ciento de las personas que crían gusanos de seda son mujeres, y según el punto de vista de Pescio “en las zonas rurales la llevan adelante las mujeres por su rol histórico: crían mejor que los hombres porque tienen más capacidad innata, son más cuidadosas y tienen mejor destreza manual”.

Como grandes ventajas productivas, el experto mencionó: “Queremos generar producciones con precios justos en toda la cadena y riqueza lo más local posible. Si eso se logra, para nosotros, como organismo tecnológico, ya es suficiente. No hay grandes inversiones intermediarias, con lo cual el productor no depende una gran cadena lo que lo convierte en una actividad rentable”.

El modelo internacional al que se mira es India; con una población de escasos recursos, en 60 años lograron alcanzar un mérito. Una gran diferencia es que los volúmenes que manejan están fuera de la escala argentina: en el país asiático hay 8 millones de personas que tienen un empleo vinculado directamente con la industria de la seda, de los cuales 500 mil son productores de capullos y el resto, artesanos, hilanderos y comerciantes. Ellos buscan desplazar a China realizando prendas, hay libre juego de mercado pero hay algunas reglas estatales evitando la intermediación desventajosa y les permite ganar plata en 30 días a las mujeres.

La iniciativa tendrá un lugar destacado en Emitex 2019, la exposición que reúne a todos los protagonistas de la industria textil, que se realizará del 9 al 11 de Abril de 2019 en el Centro Costa Salguero de Buenos Aires con el propósito de dar a conocer al público asistente los avances de su plan de trabajo. Durante los tres días de la exposición, el stand del proyecto contará con un espacio de charlas sobre producción primaria, transformación del material y aplicaciones innovadoras en seda.  

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro