Para Cristina Kirchner la “economía bimonetaria” es el problema “más grave” de Argentina: su explicación

La vicepresidenta evaluó que el debate no se trata de un conflicto "ideológico" o de "clase". Sostuvo que es de "imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales".

Por
Para Cristina Kirchner la “economía bimonetaria” es el problema “más grave” de Argentina: su explicación
27deOctubrede2020a las07:43

La vicepresidente Cristina Kirchner se refirió a la escalada del precio del dólar y la brecha entre la cotización formal y la obtenida en el mercado paralelo al sostener que en Argentina existe una “economía bimonetaria” que se ha transformado en el problema “más grave” del país. Además, ratificó el liderazgo de Alberto Fernández, aunque deslizó críticas contra el Gabinete. 

En una extensa carta publicada en su sitio oficial – donde también disparó contra los empresarios de IDEA por criticar a Alberto Fernández – sostuvo que “luego del derrumbe macrista y en plena pandemia, y pese a no tener obligaciones de pago en moneda extranjera en lo inmediato gracias a la reestructuración de deuda llevada a cabo por el Gobierno (…) continuamos con la restricción externa de esa moneda -o faltan dólares o hay demasiada demanda- a la que se suma una más que evidente extorsión devaluatoria”.

“Es que la Argentina es el único país con una economía bimonetaria: se utiliza el peso argentino que el país emite para las transacciones cotidianas y el dólar estadounidense que el país -obviamente- no emite, como moneda de ahorro y para determinadas transacciones como las que tienen lugar en el mercado inmobiliario. ¿Alguien puede pensar seriamente que la economía de un país pueda funcionar con normalidad de esa manera?”, evaluó.

En ese sentido, precisó que el “problema” de la economía bimonetaria “no es ideológico” y consideró que “no hay prueba más objetiva de esto que la alternancia de modelos políticos y económicos opuestos que se operó el 10 de diciembre de 2015. Todos los gobiernos nos hemos topado con él”.

“Unos intentamos gestionarlo con responsabilidad, desendeudando al país en un marco de inclusión social y desarrollo industrial. Otros de orientación inversa -como el de Mauricio Macri- siempre han “chocado la calesita” con endeudamiento y fuga. Pero lo cierto es que ese funcionamiento bimonetario es un problema estructural de la economía argentina” agregó.

En la misma línea, afirmó que tampoco se trata de “una cuestión de clase”. “Los dólares los compran tanto trabajadores para ahorrar o para hacer una diferencia que mejore el salario, como empresarios para pagar las importaciones necesarias para hacer funcionar su empresa, para ahorrar y también, bueno es decirlo, para fugar formando activos financieros en el exterior, siendo esta última actitud una de las que más han contribuído a las crisis cíclicas de la Argentina”, agregó.

Por todo lo expuesto, concluyó que “el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina. Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla”.

En el plano político, Cristina Kirchner salió al cruce de las versiones que le atribuyen injerencia sobre el jefe de Estado por haber sido quien lo nominó como candidato presidencial el año pasado. "Si algo tengo claro es que el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno. Es el que saca, pone o mantiene funcionarios. Es el que fija las políticas públicas", argumentó.

En otro pasaje de su nota aprovechó una crítica contra los empresarios que participaron del coloquio de IDEA días atrás para enviar un mensaje hacia dentro del Gobierno. Afirmó que "quienes idearon, impulsaron y apoyaron" al macrismo hoy "maltratan a un Presidente que, más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los "defectos" que me atribuían". 

Temas en esta nota

Seguí leyendo