Siembra aérea: nació con la siembra directa y hoy es una buena opción para combatir malezas

Con aproximadamente 500 mil hectáreas pronosticadas para 2020, la siembra aérea se posiciona como la opción más competitiva a la hora de elegir cómo controlar las malezas y lograr mejores rindes.

Por
Siembra aérea: nació con la siembra directa y hoy es una buena opción para combatir malezas
23deAbrilde2020a las08:36

"La siembra aérea comenzó en 1980, de la mano de la siembra directa en el sur de Santa Fe”, cuenta la Ingeniera Agrónoma y piloto Virginia Zarantonello en una entrevista con la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FeArCa).

"En mi zona (sur de Santa Fe), se siembra principalmente avena, centeno, cebada, raygrass y tréboles aunque últimamente se están incorporando otras semillas como triticale, vicia villosa y sativa”, explicó Zarantonello. Este tipo de siembra se realiza tanto sobre soja o maíz en pie, próximos a cosecharse, para los Cultivos de Cobertura y sobre lotes sin cultivos para la siembra de pasturas.

El uso del avión como parte de la tecnología para sembrar se incrementó en un 40% en la actual campaña con aproximadamente 500 mil hectáreas implantadas.

"Esta tecnología no sólo es destinada para cosecha sino también para la utilización de un cultivo de cobertura que sirve para el control de malezas lo que implica que además se utilice menos herbicidas", destacan desde FeArCa.

Ver también: Las ventajas de los cultivos de cobertura

El piloto aplicador e instructor de vuelo Carlos Careaga de la empresa Aerofumigaciones Don Alejandro, opinó que “la siembra aérea es una actividad apasionante".

"Sembrar con avión se volvió una actividad de mayor atención y precisión". La empresa, radicada en Coronel Bogado, Santa Fe, siembra unas tres mil hectáreas al año en las zonas de Pergamino, San Nicolás, Ramallo, pertenecientes a la provincia de Buenos Aires y Malbrán y Guardia Escolta que corresponden a Santiago del Estero.

“Va mucho más allá de la ganancia que el cultivo posterior nos deja, se está hablando de cómo hacer una cama para el próximo cultivo y así usarlo de barbecho y tratar de controlar malezas que suelen aparecer cuando esta cama de siembra queda vacía”, explicó Carlos.

"Esta práctica hace que los suelos sean menos erosionados; además de que se puede ingresar al lote bajo cualquier circunstancia o condición lo que nos da la posibilidad de realizar la labor en el momento que el productor lo necesite, lo disponga o lo vea conveniente”, agrega.

Ver también: Una región lidera el ranking de siembra de cultivos de servicio

“Los Cultivos de Cobertura (CC) se siembran cuando el cultivo estival aún en pie, entrando al lote más temprano", destaca Virginia en referencia a que esto brinda una notable ventaja sobre las malezas que nacerán a futuro.

Por otro lado, en sistemas ganaderos permite ganar uno o dos meses con esta siembra anticipada y el forraje está disponible mucho antes para su consumo.

"Hay una mayor eficiencia debido al tiempo que insume realizar la siembra aérea ya que es mucho más rápido y se puede sembrar grandes extensiones en un tiempo mínimo". Con la siembra aérea se puede sembrar en lotes bajos con exceso de agua, lotes que quizá perderían la capacidad de producir un forraje de calidad para el ganado por no poder entrar a sembrarlo en tiempo y forma.

Actualmente, el productor busca por todos los medios el control de malezas difíciles con la mayor efectividad y el menor costo posible y es ahí en donde entran en juego los distintos CC que, adaptándolos a las necesidades particularidades de cada lote, traen además infinidad de ventajas como mejorar la infiltración del agua, reducir la erosión eólica e hídrica, incorporar materia seca y nutrientes al sistema, generar macroporosidad y reducir el ascenso de sales.

Temas en esta nota

Seguí leyendo