Cómo hacer compost en casa, beneficios del compostaje y una guía práctica

El compost casero es ideal para sumar nutrientes para tu huerta urbana; ideas para hacer una compostera

Por |
Compost con lombrices

Compost con lombrices

03deJuniode2021a las12:06

Si tenés un patio o pequeño jardín, o te gusta cuidar tus plantas y flores podés practicar hacer compost en casa para brindarles una inyección de nutrientes de manera fácil, económica y natural a tu huerta casera.

La tierra compost es un abono que se obtiene a partir de aprovechar los residuos orgánicos que se generan en el hogar y que, con un debido proceso, se degrada de manera natural y con ayuda de microorganismos en un período de 3 a 6 meses.

El compost orgánico se agrega a las plantas para renovar la tierra y mejorar sus nutrientes. Obteniendo este sustrato, se aporta a la tierra nitrógeno, hierro, manganeso, calcio, boro, fósforo, zinc, potasio, magnesio, cobre, azufre, molibdeno y cloro.

Compost casero

La técnica de compostaje en casa no sólo le dará un shock de vida a tu jardín sino que también reducirá de manera significativa la cantidad de residuos que se sacan a la calle. 

Según el Observatorio de Reciclaje, en nuestro país, menos del 10% de los municipios considerados grandes generadores de residuos tienen acceso a recolección diferenciada. Esto significa que los residuos que pudieran recuperarse a través del reciclado o compostaje van a parar a basurales sin tratamiento perjudicando la calidad de vida de las comunidades y la calidad del ambiente.

¿Cómo hacer compost casero? Para iniciar con el compostaje se debe recolectar toda la materia orgánica que se genera en el hogar como cáscaras de frutas y verduras, semillas, restos de alimentos, papel, cartón, servilletas usadas, yerba o café, hojas y ramas secas y almacenarlas en una compostera casera.

Ver también: Huerta en casa: con 27 años, tiene miles de seguidores y asesora a famosos para expandir el autocultivo

La compostera casera será clave para que el compost pueda reposar y realizar el proceso natural hasta convertirse, al cabo de un máximo de 6 meses, en un sustrato de color negro listo para abonar.

Los residuos que se coloquen en la compostera tienen que estar húmedos o secos. Se debe evitar integrar al compost residuos líquidos en exceso que puedan atraer el mal olor y los insectos. Para ello, se recomienda que la compostera tenga orificios en la base para permitir la oxigenación o una bandeja para recolectar el líquido sobrante o lixiviado que puede resultar en ocasiones tóxico.

El armado de la compostera dependerá del espacio que se disponga y puede construirse con madera o utilizar un cajón de plástico; incluso se puede hacer compost en la misma maceta donde se albergan las plantas.

La materia que integrará el compost orgánico debe ser de origen vegetal, a excepción de la cáscara de huevo que aporta grandes cantidades de nutrientes al preparado. No hace falta trozar los residuos y se sugiere balancear las cantidades de cítricos para no alterar el ph natural de la tierra.

El proceso es muy simple y consiste en ir intercalando capas de materia orgánica con tierra y mantenerlo tapado, seco y aireado. También se puede combatir la humedad en exceso agregando un poco de aserrín mezclado.

Cómo se aplica el compost

Si se opta por preparar compostado en forma de sustrato, una vez listo se realiza un círculo alrededor de la planta sin tocar el tallo, se agrega el compost y se tapa para integrar con el resto de la tierra. Este tipo de compost húmedo es ideal para frutales y plantas de huerta.

Otro modo de hacer y aplicar compost es mixear los residuos en una licuadora con un vaso con agua y echarlo sobre la tierra. Se hace un hueco en la maceta o en la tierra, evitando regar con este preparado directamente sobre la planta, y el proceso de degradado se realiza según las necesidades hídricas de la planta. El balance para que no quede demasiado acuoso es un 80% materia orgánica y un 20% de líquido.

Otra técnica consiste en utilizar el compost líquido para riego. El preparado es similar a la opción anterior, pero esta vez echaremos el preparado sobre 1 litro de agua en una regadera o botella. El líquido puede mantenerse en el recipiente y utilizarse para regar una o dos veces por semana las plantas o el huerto.

El compost es una excelente práctica para devolver nutrientes a la tierra y reducir la generación de residuos sólidos. No sólo sirve para fortalecer nuestras plantas y abonar la huerta sino que también contribuye al cuidado del ambiente resignificando la manera en que consumimos.

Temas en esta nota

Cargando...