Enormes pozos atentan contra la agricultura en Turquía: por qué se produce este fenómeno

Los productores están preocupados por la aparición de agujeros que se están “tragando” la tierra

Por
Enormes pozos atentan contra la agricultura en Turquía: por qué se produce este fenómeno
06deMayode2021a las11:13

Los productores agrícolas de Turquía están en alerta ante la importante aparición de pozos en sus campos. Se tratan de agujeros enormes que se “tragan” la tierra productiva.

Es una situación que se dio en la provincia de Konya, donde ya se registraron cientos de estos eventos. Las autoridades que investigan el caso aseguran que el ser humano es la causa de estos sucesos.

Ver también: El algodón de Turquía se cosecha con máquinas argentinas

Este tipo de agujeros comenzaron a aparecer a principio de este siglo y con el tiempo se convirtió en una situación alarmante, señalaron desde La Vanguardia. El último registro reportó 600 agujeros.

Esta provincia, Konya, es una zona muy productiva de Turquía. En esta región está la principal producción de trigo.

Estos orificios están amenazando la producción porque están reduciendo la superficie apta para sembrar. Según señalan los especialistas del caso, estos agujeros se provocan ante el mayor uso del riego artificial con agua subterránea.

“Las cavernas gigantes que se drenan de agua finalmente colapsan bajo el peso del suelo. Estos hundimientos crean enormes agujeros de decenas de metros de ancho y hasta 150 metros de profundidad”, informó La Vanguardia.

En este sentido, el profesor Fetullah Arik, que dirige el Centro de Investigación de Hundimientos de la Universidad Técnica de Konya, sostuvo que comenzaron a suceder cuando comenzó el riego incontrolado de aguas subterráneas en la zona. “Una práctica que lamentablemente continúa hasta el día de hoy”, aseguró a ese medio.

Al mismo tiempo, agregó que las sequías empeoran cada año y obtener agua por otros medios es caro. Por este motivo, Arik aseguró que los productores recurren al agua subterránea.

Hasta el momento no se reportaron víctimas humanas, pero es una amenaza cada vez más grande. Aseguran que lo peor es que los científicos no pueden estimar cuándo y cómo ocurrirán.

Temas en esta nota

Cargando...