Cómo utilizar insectos aliados para controlar plagas en algodón

Un trabajo del INTA especifica que los predadores y parásitos tiene un rol destacado en el control biológico del cultivo. Recomienda favorecer los ambientes de monte para un mayor beneficio.

Por
Cómo utilizar insectos aliados para controlar plagas en algodón
25deJuniode2020a las09:14

Un estudio realizado por INTA destacó que hay insectos que son aliados del algodón y permiten controlar la plagas. De esta manera, surge un nuevo enfoque para la protección de este cultivo con un criterio ecológico y económico.

Para Mario Mondino, investigador del INTA Santiago del Estero, el control biológico es un método de manejo integrado de plagas de gran potencial en el cultivo del algodón. “Emplear predadores y parasitoides pueden evitar que una población de plagas alcance niveles de tratamiento y representa un control más barato, eficiente y sustentable que el proporcionado por los insecticidas”, aseguró.

Ver también: Campo: 31 cadenas agroalimentarias generan más de 2 millones de puestos de trabajo

El especialista señaló que la mayoría de los insectos plaga del algodón tienen sus enemigos naturales. Señaló que pueden ser pocos conocidos pero que cumplen un rol fundamental.

“No reconocen el valor económico y ambiental de estos agentes biológicos y priorizan la detección temprana de las especies plagas a fin de tomar medidas fitosanitarias que impidan un daño económico”, agregó el técnico.

Ver también: El algodón gana terreno en Santa Fe y está arrojando muy buenos resultados en esta campaña

Mondino destacó el rol que cumplen las vaquitas, crisopas, chinches, moscas, avispas y arañas, entre otros tantos, en el control de plagas del algodón. En este sentido, señaló que es importante la presencia de montes y otras vegetaciones arbustivas.

“Estas plantas nativas o implantadas, protegen y nutren a los insectos útiles con polen y néctar y permiten el aumento de su población en forma natural”, indicó. El especialista indicó que existen más de 600 géneros de 45 familias de artrópodos depredadores en cultivos de algodón del mundo. 

Los parasitoides pueden ser especialistas en una sola especie huésped o en varias especies relacionadas, o bien pueden ser generalistas, atacando muchos tipos de huéspedes. “Por lo general, atacan a insectos más grandes que ellos, colocando sus huevos interna o externamente sobre sus cuerpos, de las que sus larvas al nacer se comen la mayoría o la totalidad de sus anfitriones”, explicó el especialista.

Predadores

Desde el INTA señalaron que, entre los predadores de mayor presencia, se destacan las vaquitas o mariquitas. “En la Argentina sólo se encuentran 125 especies y en su ciclo de vida, cada uno de estos insectos pueden comer entre 1.000 y 2.400 pulgones”, aseguraron desde el INTA.

Por su parte, entre los de menor presencia se ubican las moscas con un gran potencial como depredadores voraces de pulgones. También se alimentan de trips, moscas blancas y psílidos. 

Las chinches asesinas pueden capturar presas de mayor tamaño como orugas grandes y gorgojos adultos, así como insectos benéficos. Además, las avispas prefieren alimentarse de las orugas de lepidópteros (gusanos cortadores y orugas capulleras), pero también consumen moscas y larvas de escarabajos.

Temas en esta nota

Seguí leyendo