Maíz, fertilización y densidad: la fórmula de manejo ganadora que demostraron tres agrónomos

Estudiaron el efecto combinado de la fertilización nitrogenada y la densidad poblacional en maíz de la campaña 2020/21

Por
Maíz, fertilización y densidad: la fórmula de manejo ganadora que demostraron tres agrónomos
11deJuniode2021a las16:19

Desde el sudeste de Córdoba, los ingenieros del INTA, Juan Pablo Ioele, Juan Pablo Folguera y Martín Guerrero Rivas, realizaron experimentos con el objetivo de aportar conocimientos sobre los procesos y mecanismos determinantes de la respuesta en el rendimiento a prácticas de manejo claves para el cultivo de maíz, como son la densidad y la fertilización nitrogenada.

En primer lugar, destacan que en la agricultura de hoy el Nitrógeno (N) es el principal elemento necesario en gramíneas para acercarse a las potencialidades de rendimiento que ofrecen los genotipos actuales: "El maíz no es una excepción y requiere una estrategia particular en cuanto densidades de plantas logradas y ambientes a explorar".

En la zona (sudeste cordobés) el maíz es el cultivo de mayor costo de implantación: "Es principalmente éste motivo por el cual gran parte de la investigación adaptativa de la región está dirigida a la evaluación del comportamiento de las estrategias de manejo referidas al uso del híbrido y su fertilización".

Además, la densidad de siembra en maíz también afecta la intercepción de la radiación y los rendimientos: "La densidad de siembra es una de las prácticas que permite definir la capacidad del cultivo de interceptar recursos como la radiación, el agua o los nutrientes", señala el relevamiento.

Maíz: estrategia de fertilización y densidad

Bajo este marco, a través del INTA AER Corral de Bustos se generó un nuevo experimento destinado a crear curvas actuales que combinan diferentes densidades de semilla a la siembra y diferentes dosis de nitrógeno progresivas.

"A pesar de los problemas de emergencia debido al frio y la escasa humedad durante implantación, el híbrido mostró cierta capacidad de compensación del faltante de plantas con espigas más grandes (de mayor contenido de granos) y hasta con macollos, hecho que se vio muy marcado en la densidad más baja, donde los macollos produjeron espigas. No obstante, demostró en este ensayo un comportamiento denso-dependiente ya que hubo respuesta marcada al aumento gradual de densidad en el rango evaluado", señalan.

"También es de destacar que las plantas emergidas más tardíamente produjeron igualmente espigas casi en su totalidad demostrando también buena capacidad de compensación -producto del híbrido más ambiente-, frente a la desuniformidad temporal de emergencia. Asimismo, mostró buena respuesta a la aplicación de fertilizante nitrogenado, adecuándose perfectamente a un planteo de alta utilización de insumos para ambientes con alto potencial de rinde", concluyen.

Mirá los resultados del ensayo de maíz y el informe completo:

Temas en esta nota