Maíz: investigadores estudian el hongo que causa el tizón foliar para lograr un mejoramiento genético

Los especialistas buscan determinar las diversas variantes para trabajar en los híbridos y reducir el impacto

Por
Maíz: investigadores estudian el hongo que causa el tizón foliar para lograr un mejoramiento genético
29deJuliode2021a las08:22

El tizón foliar del maíz es una gran amenaza para el cultivo ya que puede afectar hasta el 40 % del rendimiento. Por este motivo, investigadores del Conicet, INTA y la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires buscan determinar la diversidad de razas de los patógenos presentes en la Argentina y en Brasil. 

Ver también: Soja y maíz: de una inversión de US$ 1.000 por hectárea, cuánto queda para el productor

Con esta información, los programas de mejoramiento genético podrían trabajar en los híbridos. Para combatir esta enfermedad existen dos caminos: la aplicación de fitosanitarios o la utilización de híbridos resistentes. “La resistencia está determinada por los genes propios de la planta que interfieren de forma total (resistencia cualitativa) o parcial (resistencia cuantitativa) con el crecimiento y desarrollo del patógeno”, destacaron los especialistas.

Al mismo tiempo, los investigadores comentaron que un mayor conocimiento sobre la distribución de razas en las poblaciones de E. turcicum puede revelar indirectamente cuáles son los genes Ht más cultivados en estas regiones. 

“Por este motivo realizamos una evaluación de raza de aislamientos de E. turcicum de la Argentina para guiar los programas de mejoramiento genético de maíz”, explicó Juliana Iglesias, especialista en genética vegetal en la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Pergamino del INTA.

Maíz

“El cultivo de genotipos de maíz susceptibles a la enfermedad, así como la adopción de nuevas estrategias de manejo de cultivos, tales como fechas de siembra tardías, riego y sistemas de labranza cero, pueden afectar el ciclo de vida del patógeno y, en consecuencia, la gravedad de la enfermedad”, detalló Iglesias acerca del alcance de la investigación.

Los técnicos explicaron que el gen Ht, proveniente de la planta. En este sentido, señalaron que la resistencia resulta del reconocimiento gen a gen entre un gen de Avirulencia presente en una raza fisiológica o variante del hongo E. turcicum y un gen Ht del maíz.

Distribución geográfica y frecuencia de razas 

La investigación se basa en 184 aislamientos de campos de maíz en la Argentina y Brasil. Del total, 132 resultaron avirulentos en plantas portadoras de genes de resistencia a Ht, por lo que fueron designados raza 0. Los aislamientos de la raza 1 representaron 17,4 % del total de aislamientos seleccionados. Quince aislamientos (8,2 %) se clasificaron como raza 23N. Las razas 2, 3, 3N y 13N fueron identificadas en bajas frecuencias de 1,1 %, 0,5 %, 0,5 % y 0,5 %, respectivamente.

“En la Argentina, las regiones con clima pampeano-templado exhibieron un mayor número de razas y aislamientos”, describió Iglesias quien detalló: “La mayoría de las cepas aisladas en Brasil provenían de regiones con un clima de altitud subtropical, por este motivo se destaca que los aislamientos recolectados en regiones subtropicales y tropicales fueron en su mayoría de raza 23N”.

Para el caso de la Argentina la gran mayoría de los aislamientos eran de raza 0, con una frecuencia de aislamiento del 83,3 %, seguido de la raza 1 (6,2 %), la raza 23N (3,5 %), raza 2 (1,5 %), raza 3 (1,5 %), raza 3N (1,5 %) y raza 13N (1,5 %). Los resultados fueron similares en Brasil, donde el 65,3 % de los aislamientos pertenecían a la raza 0.

“Esta alta frecuencia de aislamientos proporciona evidencia de que la resistencia cualitativa basada en los genes Ht probados no se utiliza ampliamente en la Argentina y Brasil para controlar el tizón de la hoja del maíz del norte”, aclararon los técnicos. “Esta información puede ser relevante para los productores y programas de mejoramiento ya que la incidencia de NCLB está aumentando en ambos países y la utilización de resistencia cualitativa podría ser rápidamente superada por nuevas variantes”, concluyó la bióloga de la EEA Pergamino.

Temas en esta nota

Cargando...