Con números, la Cámara de la Industria Aceitera responde al gremio que paraliza la actividad en puertos

La industria instó a los gremios volver a la mesa de negociación con propuestas acordes con la realidad del país.

Por
Con números, la Cámara de la Industria Aceitera responde al gremio que paraliza la actividad en puertos
05deDiciembrede2020a las10:39

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) expresó hoy su preocupación por las medidas de fuerza que están implementando los gremios en estos días, siguiendo su decisión de retirarse de la mesa de negociaciones de la que forma parte el Ministerio de Trabajo de Nación, ya que generan serias contingencias en el normal funcionamiento de las plantas de molienda, con riesgo de seguridad para todos los trabajadores, además de riesgos ambientales y daños a las instalaciones que representan la propia fuente de trabajo de la comunidad aceitera.

Desde la industria aseguran que "esas medidas imprevistas exceden el legítimo ejercicio del derecho a huelga, al impedir el ingreso de personal jerárquico y personal de seguridad, abandonando las plantas en actitudes temerarias que amenazan salud, equipos industriales y cuidados ambientales". "Las guardias mínimas tampoco se están garantizando plenamente, lo que varía de planta en planta".

En este sentido, la entidad empresaria agroindustrial instó nuevamente a los gremios para sentarse rápidamente a la mesa de negociaciones y avanzar en un acuerdo mutuamente satisfactorio.

CIARA ha propuesto a los sindicatos ajustar los salarios por inflación según INDEC hasta agosto de 2021, mes a mes, lo que garantiza que ningún trabajador pierda poder adquisitivo. Adicionalmente, se propuso otorgar a todos los trabajadores un bono fijo anual (para todos, sin diferenciar los que hayan realizado tareas durante la pandemia) y una parte variable adicional para aquellos que prestaron tareas efectivas.

El Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo (SOEA), de Santa Fe, ha presentado un pedido de Bono para este año 2020 que alcanzaría un 175% de aumento con respecto al otorgado el año 2019 de $55.634 en promedio. Y, como muestra el cuadro, CIARA ofertó un aumento del 35% sobre esa cifra, la que fue rechazada por el gremio.

"Las propuestas de ajustes realizadas por los gremios exceden ampliamente la inflación y no responden a la realidad económica en la que todos los actores de la economía del país están involucrados en estos momentos", destaca CIARA, cuyos miembros reafirmaron que garantizan acompañar el salario en la variación que surja del índice de inflación del INDEC.

Las medidas de fuerza de los gremios afectan a todos los puertos y plantas aceiteras en el país: "Ponen en riesgo la producción para consumo interno así como la exportación clave del país (la harina de soja es el primer producto argentino de venta al exterior)", destacan.

CIARA advirtió que, cada hora y día de producción que se pierden, no se recupera, se reducen exportaciones y por lo tanto el ingreso de divisas que necesita toda la sociedad argentina para atender las urgencias existentes. Esas pérdidas, en tanto, las ganan otras fábricas en algún otro país del mundo mientras la Argentina contempla como su principal industria se reduce día a día.

Temas en esta nota

Seguí leyendo