Inteligencia de cultivos, nanotecnología y bioinsumos: una muestra de la agricultura del futuro

Con una sola aplicación se podría llegar a cubrir las necesidades de protección y nutrición de los cultivos.

Por |
La agricultura del futuro exige un enfoque sustentable, desde el punto de vista social, económico y ambiental.

La agricultura del futuro exige un enfoque sustentable, desde el punto de vista social, económico y ambiental.

12deFebrerode2020a las06:50

Visitar el centro de tecnología que comparten YPF y el Conicet (Y-Tec) permite obtener una muestra de la agricultura del futuro.

En Y-Tec se conjugan diversas diciplinas cientificas bajo un objetivo claro: encontrar soluciones que estén alineadas a las necesidades del productor en el campo del futuro, con un enfoque sustentable.

"Más allá de las necesidades puntuales que puede haber hoy, estamos pensando en las necesidades del agro de acá a 2 décadas", contó Walter Vargas, investigador del Conicet en Y-Tec. "Debemos estar preparados para ese momento porque los desarrollos no son de un día para el otro", agregó.

Los desafíos que enfrenta la agricultura van desde el calentamiento global hasta los cambios en los hábitos de consumo, que adoptan un enfoque más sustentable y consciente.

En este sentido, uno de los conceptos que abordan en Y-Tec es el de "nutritional Intelligence", que se basa en estudiar la interacción que hay entre lo que comemos y el impacto que tiene en nuestro bienestar. La idea es trasladar este aprendizaje a las plantas, para comprender de manera integral a cada cultivo: "Podemos imaginar un escenario en donde un productor haga un único tratamiento a la hora de la siembra y ya tenga la nutrición y la protección que necesita".

Además, el objetivo también es abordar a la sustentabilidad desde un punto de vista social, económico y ambiental. Esto tiene que ver con la optimización en el uso de productos y bioproductos que pueden reemplazar a los quimicos. O incluso combinar ambas estrategias.

Juan Soria, Gerente de Investigación y Desarrollo de Y-Tec, agrega que es clave tener la inteligencia de qué necesita el cultivo para darlo en la dosis justa y en el momento adecuado.

PILARES DE Y-TEC PARA EL AGRO

Las dos ramas principales de investigación dentro de Y-Tec tienen que ver con dos grupos:

 - Protección vegetal

 - Nutrición de cultivos

Protección

Dentro de la rama protección de cultivos, las investigaciones se enfocan en la aplicación de nanotecnología a herbicidas y fungicidas.

"Son proyectos con tecnologías disruptivas que hacen más eficiente el uso y reducen la dosis de fitosanitarios, con nuevas formulaciones que generan un impacto mayor sobre la maleza y ", explicó en diálogo con Agrofy News el Ing. Agrónomo Sebastián Reinoso, del sector de I+D para Agro en Y-Tec.

Para los fungicidas también se encuentran trabajando en soluciones biológicas y se investiga la posibilidad de "energizantes" para fitosanitarios, con moleculas naturales que permitan potenciar el efecto del herbicida.

De hecho, en Y-Tec se desarrolló Y-Terra Pack Soja, que con un tratamiento sobre la semilla ofrece protección hasta la cosecha. 

Y-Terra Pack Soja también actua como fertilizante: "Tiene una doble acción dentro de los dos pilares de la plataforma Y-Tec".

En tanto, se encuentra en desarrollo Y-Terra con aplicación foliar, un biofungicida complementario al tratamiento de semilla que mantiene activo el sistema defensivo de la planta.

También se estudian bioinsecticidas para granos en poscosecha y la posibilidad de tratamientos físicos, para controlar patógenos sin ninguna aplicación.

Nutrición

En cuanto a la nutrición de cultivos, se busca que los fertilizantes tengan una mayor eficiencia, teniendo en cuenta que apenas un 30% de lo que se aplica llega a ser aprovechado por la planta: "Buscamos copiar el requerimiento del cutlivos, algo que vaya liberando de manera controlada los nutrientes".

Otra linea de investigación tiene que ver con los biosensores, algo que está en una etapa incipiente y recién figura en papers. Consiste en comprender mejor a la rizosfera, una zona de interacción única y dinámica entre raíces de plantas y microorganismos del suelo, para codificar las señales y entender cómo la planta refiere nutrientes y se los pide al suelo.

Estos biosensores permitirían tener dentro de la capsula de los fertilizantes componentes que detecten cuándo la planta requiere nutrientes.

También es importante el tamaño de las particulas, y aquí aparecen los nanofertilizantes: "Uno puede tener supereficiencia en fertilización y controlar los nutrientes de una manera más especifica".

Por último, complementando las dos primeras lineas (protección vegetal y nutrición de cultivos) es interesante entender al fertilizante como un vehículo de los microorganismos: "Se podrían acompañar a los fertilizantes con distintos compuestos microbionanos". Todo junto, una muestra del agro del futuro.

Temas en esta nota