Entre Ríos firmó el decreto con nuevas distancias para aplicaciones fitosanitarias

El gobernador Gustavo Bordet firmó el decreto que regula las aplicaciones en zonas linderas a escuelas rurales. Además se prohibió el uso de pulverizadoras no autorizadas.

Por
02deAgostode2019a las06:48

El gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet firmó el Decreto N° 2239/19 que regula las aplicaciones de fitosanitarios. La medida era pedida por los productores agropecuarios tras el fallo de la Justicia que impedía realizar aplicaciones en 300 mil hectáreas.

Ver tambiénEntre Ríos: aseguran que la prohibición de fitosanitarios es peor que la 125

La normativa establece zonas de exclusión que llegan a los 500 metros y áreas de restricción hasta 3 mil metros. Además incorpora unidades centinelas y de control en escuelas rurales y agrotécnicas para la aplicación de plaguicidas y productos fitosanitarios.

Por su parte, el decreto prohíbe el uso de pulverizadoras no registradas. Los tratamientos deberán notificarse con 48 horas de anticipación a la autoridad de aplicación. Se precisó que de 0 a 100 metros no se podrá aplicar ningún producto en forma terrestre y de 0 a 500 metros ningún producto en forma aérea.

El decreto establece zonas de exclusión, donde no se podrán realizar aplicaciones en un radio de 100 metros para fumigaciones terrestres y 500 metros para aéreas desde el casco de la escuela. Luego incorpora áreas de restricción que prohíbe clase I y II de acuerdo a las distancias.

Distancias establecidas

  • De 100 metros en zona terrestre y hasta 500 metros no se pueden aplicar los productos de la clase 1A, 1B y 2, que son calificaciones toxicológicas del Senasa,
  • La zona aérea comprendida entre 500 metros y 3.000 metros no se puede aplicar 1A, 1B, y A 2.
  • En las zonas de prohibición de los productos 1A, 1B, y A 2, si se pueden aplicar productos grado 3 y 4.
  • Debe intervenir un ingeniero agronómo
  • La receta agronómica debe notificar al establecimiento, a la unidad centinela, con 48 horas de anticipación sobre la aplicación.
  • Fijarán cortinas forestales en cada una de las escuelas.
  • Se reempadronarán las máquinas aplicadoras para controlar que estén en condiciones.

En este sentido el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, comentó: “el reglamento implica un sistema de control que no se limita a distancias, sino que implica un sistema que pone en marcha distintos mecanismos para impedir casos de contacto entre el producto que se aplica y la persona humana”.

En cuanto a la función de los centinelas, el fiscal remarcó que esa unidad controlará que la aplicación se realice a contra turno en primer lugar. Es decir sin que haya actividad escolar en ese momento, que se realice fuera de las distancias de exclusión determinadas y que se aplique el producto habilitado para aplicar.

Ante una irregularidad o violación de la norma, la Policía tiene instrucciones de secuestrar e impedir el traslado incluso de cualquier máquina. “Lo que hay que evitar es el contacto con la persona humana”, aseguró el fiscal.

Temas en esta nota