Soja y maíz: de una inversión de US$ 1.000 por hectárea, cuánto queda para el productor

"Es totalmente ilógico", destaca Néstor Roulet luego de realizar el cálculo del margen final en Buenos Aires

Por
Soja y maíz: de una inversión de US$ 1.000 por hectárea, cuánto queda para el productor
26deJuliode2021a las08:51

El consultor, productor y ex ministro de Agregado de Valor de la Nación, Néstor Roulet, analizó cuánto realmente le queda al productor agrícola de la provincia de Buenos Aires del margen bruto del cultivo de maíz y soja, tanto el que alquila para sembrar, como el que siembra en campo propio: "Estos resultados demostrarán que no es lo mismo Margen Bruto, que Resultado final o rentabilidad, conceptos usados muchas veces para confundir a la opinión pública", señala Roulet.

Ver también: Con números: la tajante respuesta de un productor por el ataque de Cristina Kirchner al campo

En primer lugar, se analiza el planteo de campo alquilado: "En este punto analizamos los números finales tanto el maíz como la soja, para esto al resultado del Margen Bruto, le descontamos el Costo impositivo dándonos el Resultado Final (Cuadro 1y 2)", explica.

Por otro lado, se calcula lo mismo en campo propio: "El mismo procedimiento hacemos en campo propio donde al cultivo de maíz y de soja le restamos al Margen Bruto, los gastos de infraestructura (tomamos como ejemplo un campo de 500 has en la Pcia. de BsAs a 300 km del Puerto) el gasto de infraestructura y el costo impositivo (Cuadro 3 y 4)".

Conclusiones del margen bruto

Con números, Roulet concluye que en Argentina hablar de ganancias extraordinarias teniendo en cuenta el Margen Bruto de un cultivo es realmente “tener una ignorancia de los números de la producción”, ya que recién descontado el costo impositivo y de infraestructura en el caso de campo propio recién se puede obtener la ganancia:

Ganancia extraordinaria es la que obtiene el Estado", destaca. Mientras el Productor invierte y arriesga alrededor de 1.000 U$S/ha, el Estado se queda con la mayor parte de los ingresos de dólares que originan tanto una hectárea de maíz como de soja.

"Si en campo alquilado el productor, a pesar de tener este año un excelente precio internacional y un buen rinde promedio, saca alrededor del 10 % anual del dinero invertido, es totalmente ilógico decir –con todo el riesgo que implica esta producción- que el sector tiene una ganancia extraordinaria", remarca y agrega: "Peor aún el productor que siembra en campo propio, que con todo el riesgo que implica esta acción, no llega a cubrir el costo oportunidad de la tierra”.

Bajo este marco, un campo cuyo valor es de alrededor de 12.000 U$S/ha, como mínimo tendría que tener una renta anual del 3 %, es decir de 360 U$S/ha, si sembrando maíz logra 171,13 U$S/ha y soja 131,89 U$S/ha, la pregunta es: ¿Y DÓNDE ESTA LA GANACIA EXTRAORDINARIA?

Temas en esta nota

Cargando...