Robocrop: la máquina que reemplazará a los recolectores de fruta

Lo diseñó una empresa surgida de la universidad británica de Plymouth. Hay un modelo que ya funciona, pero costó casi US$ 900.000 (unos $ 40 millones).

Por
27deMayode2019a las16:20

Robocrop. La empresa Fieldworks Robotics, surgida de la universidad británica de Plymouth, desarrolló un robot que “observa” frutas delicadas como frambuesas y las quita cuidadosamente a un ritmo que puede superar por mucho la labor humana y que los medios del Reino Unido ya creen que terminará por reemplazar a los recolectores de fruta humanos.

Según publicaron The Guardian, The Sun y The Times, el robot “pronto” podría estar recolectando hasta 25.000 bayas por día, 10.000 más que un trabajador humano.

El robot tiene 1,8 metros y consiste básicamente de un sistema de cámaras 3D, un brazo y una mano mecánicos montados sobre un sistema de movilidad con ruedas.Utiliza software de visión por computadora para identificar las bayas y sus “manos” tienen sensores de presión para no usar más que la fuerza indispensable para no dañar las frutas blandas al recogerlas.

Aunque ya fue presentado en sociedad, este “Robocrop”, como lo bautizó The Guardian, aún está en etapa de prueba. Costó unas 700.000 libras, el equivalente a casi US$ 900.000, o casi 40 millones de pesos argentinos.

Y hay que agregar que aún resta que avance en su “aprendizaje automático” (una forma de inteligencia artificial): hoy el proceso de elegir cada fruta, sacarla y ponerla en la canasta le toma un minuto.

Pero cuando opere a pleno, dicen sus desarrolladores, cada pinza tardará 10 segundos o menos para dejarla en una bandeja en la que la fruta se clasifica por madurez y queda lista para ser transportada a los supermercados. Y la versión final, que entraría en producción en 2020, tendrá cuatro pinzas que funcionarán en simultáneo. Y puede trabajar 20 horas sin descanso.

Leé tambien: Las AgTech argentinas buscan más vínculos con EEUU para dar un salto de escala

Además de las pruebas con frambuesas que se hicieron en un invernadero de la frutihortícola Hall Hunters en Gran Bretaña, se hicieron otras en China, con tomates y coliflor.

Los robots y el Brexit

Los medios británicos no sólo destacaron la particularidad del robot, sino que relacionaron su potencial con uno de los problemas que se vio agravado recientemente por el Brexit: a la fruticultura del Reino Unido le está costando encontrar mano de obra, sobre todo entre los productores de frutas blandas y manzanas.

Según The Guardian, los agricultores británicos pagan a los recolectores entre 1 y 2 libras por un kilogramo de frambuesas (entre $ 57 y $ 114); los desarrolladores de este “robocrop” pretenden poder alquilarlo a un costo más bajo.

Leé también: Convirtieron al riesgo del agro en oportunidad de inversión

 

Las granjas del Reino Unido que cultivan manzanas, bayas y cultivos de campo necesitan 70.000 trabajadores de temporada al año.

Temas en esta nota

Seguí leyendo