Los bioinsumos empiezan a jugar fuerte en las decisiones agronómicas

Con la inocuidad y la innovación como bandera, los desarrollos biológicos ganan terreno a nivel global.

Por |
10deSeptiembrede2020a las13:10

Agro Advance Tecnology es una empresa argentina y catalogada como una de las más disruptivas e innovadoras del mercado. Se dedica el desarrollo de biotecnología desde el 2007, incluso cuando la inocuidad no estaba en agenda.

Siguiendo con ese camino de apostar a las tecnologías, la empresa estrena su flamante sucursal online donde brinda información complementaria a la comercialización de las biotecnologías.

En palabras de Juan Pablo Brichta, presidente y director en I+D de Agro Advance Technology, la descripción de la empresa es clara: “Somos una empresa de biotecnología aplicada al agro, donde intentamos buscar innovación. Tuvimos un biofertilizante revolucionario único en su tipo para todos los cultivos. Luego desarrollamos otro de aplicación foliar que también fue el primero en su categoría. Hoy estamos en una nueva generación de lo que son los bioinsumos, siendo la primera empresa en desarrollar un bioinsecticida a base de un hongo que se llama Beauveria Bassiana. También tenemos el primer cebo biológico para hormigas de toda Latinoamérica, y por otro lado tenemos otro biofungicida a base de Trichoderma Harzianum que es el primero de aplicación foliar y ha recibido un premio en 2018 en China”.

Conocé la sucursal online de Agro Advance Technology

Explicar lo intangible

En resumidas cuentas, la paleta de productos descripta por Brichta no representa el foco completo de la empresa, ya que la innovación y la inquietud forman un rasgo importante en su ADN. Es por eso que le encontraron la vuelta a la comercialización de sus procesos, explicando que hace 13 años la mecánica era la de despachar mercadería y no se educaba en lo que se estaba vendiendo. Es por eso que Juan Pablo cuenta: “Empezamos a viajar y a explicar lo intangible para plantearle al productor que adentro del producto había vida y entender cómo funcionaba”.

En este sentido, el presidente de Agro Advance profundiza y analiza: “En toda disrupción hubo cambios. Hoy estamos viviendo un momento histórico que genera que la gente adapte cosas que al principio eran impensadas y que son útiles. El e-commerce que está creciendo a niveles muy altos a nivel global y en Argentina en particular, es un mecanismo muy amigable y transparente que minimiza tiempos, costos y una satisfacción garantizada. Vamos hacia la agricultura 4.0 donde no alcanza leer mucho sobre un tema, sino que hay que apoyarse en nuevas inteligencias artificiales, que hacen al sistema. Los que nos quedemos afuera, vamos a perder el juego, hay que actualizarse y parte de eso es lo que propone Agrofy”.

Además de su cargo en la empresa, Brichta es agrónomo, lo que lo lleva a entender que estas herramientas “llegaron para quedarse, ayudadas por la pandemia”.

Orígenes y futuro

Agro Advance Technolgy es una empresa que nació como una startup hace más de 13 años, la cual se formó pensando que había que hacer un cambio de paradigma en el uso de comercializar bioinsumos. Su presidente vislumbra: “Eso se refleja hoy después de 13 años.  Hace 7 fundamos y desarrollamos el Polo de Biotecnología en el Parque Industrial de Pilar. Sobre esto estamos desarrollando inversiones muy importantes para poder abastecer mercados locales e internacionales con nuestros productos”.

La pregunta sobre las biotecnologías y su participación en el mercado abre un nuevo eje de charla con Brichta, quien revela: “Hay un largo camino por recorrer en este sentido. Cuando nos paramos en el suelo, estamos parados en el techo de otro mundo. Solo conocemos el 1% del suelo. Esto se debe a que hay mucho por hacer. El mercado está creciendo en el orden del 15 o 20% anual en biológicos y un 5% en agroquímicos. Hay una tendencia de parte de la sociedad de parte de la sociedad en los requerimientos en inocuidad de alimentos, que antes era sustentabilidad.

Europa exige que para el 2030 se minimice todo el uso de agroquímicos  y fertilizantes, sin decir que no sean necesarios. El consumidor exige tener menos residuos en lo que consume y tener la trazabilidad de saber cómo se hizo lo que necesita. Eso nos pega de lleno a todo el sector de bioinsumos al punto que hace 3 años fundamos la Cámara Argentina de Bioinsumos (CABIO) y cada vez hay más gente interesada en ese nuevo paradigma de producción”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo