"Ya no debería ser raro ver una chica trabajar en el campo": cumple un año la red que une a 110 agrónomas de todo el país

La red Agrónomas Argentinas integrada por 110 profesionales que luchan por cosechar los frutos de su carrera.

Por
29deSeptiembrede2020a las09:39

“Solos podemos hacer poco, juntos podemos hacer mucho”, reza la frase. Jóvenes, adultas, del norte, sur, este y oeste argentino, casadas, solteras, amantes de la agricultura, fanáticas de la ganadería, en fin, todas unidas porque decidieron recorrer el mismo camino: ser ingenieras agrónomas. Hoy, luchan para ejercer y vivir de la profesión que eligieron.

Agrofy News se acercó a Agrónomas Argentinas (AA), conversó mano a mano con su fundadora y por supuesto, con sus integrantes. 

Julieta Toffoletti (33), es una ingeniera agrónoma con alma emprendedora. Luego de haber estado en el exterior, y de rebuscárselas para conseguir trabajo, tuvo la gran idea y desafío de crear una red de emprendedoras, soñadoras, luchadoras, y apasionadas por el campo bajo el nombre: Agrónomas Argentinas. 

Ver también: Centennials, con la camiseta del agro bien puesta

“Para tener la cabeza ocupada, estar en actividad y en contacto con el sector agropecuario, tenía que entrar en contacto con colegas. Se me ocurrió armar esta red -pensé que ya existía algo así, y no. La fui creando de a poco. Hoy la integran aproximadamente 110 chicas de casi todas las provincias del país”, relató Julieta, quien mientras cursó la carrera trabajaba en el área de apuntes de la facultad, y daba clases de computación.

Primero, creó el perfil en Instagram y Facebook, fue agregando las profesionales, y contándoles cuál era la esencia de la red. “El primer motivo es que logremos trabajar de lo que nos gusta y conseguir un ingreso. Para eso, tendríamos que cumplir objetivos secundarios y uno de ellos es difundir los trabajos que hacen las agrónomas, que no resulte raro ver una chica trabajar en el campo”, aseguró Julieta.

Asimismo, agregó: “Motivar a las chicas que se animen a asesorar, y difundir ofertas laborales. Siempre buscar responder al productor de la mejor manera y ayudarnos entre nosotras”.

¿Por qué a las ingenieras agrónomas les cuesta más conseguir trabajo? “Hay que tener un cambio de mentalidad, tanto nuestro como del sector en general. Las mujeres tenemos capacidades que complementan las del hombre. Somos capaces de trabajar a la par, podemos aportar mucho teniendo en cuenta que nos preparamos igual que ellos. Además, todas las características que tenemos por ser mujeres: más perceptivas, sensibles, y analizamos muchas cosas al mismo tiempo”, aseguró la impulsora de la red, quien se ha desempeñado en un vivero, en producción de forrajes y ganadería. 

En este sentido, comentó: “Actualmente me estoy especializando y capacitando en ganadería de precisión, he comenzado un producto de bioinsumos, y junto a una amiga veterinaria, hacemos AgroEmprendedores”. 

Desde la red realizan encuentros virtuales para conocerse, y capacitarse en diferentes temas. De acuerdo a las dudas y necesidades que se presentan, investigan y comparten las respuestas. 

Ver también: Una joven agrónoma desafía la producción a gran escala en la Patagonia

Agrónomas enREDadas

A menudo, somos testigo de la gran cantidad de grupos y redes que se han formado gracias a las nuevas tecnologías. Algo impensado tiempo atrás. Conectando personas más allá de las distancias, con un propósito en común. 

Soledad Barrio (41), es ingeniera agrónoma, vive en Santiago del Estero y desde principios de año, integra la red AA. Está casada y tiene un hijo de 5 años de edad, Gregorio. Afortunadamente su familia la acompaña en este camino de ser esposa, madre, ingeniera, asesora, y profe. 

“Trato de compartir mi experiencia. En mi caso, hace varios años que soy profesional. En esta época es menos común, pero en el 2004 cuando terminé de estudiar, el sector era muy machista. Si ahora dicen que es machista, no saben lo que era. Al tener familia se complica, pero no es imposible ejercer la profesión. Cuesta, como todo en la vida, pero si amas lo que haces, no hay satisfacción más grande que poder hacerlo. Desde ese lugar es mi aporte”, resaltó a este medio. 

