Habrá que tener en cuenta un paso clave para evitar ataques de la "gallinita ciega" en trigo

Investigadores del INTA Oliveros señalaron que es importante detectar insectos que están bajo la superficie del suelo. De esta manera se pueden prevenir futuros ataques.

Por
24deAbrilde2020a las12:57

A la hora de planificar la siembra es importante recorrer el lote y detectar si hay presencia de insectos bajo la superficie del suelo. Desde el INTA Oliveros señalaron que esta paso es clave ya que evita futuros ataques de insectos, como el gusano blanco o también llamado “gallinita ciega”.

Estos insectos afectan al trigo y si no se toman decisiones de forma temprana puede ser tarde para un control efectivo. El gusano blanco es la larva del coleóptero denominado científicamente Diloboderus abderus.

La presencia de estos insectos disminuyó en los últimos años, señalaron desde el INTA pero destacaron que siguen habiendo casos. Estas poblaciones se mantienen bajo la superficie y cerca de agosto comienzan a notarse los ataques con mayor intensidad, siendo tarde para un control.

“El trigo no es el único alimento de los “gusanos blancos”, ya que se ha comprobado el consumo abundante de rastrojos de cultivos antecesores que realizan alrededor de la entrada a su galería especialmente de trigo-soja”, señalaron desde el INTA. Por este motivo los técniso elaboraron recomendaciones para minimizar los daños.

Detectar la presencia de “gusanos blancos” 

Se recomienda revisar los lotes donde se hayan observado daños en cultivos de maíz o trigo durante los años precedentes (especialmente el último). Si no se cuenta con el registro se aconseja  recorrer primero aquellos lotes que presentan estas condiciones:

  • Muy pocos años de agricultura después de pastura perenne.
  • Siembra directa continua después de pastura.
  • Varios años de siembra directa con secuencia de cultivos soja/trigo-soja. 
  • Siembra directa con secuencia trigo-soja durante 2 o más ciclos. Para estar seguros, lo mejor es tener el diagnóstico de todos los lotes.

Evaluar la población en los lotes

Desde el INTA señalaron que aconseja hacer más de 10 pozos con pala (25 x 50 cm en superficie y 30 cm en profundidad) en sitios bien distribuidos. Los “gusanos blancos” se presentan agrupados (en “manchones”) y son más abundantes donde hay gramíneas naturales (“cebadilla”, “raigrás”, “avena fatua”). 

“Esta tarea debe hacerse antes de la siembra con el tiempo suficiente para tomar la decisión de control, pero no demasiado anticipada con respecto a la fecha de siembra prevista del trigo”, señalaron los técnicos. 

La identificación de larvas 

En esta ocasión, los técnicos del INTA señalaron que este paso es imprescindible para diferenciar el “bicho torito” del resto de las especies. “Existe una clave que utiliza las setas o “pelos” de la cabeza y el raster (último segmento del abdomen) para diferenciar las especies utilizando una lupa de más de 10 aumentos”, describe el informe. 

Umbral de tratamiento para decidir uso de insecticidas

Según los datos aportados, cuando se encuentren más de 4 larvas de “bicho torito” por metro cuadrado en promedio del lote, se puede recurrir al control químico. “En lotes con una población superior a los 20 larvas de “bicho torito” promedio por metro cuadrado, se sugiere evitar la siembra de trigo y destinar esa superficie a un cultivo de verano”, aconsejaron desde el INTA.

En los ensayos llevados a cabo por la estación experimental se llegó a la conclusión de que la mortalidad es relativamente baja e inferior a la considerada eficaz (80 %).

El control con insecticidas 

Una práctica que resultó efectiva fue el tratamiento de semillas con insecticidas inscriptos. “Esta aplicación es de bajo impacto sobre los enemigos naturales y demás organismos en el suelo”, aclararon desde el ITNA.

Por su parte, señalaron que el uso de insecticidas en superficie por aspersión en cobertura total, pulverización antes de la siembra o en postemergencia del cultivo, han presentado resultados erráticos en mortalidad.

Cuando la primavera es lluviosa

Cuando los suelos se encuentran con buena humedad, se generan las condiciones óptimas para el desarrollo del hongo llamado Cordiceps sp y provoca la mortalidad de las larvas al final del tercer estadio. “Este suceso contribuye a disminuir la población de adultos en ese lote”, explicaron los técnicos.

Temas en esta nota