Estados Unidos vs China: la "guerra del discurso" que impacta sobre el precio de la soja y el maíz

"Los enfrentamientos van a ser del discurso y de las ideas, pero intentando salvaguardar las relaciones comerciales", anticipa un especialista en asuntos chinos.

Por |
Estados Unidos vs China: la "guerra del discurso" que impacta sobre el precio de la soja y el maíz
21deJuliode2020a las06:30

El mercado de granos sigue de cerca la relación entre China y Estados Unidos, siendo ambas potencias socios comerciales estratégicos y sumamente interdependientes.

En los últimos días hubo importantes compras de soja y maíz desde China, que lograron sostener los precios de los commodities agrícolas en el mercado de referencia pese a la expectativa de una importante cosecha estadounidense en la campaña 2020/21 y la crisis derivada por la pandemia de coronavirus.

Estados Unidos vs China

Para conocer sobre la relación entre ambos países, Agrofy News dialogó con Cristian Inderkumer, asesor en asuntos chinos y director de investigaciones en la Asociación para la Cooperación Argentino- China (ACCACh): "Es una 'guerra del discurso', de la información, de la retórica pública", describe y al mismo tiempo agrega: "Se necesitan mutuamente".

Se suma que el 2020 es un año de mucha tensión, que se potencia con un personaje como Donald Trump en Estados Unidos, uno de los países más alcanzados por la pandemia de coronavirus.

Aristas del conflicto

Inderkumer analiza que hay diferentes aristas que se deben tener en cuenta al analizar la relación de Estados Unidos y China, ya que son varios los focos de tensión que están en el medio. Se destaca el estrecho de Taiwán, en donde hay movimientos militares; el Mar de la China Meridional, por la expansión geopolítica a través de las Islas Paracels y las Islas Spratly; el conflicto "humanitario" en el oeste de China, en donde Trump acusó que se violan derechos humanos; y el tema Hong Kong, en donde hay manifestaciones en contra de la Ley de Seguridad Nacional.

También el gigante asiático está recibiendo numerosas acusaciones por ocultar información sobre el origen del Covid-19: "China está a la defensiva, tiene temor de perder aliados y mercados a nivel mundial". Este marco motivó, entre otras cosas, a avanzar en el proyecto La Franja y la Ruta, con el que buscan generar nuevas conexiones.

Ahora, a nivel comercial, lo positivo es que están en la Fase 1 del acuerdo comercial que se firmó a finales de 2019: "China tiene un compromiso de compra anual que debe cumplir", destacó el especialista de ACCACh. De hecho, durante la última semana el país asiático realizó la mayor compra diaria de maíz de la que se tenga registro.

"El Gobierno (chino) le ha pedido a las empresas estatales que le compren a los Estados Unidos", agregó. En este sentido, la estrategia de Trump se ser "agresivo" para rendirle frutos para que se aceleren las compras de bienes agrícolas.

La tendencia además muestra un gran crecimiento en el consumo de proteínas de la población china, que alcanzó los 40 kg de cerdo, 11 kg de carne aviar y entre 5 y 7 kg de bovina por habitante al año. Las compras de carne de China "crecieron exponencialmente y en el oeste de China tienen mucho deseo de incrementar sus ingresos", explica Inderkumer.

La población del oeste tiene deseo de participar en el desarrollo que logró el este, la zona de las ciudades costeras al Pacifico, como Shangai y Pekin. En este sentido, “la demanda va a seguir estando".

Estos factores demuestran que ambos países deberán estar preparados para las "rispideces", aunque también aparece una oportunidad para los países de América del Sur para aprovechar esta mayor demanda y el eventual desajuste en la oferta que puede generar una escalada en el conflicto.

Ver también: ¿Factor alcista? Brasil se queda sin soja y China debe seguir comprando

Entre China y Estados Unidos una relación que dificilmente se corte. De hecho, a modo de ejemplo, el país asiático es el segundo mayor tenedor de bonos norteamericanos, detrás de Japón. Esta relación demuestra el por qué, pese a la creciente tensión, hay compras récord de productos agrícolas con el objetivo de cumplir la Fase 1 del acuerdo y de saciar la demanda interna.

Inderkumer agrega que se suma el temor de que se puedan cortar las cadenas de suministros globales, lo que podría impactar en la seguridad alimentaria: "El tema (de la seguridad) es muy fuerte para China. No es casualidad que estén comprando tanto". En la cultura asiática hay un fuerte concepto detrás de la seguridad, que se extrapola a diferentes temas. A modo de ejemplo, a los 25 años los jóvenes ya tienen que estar casados y con seguridad financiera.

Se suma que el 2020 es un año clave por la elección de Trump, y que la política exterior de China se basa en lo que pasa con Estados Unidos: "La interdependencia es muy grande". Más allá de la fuerte retórica, el especialista advierte que termina triunfando el pragmatismo de la sociedad china. "Diferencian lo que es el discurso y la retórica, y van a las cuestiones comerciales.

"Se necesitan mutuamente como parte de la coevolución. No comparten intereses, pero deben adaptar sus relaciones. Una guerra comercial no le hace bien a nadie", agrega.

Esto obliga a realizar una correcta lectura al momento de analizar los discursos, sobre todo de Trump, en un año marcado por los "enfrentamientos del Siglo XXI". "Los enfrentamientos van a ser del discurso y de las ideas, pero intentando salvaguardar las relaciones comerciales", más allá de que los personajes demuestran una gran volatilidad.

Temas en esta nota

Seguí leyendo