Las principales enfermedades de trigo a tener en cuenta

Desde el INTA Paraná detallaron cuáles son las enfermedades a monitorear.

Por
Las principales enfermedades de trigo a tener en cuenta
06deAgostode2020a las10:31

El trigo ya completó la siembra en un gran porcentaje del área destinada a la implantación del cultivo. Según los últimos reportes de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, la provincia implantó 460.000 hectáreas.

El cultivo de invierno ya da los primeros pasos y es importante estar atento a la aparición de enfermedades foliares. Desde el INTA señalaron que el trigo se ve afectado principalmente por las royas y la mancha amarilla. 

Para evitar que suceda una epifitia, que es cuando una enfermedad afecta significativamente un gran número de plantas, en un tiempo relativamente corto en un área extensa (región, país o continente); se recomienda seguir de cerca y monitorear el lote. “La enfermedad es el resultado de la interacción entre el patógeno (hongo), el huésped susceptible (trigo) y el ambiente (fundamentalmente temperatura y humedad)”, explicaron desde el INTA.

Para que se desarrollen estas enfermedades es importante que se den ciertas condiciones. En el caso de la roya de la hoja o anaranjada se requieren temperaturas entre 15° y 20°C.

Ver también: Sanidad, nutrición y elección de variedades

Por su parte, para que se desarrolle epifitias en roya estriada o amarilla se deben dar temperaturas entre 10° y 15°C. “Sin embargo, hay razas actuales adaptadas a climas cálidos”, explicaron desde INTA.

En el caso de la roya del tallo o negra, se requieren temperaturas relativamente más elevadas (25° a 30°C). Desde el INTA explicaron que por este motivo suele aparecer al final del ciclo del cultivo entre septiembre y octubre.

Además, de las temperaturas se necesita otro factor importante, que es el mojado foliar. Este puede ser por rocío, lloviznas o lluvias, pero debe durar como mínimo 6 horas.

En lo que respecta a mancha amarilla, esta enfermedad es producida por un hongo que a diferencia de las royas es necrotrófico (se nutre de células muertas). Para que se desarrolle se requieren temperaturas moderadas al comienzo del invierno (19° a 22°C). Cabe destacar que el patógeno sobrevive en el rastrojo y la semilla.

Rendimiento del cultivo

Desde el INTA Paraná señalaron que la roya de la hoja fue la más frecuente en Argentina hasta 2016. “Sus efectos sobre el rendimiento suelen ser moderados o graves en cultivares susceptibles, pudiendo ocasionar pérdidas próximas al 50%”, explicó la ingeniera agrónoma Norma Formento.

Por su parte, la roya amarilla puede causar 10% a 70% de pérdidas cuando ocurre en forma temprana y se desarrolla durante todo el ciclo del cultivo de los cultivares susceptibles. “La mancha amarilla produce pérdidas del rendimiento que oscilan entre 10% y 20%.”, señalaron desde el INTA.

Existen diferentes prácticas que permiten mitigar la aparición de las enfermedades. Para evitar importantes daños es necesario conocer el perfil sanitario del cultivar sembrado.

Por otra parte, es necesario un monitoreo semanal bien realizado, ya que previene tener sorpresas. Desde el INTA señalaron que cuando el cultivar es de reconocida susceptibilidad, es necesario intervenir con fungicidas. “Con presencia de roya, la aplicación más temprana será a fin de macollaje/inicio de encañazón con la finalidad de reducir el inóculo”, aseguraron.

En este sentido, explicaron que, si se interviene en estos estados del cultivo, existe alta probabilidad que se necesitará otra aplicación en etapas posteriores. Por otra parte, las royas tienen aceptable control con fungicidas, los que presentan alta eficacia. “Sin embargo, los triazoles podrían manifestar una reducción en el porcentaje de control”, explicaron.

Otra sugerencia para la mancha amarilla es la rotación de cultivos, generando una menor cantidad de rastrojo de trigo en superficie. También es necesario un análisis sanitario de la semilla y tratamiento de semilla con fungicidas químicos y biológicos.

Temas en esta nota

Cargando...