La primera mujer en ponerle voz al Festival de Jesús María

Cecilia Segovia es locutora y profesora de danzas, ha creado y dirigido distintas agrupaciones folclóricas, y desde los 15 años de edad, relata jineteadas y conduce eventos criollos y costumbristas.

Por
A los 22 años logró llegar al anfiteatro José Hernández y hace más de diez años que está presente en el Festival de Doma y Folclore de Jesús María.

A los 22 años logró llegar al anfiteatro José Hernández y hace más de diez años que está presente en el Festival de Doma y Folclore de Jesús María.

29deOctubrede2019a las09:45

En el marco de los festejos de la semana de la Tradición, el Congreso de la Nación se vistió de "Gaucho" para reconocer la tradición en todas sus aristas. Tan es así, que días atrás se realizó el “Tercer Congreso Gaucho”, un Encuentro Costumbrista coordinado por Malena Berrueta y Manuel Allignani a favor de la conservación y difusión de usos y costumbres en todas sus disciplinas y diferentes escenarios: donde nace la tradición.

Además de la muestra de pintura, fotografía costumbrista, platería criolla, soguería, exposición de ponchos y rastras, también hubo charlas y cantos populares, entre otros atractivos.  

Considerando el lema del Congreso: “No solo se ha de amar la tradición, sino, lo que es más importante: se la ha de cultivar”, llama la atención la pasión y el aporte de Cecilia Segovia, quien fue reconocida en el segmento Mujeres de Tradición. Tan es así, que fue la primera relatora oficial del Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María, siendo la primera mujer en tener la responsabilidad de la arenga inicial en dos oportunidades.

Es locutora y profesora de danzas, ha creado y dirigido distintas agrupaciones folclóricas, y desde los 15 años de edad, relata jineteadas y conduce eventos criollos y costumbristas. Sobre este sentimiento y vocación unidos a la tradición argentina, en dialogo con Agrofy News, relató: “Soy nacida y criada en el campo, y fui a una escuela rural. Mi papá es jinete, y toda la vida nos dedicamos a la mansedumbre de los caballos. De hecho, actualmente es nuestro emprendimiento familiar: conjuntamente con mi papá Jorge y mi hermano Matías, estamos abocados a la doma de caballos”.

En la misma línea, resaltó: “Fue simplemente tomar un día la decisión de saltar el alambrado y empezar a pintar en palabras lo que uno vivía y sentía como propio, y también tratar de aportar lo propio a la construcción de la identidad nacional”.

Fue un largo camino, pero a los 22 años logró llegar al anfiteatro José Hernández y hace más de diez años que está presente en el Festival de Doma y Folclore de Jesús María. “Sin lugar a dudas, me abrió la puerta a otros lugares del país. Vamos de a poquito todos los días. Hoy, estar presente en el Tercer Congreso Gaucho y con la conducción de toda la jornada, realmente es una oportunidad muy grande y un regalo de la vida, así que estoy muy agradecida”, comentó con mucho orgullo.

En el segmento “Mujeres de la Tradición”, también fueron reconocidas: Yanina Davico -Doma Criollos; Cintia Siri – Apadrinadora; Fanny Margueliche -Tropillera, y Silvina Casadedio -Doma para Polo.

Al respecto, Segovia añadió: “Entre nosotras podríamos haber organizado una jineteada porque estaba la apadrinadora, la domadora, la tropillera y yo, con la palabra. Fue una tranquera que costó mucho saltar, tuvo que haber mujeres que se animaran para que nosotros pudiéramos seguir abriendo la huella, y es nuestra responsabilidad hacer las cosas con compromiso para que las nuevas generaciones también puedan asumir estos roles”, y aseguró: “Ya no se trata de una cuestión de hombres, sino de todos, porque la identidad nos pertenece a todos”.

En su cuenta de Instagram compartió: “Trabaja duro, con respeto, con confianza, con amor, y llegarás a cumplir tus sueños (…) Volví al pago con el corazón lleno y la certeza de que la huella que elegí hace más de 15 años es la que nutre mi alma: defender y promover la identidad Nacional. Orgullosamente Argentina”.

¿Qué implicó saltar el alambrado y abrir la tranquera?

Ante esta pregunta, respondió: “Fue raro”, y recordó: “Me ha pasado a los 15 años, ir a una jineteada, saludar y que después me tuvieran todo el día al costado de un escenario sin poder soltar palabras. Eso por suerte con los años ha ido cambiando”.

Frente a estos obstáculos del pasado, reflexionó y de una u otra manera dejó un mensaje para que más mujeres se animen a concretar sus sueños: “A fuerza de mi constancia, de querer estar, ser, y de ganarme un nombre. Creo que lo único que nos llevamos y que vamos a dejar es el recuerdo de quienes fuimos, y cuando las cosas se hacen con amor y con verdadero compromiso, sentimiento, y orgullo, tarde o temprano todo llega”.

Segovia aseguró a Agrofy News que se siente “una privilegiada”. Con su femineidad en la voz y en los detalles, ha estado en la arena de Palermo, en la Fiesta del Talar, y en desfiles tradicionalistas, jineteadas y fiestas criollas, encuentros de payadores y peñas folclóricas en distintos puntos del país. Siempre gustosa de nutrirse con aspectos propios del regionalismo cultural de nuestra Nación.

Aunque reconoció que queda mucho por camino por recorrer, manifestó que “el ejemplo de que se puede le está dando la oportunidad a muchas chicas que, gracias a que una llegó a Jesús María, hoy se animan a enfrentar el relato de una jornada de jineteada, así como me pone muy contenta que haya muchas relatoras a lo largo y ancho del país”.

En el último tiempo, descubrió el gusto por el diseño, y así nació La Segovia: vestidos típicos, indumentaria para danza folklórica, reinas y novias con estilo bien argentino. Diseños personalizados con herencia Gaucha. A través de sus vestidos de paisana también se puede narrar la historia, es por eso que acompaña a las Señoritas que representan a la Argentina en certámenes internacionales de belleza, logrando que sus trajes típicos recorran el mundo.

Temas en esta nota

Cargando...