Reutilizan harina para prolongar la vida útil del maní envasado

Científicos de Córdoba investigaron que un subproducto del maní permitía preservar la calidad y el sabor una vez almacenado. Este descubrimiento representa disminuir el uso de prácticas contaminantes.

Por
18deFebrerode2020a las11:01

El maní es un cultivo que la mayor parte de su producción se encuentra en Córdoba. De esta manera se volvió en un alimento característico y que va ganando su lugar en la mesa de los argentinos.

En pos de potenciar la industria del maní, científicos del Conicet en Córdoba investigaron cómo prolongar la vida útil del maní envasado. En este trabajo emplearon un recubrimiento basado en una harina que se elabora a partir de un subproducto de la industria del maní. Los especialistas señalaron que hasta ahora ese elemento servía solo para alimentar a los animales. 

De esta manera, detallaron que este subproducto permite conservar la calidad y el sabor  a través de un método amigable. Cabe destacar que en la actualidad para cumplir con este objetivo se utilizan envases sintéticos con baja permeabilidad al oxígeno y además se envasa al vacío. 

Ver también: El maní argentino quiere ser más que un snack

“Demostramos que las coberturas comestibles a base de harina de maní son una alternativa natural, amigable con el medio ambiente y de bajo costo para prolongar la estabilidad de los granos de maní y así disminuir el uso de materiales sintéticos”, afirmó a la Agencia CyTA-Leloir la primera autora del estudio, María Paula Martín becaria posdoctoral del CONICET.

Los investigadores llevaron a cabo recubrimientos a base de harina de maní desengrasada, que es un subproducto obtenido por el prensado de los granos de maní para la generación de aceite. “Este material se destina principalmente a la alimentación animal”, explicó Martín. Además, se destacó que esto puede agregar valor a la industria del maní.

Según detalla la CyTA, los investigadores colocarones, muestras de maní sin recubrir envasado en bolsas común otras con el recubrimiento natural también envasado en bolsas comunes y el resto sin recubrir pero envasadas en un envase sintético impermeable. Las muestras fueron almacenadas durante 180 días en un horno de circulación forzada en condiciones de oxidación acelerada a 40°C.

Los resultado arrojaron que el recubrimiento de harina de maní desgrasada protegió mejor a los granos frente al oxígeno, por lo que preservó sus niveles de vitamina E y otros atributos durante ese período. Otro beneficio fue que retrasó la aparición de sustancias de “oxidación lipídica”, que produce sabores poco agradables.

“Otra ventaja es que el recubrimiento a base de harina aplicado sobre maní tostado disminuye la contaminación cruzada por distintos alérgenos en las líneas de producción durante el procesado”, destacó Martín.

Los investigadores detallaron que solo se probó a escala de laboratorio. “Sin embargo, los procesos han sido así planeados para ser replicados a escala piloto”, anticipó la científica. Y confió que ya existen industrias interesadas en aplicar esta estrategia.

Temas en esta nota