Mientras la exportación de maíz es récord, las ventas externas de las mineras caerán un 25 % en 2020

La suba en el precio de la soja, el trigo y el maíz compensa las pérdidas por la sequía, por lo que la cosecha 2020/21 podría valer entre US$ 33.000 millones y US$ 39.900 millones.

Por
Mientras la exportación de maíz es récord, las ventas externas de las mineras caerán un 25 % en 2020
06deNoviembrede2020a las08:58

El Gobierno dijo el jueves que las exportaciones mineras de Argentina, compuestas mayormente por oro, litio y plata, caerían un 25% debido a los efectos de la pandemia del coronavirus.

En este sentido, cerrarían el año en alrededor de US$ 2.400 millones. Además, de acuerdo con datos difundidos en una reunión con periodistas por el secretario de Minería, Alberto Hensel, las inversiones en exploración minera caerían a entre 155 y 160 millones de dólares en 2020, desde los 241 millones del año anterior.

El funcionario explicó que el Covid-19 dificultó la rotación de trabajadores y su traslado a las minas, golpeando la producción en Argentina.

“Este es un sector que lo vemos como muy relevante porque desde el punto de vista macroeconómico Argentina necesita fortalecer proyectos con salida exportadora. La minera es parte de la solución”, señaló el ministro de Producción, Matías Kulfas, durante la reunión con periodistas.

Las exportaciones argentinas alcanzaron US$ 37.229 millones en los primeros ocho meses de 2020, de los cuales el 44% se atribuyen al complejo sojero, maicero y triguero.

En este período, tanto el maíz como el complejo triguero alcanzaron ventas al exterior con volúmenes importantes, exportando 28,9 y 9,6 millones de toneladas respectivamente.

"Durante este período, las exportaciones de estos complejos agrícolas crecieron un 3% respecto al mismo periodo del año anterior, lo que implicó un incremento de US$  408 millones. Tal crecimiento se dio en un contexto donde los demás rubros disminuyeron sus exportaciones, por lo que el sector primario fue el responsable de motorizar los ingresos de divisas al país", destaca la Bolsa de Cereales de Córdoba, que al mismo tiempo remarca que las exportaciones de maíz fueron récord en los primeros ocho meses del año.

Ver también: El "motor de empleo" detrás de las exportaciones

El IERAL de la Fundación Mediterranea suma que, si bien faltan varios meses hasta que se complete la siembra, se coseche y salgan al mercado los principales productos agrícolas de la nueva cosecha (campaña 2020/2021), y por tanto muchas cosas pueden pasar, la buena noticia es que la suba de precios internacionales observada en las últimas semanas, tanto en los mercados de disponible como de futuros, podría compensar pérdidas de producción asociadas a eventos de sequía de intensidad leve y hasta moderada, y de esa manera posibilitar que el valor de la próxima cosecha (ingresos por ventas, nivel país) supere al de aquella que está actualmente completando su ciclo comercial (campaña 2019/2020).

El informe repasa que si los rindes medios de los cultivos de verano se ubicasen entre un 5% y 15% por debajo de los tendenciales (impactados por una posible sequía de una intensidad entre leve y moderada) y los precios internacionales se mantuviesen en niveles cercanos o superiores a los que se observan actualmente en los mercados de futuros, la cosecha 2020/21 tendría un valor de mercado de entre US$ 33.000 millones y US$ 39.900 millones, según las distintas combinaciones.

Estas distintas estimaciones brindan una variación de ingresos respecto a la campaña previa de entre US$ -137 millones y US$  +6.809 millones.

"Nótese que para que la próxima cosecha valga menos que la de este año, debería observarse un gran daño sobre la producción (consistente con una sequía de intensidad fuerte) y/o una baja importante en los precios internacionales respecto de los niveles hoy esperados", destaca Juan Manuel Garzón, economista Jefe del IERAL.

"En los eventos de sequía, la productividad de los cultivos sufre más en algunas regiones que en otras y por ende las primeras requieren precios de venta más elevados que las segundas para compensar los volúmenes perdidos", agrega. Así, la compensación que surge a nivel del “agregado país” en los escenarios antes planteados, no necesariamente aplicará a cada una de las zonas de producción: "Sería de esperar que, en el caso de una sequía, algunas regiones agrícolas pierdan ingresos el próximo año, incluso en un contexto donde esto no sucede a nivel país".

Acceda al informe completo:

Temas en esta nota

Seguí leyendo