Granos, leche y carne: ¿En qué andan las empresas agropecuarias con el actual contexto?

"La incertidumbre paraliza, pero el agro no está paralizado, está cauteloso", destacan.

Por
Granos, leche y carne: ¿En qué andan las empresas agropecuarias con el actual contexto?
19deOctubrede2020a las09:23

La consultora Zorraquín + Meneses (Z+M) actualizó su informe de apuntes para empresas, que está enfocado en lo que está pasando en el agro

En primer lugar, destaca que la sequía en distintas partes del país, el pronóstico de un año Niña moderada hasta principios de Enero y la evolución de los precios de los granos los últimos quince días hacen repensar y switchear cultivos en el negocio agrícola.

"La disyuntiva es si priorizar la agronomía o el negocio", señala el relevameinto. Es decir, "si cambiar de cultivo priorizando la rentabilidad y asumir riesgo climático manejando fechas y ventanas de siembra, o bien inclinarse por un cultivo menos rentable pero con una chance mayor en la perspectiva climática".

Bajo este marco, desde Z+M señalan: "Las decisiones en las empresas con las que interactuamos, se están inclinando por la agronomía para no desarmar esquemas más sustentables".

Ver también: Clave para la planificación de la nueva campaña: "Más que nunca empresas, no negocios"

Por otro lado, en la ganadería de engorde y en la lechería, por distintas razones motivadas por los precios, se están revisando los modelos. Y más allá de los negocios, se sigue con preocupación el rumbo de la economía del país: "Se sigue priorizando tener pocos pesos y refugiarse en alguna 'moneda dura' (granos, carne, insumos, dólares Bolsa, etc.). Aprovechando los créditos bancarios o comerciales a tasas en el orden del 25% a 30% anual para sostener liquidez sin tocar reservas".

Todo esto "pensando con cuidado dónde invertir, priorizando aquello que pueda mejorar en corto plazo la competitividad de los negocios".

"La incertidumbre paraliza, pero el agro no está paralizado, está cauteloso. Aún aquellas empresas que están financiera y económicamente sanas, dudan. Y no sólo por la economía, también por el discurso oficial de culpar a los productores de ser oligarcas e insensibles, de incendiar los campos para hacer soja (aunque sea una montaña rocosa), por los avances sobre la propiedad privada y por ser vistos únicamente como proveedores de dólares e impuestos. El gobierno y la ciudadanía deberían entender que las cadenas agroalimentarias son una buena apuesta para el largo plazo del país", destacan desde la consultora.

Agricultura

Z+M destaca que los precios de soja, trigo y maíz “siguen volando”: "A la combinación de los factores mencionados el informe pasado (devaluación del dólar, compras de China sobre mercado de EEUU y problemas climáticos en algunas zonas productivas), se le ha agregado este mes un informe del USDA con bajas de stock y disminución de expectativas de producción y la concreción y agravamiento de problemas climáticos en zonas productivas".

En este contexto, citan la pregunta: ¿Qué hacer? "Insistimos,  recomendamos no 'contradecir' la tendencia, pero siempre con coberturas. Esto es, si no se toman precios, comprar puts. Si se toma precio de alguna manera (forward o futuro), comprar call. Es interesante destacar que desde el inicio de la pandemia los precios aumentaron en soja (28%), maiz (27%) y trigo (31%), y gran parte de esta suba se produjo en el último mes".

Ganadería

El negocio de la cría va mejorando en el precio de sus productos de venta. El ternero se sostiene en valores de 150 $/kilo y la vaca gorda de descarte rozando los 95 $/kilo, mientras que la vaca manufactura se ubica en los 75 $/kilo (lo que valía la vaca gorda hace unos tres meses).

El invernador “sufre” la mala relación entre el precio del novillo gordo de 105 $/kg a 110 $/kilo y el precio del ternero , relación de precios en el orden de 1,40 (cuando supera 1,20 el negocio del engorde la empieza a pasar mal).

La suba del precio de los granos y subproductos también atenta contra el engorde, lo que hace que hoy esa actividad presente resultados en rojo.

"Como dijimos en nuestro informe anterior, la hacienda en pie sigue demandada por ser una mejor alternativa que quedarse en pesos, pero con estos malos resultados ese estímulo pierde fuerza", destaca Z+M.

El criador está concentrado en sostener el estado de los vientres (sobre todo en la amplia zona con sequía) y apostando a la revalorización de su negocio en la medida que produzca con buenos índices productivos (preñez, destete, sanidad, etc.).

El consumo interno sostenido por arriba de los 52 kilos/habitante/año, con una suba del precio al mostrador de los principales cortes del 55% en el último año (Fuente IPCVA).

La exportación representa cerca del 28% de lo producido, con un comercio mundial que según el USDA no podrá aumentar como consecuencia de la pandemia del Covid-19, dónde sólo China sigue traccionando con sus importaciones.

"Existió el rumor que se bajarían las retenciones a la carne del 9% actual al 5%. Quedó en rumor por ahora", concluyen.

Lechería

En el mes de septiembre el precio de la leche Siglea fue de 19,07 $/litro, que representa un aumento del 2,3% respecto a agosto y del 21.3% respecto a un año atrás en pesos. Muy por debajo de la inflación de costos. En sólidos útiles el precio de septiembre fue de 271.74 $/kilo. El costo expresado en dólar oficial es levemente inferior a los 0,26 u$s/litro (el valor de equilibrio suele estar en los 0,30 u$s/litro), pero expresado en dólar billete no llega a los 0,12 u$s/litro.

"Sigue la fuerte pérdida de competitividad en los últimos meses. El aumento del precio del maíz sumado a una sequía persistente que atrasa la llegada de la primavera, ya se refleja en la nula o casi nula rentabilidad del negocio", señala.

Bajo este marco, "la industria pareciera no tener más capacidad de pago que la actual y ante una mayor producción de leche por la época del año, poco estímulo a la suba de precios se verá".

La exportación hoy representa cerca del 23% a 24% de lo producido, con un aumento en cantidad y en dólares exportados en el orden del 32% al 34% el último año. Esto sostiene en gran parte el negocio de cierta industria, con un valor de la leche en polvo entera que se mantiene en los 2900 u$s/tonelada. El principal destino es Brasil, seguido por Argelia y Rusia entre otros.

Mientras que el consumo interno sigue deprimido en precios y muy debajo de la inflación, ya que la leche fresca y los quesos, respecto a un año atrás aumentaron entre el 15% y el 18% según OCLA. Sólo el yogur con el 32% de aumento anual se ha mantenido competitivo.

"Va a ser dura la pelea en los próximos meses para sostener un resultado decoroso. Complejo para empresas donde la leche representa la mayor parte de su ingreso", sintetiza Z+M.

Temas en esta nota

Seguí leyendo