Al ser consultada sobre aquello que la motiva a ser parte de la red, respondió: “Se arman capacitaciones, y se informa sobre cursos. Aprendo de las consultas que hacen las chicas de otras provincias. Nunca salí de Santiago del Estero, y resulta muy bueno las redes sociales porque a través de ellas, me uní a la red. A pesar de las distancias se crean muy buenas relaciones”. 

Actualmente, Sole trabaja como productora ganadera en un campo familiar, asesora en nutrición animal, y ejerce como docente en la Universidad Nacional de Santiago del Estero. 

“Es una red de contención”

En el extremo sur, con otro clima y paisaje, más precisamente desde Cipolletti, se sumó Ana Scarso (26). En febrero, estaba trabajando en la temporada de frutales de pepita (pera y manzana), y muy oportunamente se integró a este gran grupo.

“Me costaba conseguir trabajo, observaba que muchos empleos buscaban hombres, era siempre lo mismo -la fruticultura de pepita-, y yo, necesitaba otra cosa. Estaba en crisis profesional, tratando de encontrar el rumbo a lo que tanto me costó estudiar. Una amiga agrónoma me mandó una nota que le hicieron a Juli y me sentí identificada”, relató. 

Para Ana, AA es una red de contención. “Está buenísimo porque podés preguntar lo que quieras, pedir asesoramiento, y es crear nuestra propia red de contactos”, resaltó. En sintonía con Sole, coincidió en que “la tecnología, las redes sociales, y los grupos de WhatsApp te permiten mantenerte cerca de otros colegas, y no cualquier colega, sino que están viviendo lo mismo que uno”.

Actualmente, Ana trabaja en el área de sanidad del INTA -por la temporada-, y junto con otra colega, escriben proyectos de inversión para productores que necesitan reconvertir su chacra o quieren iniciar un proyecto y necesitan buscar financiamiento.

Sumado a ello, en plena Pandemia decidió emprender y creó “Herencia Agrícola”. Consiste en diseñar huertas bien estéticas, y revalorizar cuestiones más ancestrales. “Viviendo un mundo nuevo: emprendedurismo, que en la facultad no te lo enseñan, y es super difícil. Te encontrás haciendo actividades no solo de agrónomos, sino de todo, administración, ordenando tus finanzas, y planificando. Eso es un crecimiento super importante para uno como profesional y está buenísimo”, reconoció.

“Todas luchando por hacer lo que nos gusta”

Florencia Valles (32), es cordobesa y amante de los cerdos. Tiene un emprendimiento de asesoramiento porcino en Córdoba, y actualmente trabajando en una empresa de genética porcina. Por medio de una amiga y en plena Pandemia se sumó a la red. 

“En el grupo conocí un montón de chicas que están en la misma. Pensé que éramos pocas, y somos muchas. Todas luchando por hacer lo que nos gusta, y si bien, hay muchas sin trabajo, todas capacitándose en lo que quieren hacer”, describió en diálogo con Agrofy News.

Aprovechando los vínculos, Florencia ya se contactó con las chicas del sector porcino. “Estoy hablando con una ingeniera de Villa María sobre la posibilidad de armar una sociedad, y también está Caro de provincia de Buenos Aires que hace años trabaja en el rubro y sabe mucho”, apuntó muy entusiasmada. 

Florencia fue clara y contundente: “El rubro es muy de hombres, y por ahí cuesta meterse. Al principio no fue fácil porque los productores te miran raro. Luego, cuando ven lo que hacés, y que lográs cambios favorables, te van tomando en serio”.

De acuerdo a su experiencia, recomendó: “Confianza y seguridad, ante todo. Hacerte conocida, participar de charlas, por más que seas la única mujer. No hay que tener miedo, ni quedarse con la duda”.

Fanática de la red, valora el intercambio, la posibilidad de conectarse, crecer junto a otras colegas, y participar de talleres. “Tuvimos una charla sobre coaching muy buena”, añadió. Cuando pase todo esto -refiriéndose a la Pandemia-, y fiel a su carisma, desea juntarse personalmente con Agrónomas Argentinas.

Ver: Más agronomía, ¿es la respuesta?

Temas en esta nota

Cargando...